LA TEO­RÍA

FHM - - CIENCIA -

Se­gún la le­yen­da, se pue­de ali­viar el do­lor de la mor­de­du­ra de un pe­rro ca­lle­je­ro po­nien­do el pe­lo de ese pe­rro en la he­ri­da

que pro­vo­có el mor­dis­co. ¿Te sien­tes muy dé­bil des­pués de la fies­ta­za de ayer? Ábre­te un ter­cio de tu cer­ve­za pre­fe­ri­da

na­da más le­van­tar­te por la ma­ña­na y di­le adiós a tu re­sa­ca. El al­cohol te des­hi­dra­ta, lo que te ha­rá sen­tir que tie­nes a un mon­tón de pe­que­ños obre­ros in­ten­tan­do se­pa­rar tu cerebro del cuer­po. Be­ber agua ha­rá que te rehi­dra­tes, lo que ha­rá

que to­dos esos pe­que­ños hom­bre­ci­tos em­pa­que­ten sus co­sas y de­jen a tu ca­be­za

tran­qui­la. Un buen sánd­wich de ba­con cho­rrean­te de gra­sa o cual­quer otra co­mi­da in­di­ges­ta ab­sor­be­rá todo el al­cohol que que­da

flo­tan­do den­tro de tu or­ga­nis­mo y te da­rá el im­pul­so

de ener­gía tan ne­ce­sa­rio en esas ma­ña­nas tan

mor­ta­les. Con la di­fu­sión de la pa­la­bra

(po­si­ble­men­te por los co­mer­cia­les) de la efi­ca­cia de es­tas hier­bas cu­ra re­sa­cas, las ven­tas de es­te re­me­dio he­pá­ti­co se han dis­pa­ra­do en es­te úl­ti­mo

pe­rio­do fes­ti­vo. La vi­ta­mi­na B es cru­cial pa­ra el so­por­te de tu sis­te­ma di­ges­ti­vo, que se de­be res­tau­rar des­pués de una no­che lle­na de be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas. Y el ibu­pro­feno… ¿hay al­gún do­lor que no pue­da

cu­rar? En el sal­va­je oes­te el Prai­rie Oys­ter (un cóc­tel de hue­vo cru­do, sal­sa wor­ces­ters­hi­re, tabasco, sal y pi­mien­ta) era un re­me­dio muy po­pu­lar pa­ra las

re­sa­cas. Su pro­pó­si­to era con­tra­rres­tar las toxinas de la bo­rra­che­ra del día an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.