Ver el fút­bol en una no­che he­la­da

FHM - - PLANES BAJO CERO -

El pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Oier Fano nos cuen­ta por­qué es­ta es la me­jor épo­ca pa­ra dis­fru­tar

del de­por­te rey. “Que el fút­bol no es lo que era es una ob­vie­dad in­con­tes­ta­ble. En ape­nas dos dé­ca­das, he­mos pa­sa­do de ver­lo de pie, gri­tan­do, can­tan­do, aga­rra­dos a una ver­ja, olien­do a ca­fé, pu­ro, hier­ba –y cés­ped tam­bién– a… A ca­si ob­ser­var­lo sen­ta­dos en gra­das que pa­re­cen pal­cos de bu­ta­cas, y de las que se des­pren­dé un aro­ma a pe­rri­to ca­lien­te y a ese sa­cri­le­gio lla­ma­do cer­ve­za sin al­cohol. De Ato­cha a Anoe­ta. Del vie­jo Sarriá al mo­derno Cor­ne­llá. De una pa­sión “in­die” y aje­na al mo­vi­mien­to ga­fa­pas­ta a un avis­pe­ro de afi­cio­na­dos de plás­ti­co más in­tere­sa­dos en mos­trar a sus se­gui­do­res de Ins­ta­gram que han es­ta­do en un par­ti­do que en ana­li­zar el pro­pio jue­go. Pe­ro es en in­vierno, en una de esas ne­gras no­ches de ter­mó­me­tros ba­jo ce­ro, cuan­do lo vin­ta­ge y lo mo­derno pa­re­cen lle­gar a un acuer­do mien­tras dos equi­pos mi­den fuer­zas. La au­sen­cia de ca­le­fac­cio­nes en la ma­yor par­te de las gra­das de los es­ta­dios –ése se­rá el fin de­fi­ni­ti­vo– pro­vo­ca que uno can­te y aplau­da, por el sim­ple he­cho de so­bre­vi­vir a una in­mi­nen­te gan­gre­na. Los afi­cio­na­dos que van al es­ta­dio pa­ra fi­gu­rar pa­san en­vi­dia al ver a gen­te sin com­ple­jos que se lle­va una man­ta. En­ton­ces, el cam­po ad­quie­re una at­mós­fe­ra má­gi­ca, ale­ja­da de la de an­ta­ño, pe­ro má­gi­ca en cual­quier ca­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.