SEAT 600 Y SEAT MII

¿SE PUE­DE COM­PA­RAR EL 600 Y EL MII? LES SE­PA­RA MÁS DE ME­DIO SI­GLO. 2

FHM - - BARRA LIBRE -

Ne­dio si­glo se­pa­ra am­bos co­ches. Tie­nen en co­mún la mar­ca que les hi­zo na­cer, y el con­cep­to de co­che ur­bano po­li­va­len­te. El Mii es el he­re­de­ro del 600 fren­te al que mues­tra una bru­tal evo­lu­ción téc­ni­ca, la que en me­dio si­glo ha trans­for­ma­do al au­to­mó­vil. La ba­ta­lla tec­no­ló­gi­ca es­tá per­di­da pa­ra el 600, pe­ro el Mii tie­ne un ca­mino im­po­si­ble pa­ra po­ner­se a su ni­vel… la con­di­ción de mi­to que el 600 se ga­nó mo­to­ri­zan­do a Es­pa­ña.

Es di­fí­cil en­ten­der lo que fue el 600 sin te­ner en cuen­ta el fe­nó­meno so­cial. En aquel tiem­po ape­nas ha­bía op­cio­nes, y el pri­mer pro­ble­ma era con­se­guir­lo, ha­bía que pe­dir­lo, que fue­ra ad­ju­di­ca­do y es­pe­rar me­ses pa­ra te­ner un co­che con li­mi­ta­cio­nes de es­pa­cio y pres­ta­cio­nes, que exi­gía un cui­da­do man­te­ni­mien­to. Pe­ro con­se­guir­lo era ga­nar la li­ber­tad, por lo que to­do le era per­do­na­do. Aquel 600 cos­ta­ba 63.500 pe­se­tas y lle­nó los co­ra­zo­nes de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Hoy, el SEAT Mii tie­ne un pre­cio de 8.690 eu­ros, es un co­che jo­ven que tie­ne que me­dir­se a una enor­me com­pe­ten­cia. Pa­ra com­prar un Mii es su­fi­cien­te es­pe­rar unos días, y su pre­cio, in­clui­da la fi­nan­cia­ción, es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra que ten­ga tra­ba­jo. El Mii ga­ran­ti­za mi­les de ki­ló­me­tros sin te­ner que preo­cu­par­se de na­da, sin ca­len­to­nes, con ai­re acon­di­cio­na­do y unas pres­ta­cio­nes de otro pla­ne­ta pa­ra el 600. El 600 tu­vo po­cos cam­bios, dos ci­lin­dra­das, 633 y 767 cc, y el cam­bio de sen­ti­do de aper­tu­ra de puer­tas en 16 años, ri­dícu­lo si lo com­pa­ra­mos con la ga­ma Mii, con ca­rro­ce­rías de 3 y 5 puer­tas, di­fe­ren­tes mo­to­res, cam­bio au­to­má­ti­co y equi­pa­mien­to. Hay mu­cho más que de­cir, trac­ción de­lan­te­ra fren­te a to­do atrás, fre­nos de dis­cos de­lan­te o tam­bo­res a las cua­tro rue­das... es­ta­bi­li­dad… sin en­trar en tec­ni­cis­mos, en so­lo 50 años, el au­to­mó­vil ha cam­bia­do por com­ple­to, y lo que an­ta­ño era acep­ta­ble, hoy se­ría ina­cep­ta­ble. Al mar­gen de eso, apren­dí a con­du­cir y tu­ve un pe­lo­ti­lla, y nun­ca de­bí ven­der­lo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.