NO EN­TRO EN LA DUCHA Y ME PON­GO A RA­PEAR. A VE­CES PIEN­SAS QUE HAS PER­DI­DO EL TA­LEN­TO

FHM - - INTERIORES -

Aho­ra mis­mo, ¿qué te po­ne de ma­la hos­tia? Las in­jus­ti­cias tan cla­ras y tan ob­vias, por ejem­plo en So­chi. Cues­tion es co­mo la ho­mo­se­xua­li­dad, la igual­dad so­cial… En Ucra­nia, Tur­quía, hay mu­chos paí­ses don­de no en­tien­den que to­dos so­mos igua­les. Eso me sa­ca de qui­cio. Y vien­do los Jue­gos Olím­pi­cos es co­mo “tron­co, ¿por qué sois así?”. ¿Tie­nes gus­tos clá­si­cos en poe­sía tam­bién? Sí, Cer­nu­da, Jai­me Gil de Vied­ma… He leí­do mu­cho a Lor­ca, por­que me pa­re­ce muy in­tere­san­te co­mo in­te­gra la poe­sía en la épo­ca de la Gue­rra Ci­vil, aun­que es­te­mos un po­co har­tos de ese te­ma ya. Pe­ro la poe­sía que real­men­te me ex­ci­ta es la más con­tem­po­rá­nea. Pe­ro ob­via­men­te Pablo Ne­ru­da y pe­ña así son tam­bién re­fe­ren­tes. ¿Qué li­bro tie­nes en la me­si­lla de no­che? ¿Có­mo era? ¡Soy fa­tal pa­ra los nom­bres! Ah sí,

Es una his­to­ria muy chu­la so­bre dos es­cri­to­res y un ase­si­na­to en los 70. ¿Quién es tu ído­lo mu­si­cal? Es muy com­pli­ca­do, tío… Pe­ro me mola mo­jar­me, así que, so­bre to­do a ni­vel de for­ma­ción, IAM, un gru­po fran­cés de hip hop. un trip bru­tal. Aun­que tam­bién es­cu­cha­ba mu­cha mú­si­ca ne­gra ya de aque­lla. ¿Qué es lo que más nos sor­pren­de­ría sa­ber de ti? Uf, jo­der… que soy to­tal­men­te in­so­por­ta­ble, ¡no ten­go ni idea! Dé­ja­me pen­sar­lo y te lo di­go lue­go. ¿Qué es lo más guay que guar­das en ca­sa? Un ba­lón de ba­lon­ces­to de edi­ción li­mi­ta­da de Mi­chael Jor­dan que so­lo hay 2.323 en el mun­do y de ca­da via­je me he traí­do al­gún re­cuer­do, al­gún cua­dri­to… ¡Ten­go la ca­sa pe­ta­da! Tui­teas bas­tan­te, ¿có­mo lo lle­vas? Bien, el pro­ble­ma con Twit­ter es que me cues­ta sin­te­ti­zar a ve­ces en 140 ca­rac­te­res y eso me es­tre­sa. Y a ve­ces veo que la gen­te in­ten­ta lla­mar la aten­ción po­nien­do el co­men­ta­rio más bes­tia o más ori­gi­nal y eso me abu­rre un po­qui­to. Y ya pa­ra ter­mi­nar, ¿se te ha ocu­rri­do ya lo más sor­pren­den­te de ti? Voy a de­cir al­go que no he di­cho mu­chas ve­ces, que soy li­bra, y siem­pre ten­go una ba­lan­za de­lan­te. La gen­te igual se cree que en­se­gui­da sé lo que quie­ro, pe­ro soy lo peor to­man­do de­ci­sio­nes. ¡Y su­fro mu­cho por eso!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.