TRES CON­SE­JOS PA­RA NO PER­DER LOS NER­VIOS EN EL TRA­BA­JO

FHM - - ¡SERENIDAD! -

Quien no llo­ra no ma­ma “Cuan­do la gen­te no pi­de lo que quie­re, no lo ob­tie­ne, y en­ton­ces se frus­tra”, di­ce Da­vid Woolf­son. “Asu­me el ries­go, sé va­lien­te y haz­le sa­ber a tu je­fe qué es lo que deseas. Eso sí, cuan­do te res­pon­dan con una ne­ga­ti­va, no te lo to­mes co­mo al­go per­so­nal”. Y nos te­me­mos que es­to úl­ti­mo es bas­tan­te fre­cuen­te...

Re­fle­xio­na a so­las “En el mo­men­to en que la ira nos po­see so­le­mos ca­na­li­zar es­ta emoción con­tra al­guien, nor­mal­men­te de for­ma no muy cons­truc­ti­va”, di­ce Bor­ja Vi­la­se­ca. “En cam­bio, a so­las con es­te fuego in­terno, es más fá­cil li­diar con ella”. Por eso lo me­jor es to­mar­se un res­pi­ro pa­ra re­fle­xio­nar y así evi­tar mon­tar en ca­lien­te una ma­ri­mo­re­na de la que des­pués nos po­da­mos arre­pen­tir.

Pién­sa­te­lo bien an­tes de ac­tuar “Cuan­do un ra­tón di­vi­sa a un ga­to lo que ha­ce es lar­gar­se sin pen­sar si es­tá dor­mi­do o no”, afir­ma Woolf­son. “Los hu­ma­nos ha­ce­mos lo mis­mo. De­ja­mos que nues­tra ira asu­ma el con­trol sin pre­gun­tar­nos si real­men­te es­tá jus­ti­fi­ca­do. Por eso lo me­jor es con­si­de­rar to­dos los fac­to­res im­pli­ca­dos con tran­qui­li­dad, de for­ma que vea­mos los pros y los con­tras de nues­tra pró­xi­ma de­ci­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.