ESMERALDA ÁL­VA­REZ

Una cubana lo­ca por Es­pa­ña con un ré­cord de 164 pun­tos en Flappy Bird

FHM - - SUMARIO - FO­TOS: JP DES­MEDT / TEX­TO: AGUSTÍN MO­RENO

Na­da más ver es­tas fo­tos, asu­mi­mos que te has enamo­ra­do per­di­da­men­te de es­ta pre­cio­si­dad de mu­jer que es Esmeralda. Tan­to que pe­lea­rías con un go­ri­la fu­rio­so subido en un ri­no­ce­ron­te aún más fu­rio­so (por­que tie­ne un go­ri­la subido en­ci­ma) por con­se­guir un po­co de su amor y ni si­quie­ra te im­por­ta­ría que te di­jé­ra­mos que es una asesina en se­rie con pre­di­lec­ción por de­ca­pi­tar a in­cau­tos lec­to­res de FHM. Eso no es así (que se­pa­mos) pe­ro si si­gues em­pe­ña­do en ir has­ta Am­be­res, que es don­de vi­ve aho­ra nues­tra be­lla cubana, te da­mos tres de­cla­ra­cio­nes su­yas pa­ra que es­tés pre­ve­ni­do: “exi­jo te­ner se­xo ca­da día”, “una vez me en­fa­dé tan­to con un ex no­vio que le ti­ré el bol­so a la ca­be­za” y “cui­da­do con­mi­go, soy una fie­ra en la ca­ma”. ¿Qué tal? ¿Aún tie­nes ga­nas de co­no­cer­la un po­co más? ¡Pues va­mos! ¡Hola Esmeralda! ¿Qué nos cuen­tas de ti pa­ra ir co­no­cién­do­nos me­jor? Pues que ten­go 20 años y na­cí en Cu­ba pe­ro cuan­do era pe­que­ña nos mu­da­mos a Bél­gi­ca. Pe­ro es­toy or­gu­llo­sa de mis raí­ces la­ti­nas y vi­si­to Cu­ba to­dos los años. Tra­to de dis­fru­tar la vi­da a to­pe y co­mo aca­bo de ter­mi­nar de es­tu­diar es­toy via­jan­do mu­cho. Ten­go cu­rio­si­dad por ver có­mo vi­ve la gen­te en el res­to del mun­do. ¿Y qué nos cuen­tas de es­ta se­sión de fo­tos? Bueno, fue en la pla­ya en Bar­ce­lo­na así que, ¿qué pue­do aña­dir? Sol, bue­na on­da y un gran fo­tó­gra­fo. Re­cuer­do que em­pe­za­mos el día con un cóc­tel de ginebra con men­ta. ¡Fue to­do per­fec­to!

¿Te gus­ta Es­pa­ña en­ton­ces? Sal­vo una vez que fui de pe­que­ña, es­ta fue mi pri­me­ra vez y me en­can­tó to­do. Fue ge­nial es­tar en un si­tio don­de po­der usar mi len­gua ma­ter­na. Y

ten­go que ad­mi­tir que la gen­te en Es­pa­ña sa­be di­ver­tir­se. La ver­dad es que fue una no­che bas­tan­te sal­va­je. ¡Los cóc­te­les y el te­qui­la me vuel­ven lo­ca! An­tes de se­guir, ¿pue­des com­par­tir un se­cre­to con no­so­tros? Me un­to con man­te­qui­lla pa­ra bron­cear­me. Muer­tos nos de­jas. ¿Qué de­be­mos ha­cer pa­ra lla­mar tu aten­ción? No hay al­go en par­ti­cu­lar que fun­cio­ne siem­pre. Su­pon­go que es cues­tión de ser el tío ade­cua­do en el mo­men­to ade­cua­do. Aun­que me sue­len gus­tar los chi­cos que pa­san mu­cho de mí... ¿Qué es lo más ra­ro que has he­cho de­lan­te de una cá­ma­ra?

Bueno... una vez vi a dos ca­ba­llos

“TEN­GO QUE AD­MI­TIR QUE LA GEN­TE EN ES­PA­ÑA SA­BE CÓ­MO DI­VER­TIR­SE”

dán­do­le al te­ma mien­tras me ha­cían fo­tos y me en­tró tal ataque de ri­sa que tu­vi­mos que pa­rar la se­sión. ¿Cuál es tu ta­len­to es­pe­cial? No sé si cuen­ta co­mo un ta­len­to es­pe­cial pe­ro soy una au­tén­ti­ca má­qui­na en el Flappy Bird. ¡Mi ré­cord es de 164 y su­bien­do! ¡Arg, no­so­tros no pa­sa­mos de 55! ¿Y qué es lo me­jor que sa­bes co­ci­nar? Fá­cil: fa­ji­tas. ¿Tie­nes al­gún vi­cio con­fe­sa­ble? Me en­can­ta la co­mi­da ba­su­ra. Y me sue­lo ol­vi­dar con fre­cuen­cia de po­ner­me su­je­ta­dor... ¿Cuál de los pe­ca­dos ca­pi­ta­les es más pro­ba­ble que co­me­tas? Me con­si­de­ro bas­tan­te inocente así que mis pe­ca­dos no son muy in­tere­san­tes. No sue­lo ir más allá de pa­sar­me con los cóc­te­les de cuan­do en cuan­do... Y he­mos lle­ga­do a nues­tro... ¡test pi­can­te! La pri­me­ra es suave: ¿te gus­ta un po­co de ro­man­ce en tu vi­da? Por su­pues­to. De he­cho no me im­por­ta­ría te­ner un po­co más...

¿Al­gu­na vez te han ro­to el co­ra­zón? Sí, por des­gra­cia pi­llé en­ga­ñán­do­me a mi pri­mer no­vio. ¿Has he­cho co­mo Katy Perry y has be­sa­do a una chi­ca?

¡Cul­pa­ble! ¿De­ja­rías que un no­vio te sa­ca­ra fo­tos des­nu­da con el mó­vil? Cla­ro. Es im­por­tan­te man­te­ner la pa­sión en una re­la­ción. Tie­ne que ha­ber mu­cha ener­gía se­xual pa­ra que yo es­té con­ten­ta así que sí, ¡soy muy atre­vi­da!

¿Y qué te po­ne a cien? Si hue­les bien, tie­nes mu­cho ga­na­do. Me gus­ta la barba de tres días y al­go de pe­lo en el cuer­po no es­tá mal... pe­ro tam­po­co de­ma­sia­do. Y los chi­cos que lle­van re­lo­jes chu­los me sue­len gus­tar, aun­que no sé por­qué. Tam­bién cuan­do so­lo lle­van pues­tos unos pan­ta­lo­nes de chán­dal. Y quie­ro de­cir “so­lo”, na­da de

“ME UN­TO CON MAN­TE­QUI­LLA PA­RA BRON­CEAR­ME”

ro­pa in­te­rior... En cam­bio, los pen­dien­tes y los ta­tua­jes son un gran NO. Ro­llos de una no­che: ¿Sí o no? No me gus­tan mu­cho, pe­ro al­gu­na vez me ha pa­sa­do y ten­go que ad­mi­tir que tie­nen al­go ex­ci­tan­te. Si una chi­ca nos in­vi­ta “a to­mar un ca­fé en su ca­sa” por la no­che, ¿quie­re de ver­dad que to­me­mos ca­fé? Sí. Y pa­ra de­jar a nues­tros lec­to­res con una bo­ni­ta ima­gen men­tal, ¿cuál es tu pren­da de len­ce­ría fa­vo­ri­ta? Me en­can­ta to­da la len­ce­ría pe­ro no ten­go fa­vo­ri­tos. Bueno, lle­vo siem­pre tan­ga...

Iz­quier­da: ves­ti­do de pla­ya de YA­MA­MAY y bra­za­le­te de VIN­TA­GE. Ca­mi­se­ta de KO­RO­MO GAE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.