ME­JO­RA TU AU­TO­CON­TROL EN LA OFI­CI­NA

FHM - - ¡SERENIDAD! -

Sín­to­mas de ca­breo

Gol­pear el es­cri­to­rio; gri­tar a los com­pa­ñe­ros; en­viar e-mails bi­lio­sos; ali­men­tar ren­cor con­tra tus com­pa­ñe­ros; apo­rrear el or­de­na­dor; pe­gar por­ta­zos; que­jar­te de la in­efi­cien­cia de los en­car­ga­dos de la lim­pie­za; pro­ta­go­ni­zar el nue­vo vi­ral de “hom­bre des­tru­ye ofi­ci­na”.

Da­tos preo­cu­pan­tes

El es­trés afec­ta a un 40% de los asa­la­ria­dos es­pa­ño­les y a un 50% de los em­pre­sa­rios. El 75% di­ce es­tar in­fe­liz con su ocu­pa­ción y la pro­ba­bi­li­dad de per­der­la du­ran­te una cri­sis au­men­ta es­te fac­tor de ries­go. seis de sus com­pa­ñe­ros an­tes de ser aba­ti­do por la po­li­cía. En 2010, Omar Thorn­ton, “un ti­po re­cién con­tra­ta­do con pro­ble­mas dis­ci­pli­na­rios”, ma­tó a diez tra­ba­ja­do­res en un bar de Con­nec­ti­cut. Y el año pa­sa­do, un ca­li­for­niano de 48 años ma­tó a dos de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y se sui­ci­dó tras re­ci­bir una bron­ca por no ha­cer a tiem­po una au­di­to­ría.

Con­se­jo pa­ra no en­ca­bro­nar­nos (de­ma­sia­do) con un je­fe in­jus­to

“Po­de­mos dis­cul­par­nos y de­cir que te­ne­mos que ir al ba­ño... Es un es­pa­cio sa­gra­do de cre­ci­mien­to per­so­nal. Y ahí, a so­las fren­te al es­pe­jo, re­cor­dar­nos a no­so­tros mis­mos que ni nues­tro peor enemi­go pue­de ha­cer­nos tan­to da­ño co­mo nues­tros pro­pios pen­sa­mien­tos. O que en ese mo­men­to nues­tra prin­ci­pal prio­ri­dad, da­do que no po­de­mos con­tro­lar ni cam­biar lo que ha pa­sa­do, es evi­tar per­tur­bar­nos a no­so­tros mis­mos, apro­ve­chan­do di­cha si­tua­ción co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra en­tre­nar la acep­ta­ción. Así com­pren­de­re­mos que de­trás de un je­fe des­pó­ti­co se en­cuen­tra un ser hu­mano ig­no­ran­te e in­fe­liz, que a pe­sar de to­do lo ha­ce lo me­jor que pue­de; y que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, su com­por­ta­mien­to no es la cau­sa de nues­tra ira, sino, una vez más, nues­tra ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos con él”, afir­ma Bor­ja Vi­la­se­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.