BAT­MAN

AN­TES DE SER UN SU­PER­HÉ­ROE DE TO­MO Y LO­MO, EL HOM­BRE MUR­CIÉ­LA­GO ERA ES­TO

FHM - - BARROLIBRE -

Ha que­ri­do el des­tino que Bat­man no só­lo ha­ya vuel­to al ci­ne por la puer­ta más gran­de, con las pe­lí­cu­las de Ch­ris­top­her No­lan, sino que tam­bién ha­ya es­ta­do muy pre­sen­te en el mun­do del vi­deo­jue­go con dos de los me­jo­res jue­gos del Hom­bre Mur­cié­la­go que ha ha­bi­do ja­más: Arkham Asy­lum y Arkham City, am­bos bue­ní­si­mos ejem­plos de que una bue­na en­sa­la­da de pu­ños ga­na mu­cho cuan­do va acom­pa­ña­da de una am­bien­ta­ción y una his­to­ria a la al­tu­ra. Arkham Ori­gins es la ter­ce­ra par­te, pe­ro tam­bién es una pre­cue­la: aquí Bat­man lle­va só­lo un par de años lu­chan­do con­tra el cri­men, y to­da­vía no tie­ne to­do de su la­do, con la po­li­cía si­guién­do­le y el Jo­ker po­nién­do­le las co­sas di­fí­ci­les. La lu­cha a dos ban­das le va de ma­ra­vi­lla a su ar­se­nal: sus pu­ños im­pla­ca­bles y to­dos los gad­gets ha­bi­tua­les. Ba­ta­rang o muer­te.

JOK ER BRA DE PA­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.