CO­NE­JI­LLO DE IN­DIAS

FHM - - CIENCIA -

Jor­ge: “La idea de to­mar un tra­go a las 9 de la ma­ña­na me pa­re­ció in­fa­me, pe­ro des­pués

de un par de tra­gos... ni tan mal. Una ho­ra des­pués, po­día sen­tir­la re­co­rrer mi es­tó­ma­go va­cío, lle­ván­do­me de nue­vo di­rec­to a la ca­ma a co­mer te­cho por quin­cua­gé­si­ma vez”.

Lorena: “El pri­mer va­so me qui­tó la sed, pe­ro co­mo yo ca­si me aho­go en agua, lo que su­ce­dió fue que a) Me sen­tí hin­cha­da y b) ne­ce­si­ta­ba ir al ba­ño mu­chas más ve­ces. Al me­nos el do­lor de ca­be­za se ha­bía con­ver­ti­do en un la­ti­do

sor­do”. Álex: “Ha­bién­do­me per­di­do la

ce­na de la no­che an­te­rior, el sand­wich de ba­cón em­pa­pa­do

en ket­chup tu­vo un efec­to me­di­ci­nal in­me­dia­to. La náu­sea le­ve se des­va­ne­ció y el do­lor de ca­be­za se es­fu­mó a los po­cos mi­nu­tos. Bo­ca­do ben­di­to: 1,

re­sa­ca: 0”. Ser­gio: “Es­tas pas­ti­llas que se

su­po­ne que de­tie­nen el ma­les­tar ge­ne­ra­do des­pués de una lar­ga reunión fa­mi­liar o de un día de fies­ta, de he­cho, fun­cio­nan. Aun­que na­da con­si­guió pa­rar mi tre­men­do

do­lor de ca­be­za”.

José: “Me le­van­té con un ho­rri­ble do­lor de ca­be­za y con

la bo­ca tan se­ca co­mo un ga­te­te. El com­ple­jo vi­ta­mí­ni­co

apla­có la sed pe­ro no hi­zo mu­cho más. El ibu­pro­feno hi­zo

que mi do­lor de ca­be­za se fue­se, aun­que la sen­sa­ción de ma­reo se que­dó con­mi­go todo

el día”. Eu­ge­nio: “Rom­per el hue­vo y me­tér­me­lo en la bo­ca me hi­zo dar una ar­ca­da, pe­ro al fi­nal me las apa­ñé pa­ra tra­gar­lo en el

ter­cer in­ten­to. Al fi­nal, com­pa­ra­do con es­to, la re­sa­ca no me pa­re­ció un mal cas­ti­go

por be­ber tan­to al­cohol”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.