RE­GLAS PA­RA MEZ­CLAR SE­XO Y GAD­GETS

A me­di­da que la tec­no­lo­gía se vuel­ve más com­ple­ja, tam­bién lo ha­ce nues­tra vi­da se­xual, y eso au­men­ta las for­mas de me­ter la pa­ta en el dor­mi­to­rio...

FHM - - SHINY HAPPY PEOPLE - Fo­to­gra­fía: Jay Maw­son

MAL Tui­tear so­bre un lío de una no­che

El se­xo im­pro­vi­sa­do (y de mu­tuo acuer­do) con una com­ple­ta des­co­no­ci­da es un re­ga­lo de los

dio­ses. Con el va­lor que da el ter­cer co­pa­zo y un ro­ce cui­da­do­so, pue­den su­ce­der mi­la­gros. Pe­ro si al día si­guien­te tui­teas “adi­vi­na quién pi­lló ano­che con una bo­rra­cha XD” el uni­ver­so irá di­rec­to a por tus hue­vos y se ase­gu­ra­rá de que tu tuit lle­gue a la afe­ca­da, y en­ton­ces se­rá ella la que nun­ca más va­ya di­rec­ta a por tus hue­vos.

MAL Usar emo­jis en men­sa­jes sexys

Pue­des com­po­ner el men­sa­je más se­duc­ti­vo y mo­ja­bra­gas des­de Béc­quer, pe­ro si lo re­ma­tas con el smi­ley de un ga­to con co­ra­zo­nes en los ojos, pa­ra eso mán­da­le una fo­to masturbánd­ote con los Te­le­tub­bies. La ima­gen que quie­res pro­yec­tar es la de un hom­bre­tón vi­ril de voz pro­fun­da, no una es­tu­dian­te ja­po­ne­sa de ri­si­lla irri­tan­te.

BIEN Ver porno jun­tos

Va­le, pue­des ne­gar­te a en­se­ñar­le a tu pa­re­ja tus 18 GB de porno or­de­na­dos por or­den al­fa­bé­ti­co, pe­ro ver un ví­deo gua­rro jun­tos es tan nor­mal que –se­gún una en­cues­ta de 2013– el 96% de pa­re­jas lo han he­cho.

“El porno ha con­se­gui­do que se­pa­mos mu­cho más de se­xo que la ge­ne­ra­ción de nues­tros abue­los –di­ce la ex­per­ta en se­xo Tra­cey Cox– La par­te bue­na, des­de la pers­pec­ti­va de una chi­ca, es que pue­des ver có­mo fun­cio­nan las co­sas me­cá­ni­ca­men­te y apren­der a ha­cer una pa­ja o una ma­ma­da. Y los hom­bres quie­ren sa­ber qué ha­cer en la ca­ma pa­ra no que­dar co­mo idio­tas. Pe­ro en el porno lo que im­por­ta es con­se­guir la me­jor to­ma. Es de­ma­sia­do du­ro y agre­si­vo. El se­xo que sien­ta muy bien, pro­ba­ble­men­te no dé igual de bien en cá­ma­ra”.

“¿Dis­fru­tan las mu­je­res del porno de la mis­ma for­ma que los hom­bres –se pre­gun­ta el doc­tor y pre­sen­ta­dor de Cuer­pos

Em­ba­ra­zo­sos, Ch­ris­tian Jes­sen– La res­pues­ta es ca­si se­gu­ro ‘no’. Los tíos es­tán lis­tos en se­gun­dos, mien­tras que las mu­je­res tie­nen fa­ses de pre­ca­len­ta­mien­to mu­cho más lar­gas pa­ra ex­ci­tar­se.”

¡His­to­ria real!

El porno ttrans­for­mó f ó mi vi­da se­xual

Ele­na, 24 “Nun­ca le di mu­cha im­por­tan­cia al porno, pe­ro des­pués de ir a la uni­ver­si­dad co­no­cí a es­te tío que iba de ar­tis­ta y es­ta­ba muy me­ti­do. Era un po­co pre­ten­cio­so pe­ro es­ta­ba muy bueno y las pe­lis es­ta­ban bas­tan­te bien. Ade­más, sa­lían tías ca­chon­das, en vez de as­que­ro­sas de 50 años co­mién­do­se­la a un ‘fon­ta­ne­ro’.

Des­pués de ver porno con él unas cuan­tas ve­ces, me di cuen­ta de me gus­ta­ba mi­rar las te­tas de otras chi­cas, y cuan­do lo ha­cía­mos a ve­ces le de­cía que que­ría ti­rar­me a una chi­ca. Al fi­nal una no­che me tra­je una a ca­sa. A él no le per­mi­ti­mos mi­rar ni to­mar par­te. Le hi­ce sen­tar­se en el cuar­to de es­tar mien­tras yo me pa­sa­ba una ho­ra ju­gan­do con los pe­zo­nes de la chi­ca. No tu­vi­mos se­xo, pe­ro fue di­ver­ti­do

Aho­ra soy mu­cho más abier­ta res­pec­to al se­xo. Me gus­ta mu­cho gri­tar en la ca­ma y la idea de un trío me po­ne bas­tan­te. Tam­bién en­cuen­tro sexy ver porno con un tío, pe­ro lo de­tes­to si se en­tu­sias­man mu­cho con el ví­deo. Me sa­ca de qui­cio que le pon­ga más la chi­ca que yo”.

MAL

Leer emails en la ca­ma

Una en­cues­ta en­car­ga­da por FHM a una web de ci­tas des­cu­brió que el 77% de las mu­je­res han su­fri­do a un tío usan­do el mó­vil o el ta­blet des­pués del se­xo. La ver­dad es que si tie­nes el mó­vil a me­dio me­tro de tu al­moha­da vas a co­ger­lo en el mo­men­to que no ten­gas na­da que ha­cer.

“No in­fra­va­lo­res la im­por­tan­cia de pres­tar­le aten­ción a tu chi­ca des­pués del se­xo –di­ce Jo Hud­son, fun­da­do­ra del sex shop on­li­ne kink. com– Es un le­ga­do evo­lu­ti­vo que tie­ne que ver con afian­zar la unión y ase­gu­rar­se de que tu pa­re­ja no se es­ca­pa con la pró­xi­ma hem­bra dis­po­ni­ble. Si te mue­res de ga­nas de mi­rar el mó­vil, es­pe­ra a ir al ba­ño o la co­ciha a ha­cer ca­fé, o in­clu­so a que se que­de dor­mi­da. Al con­tra­rio de la creen­cia po­pu­lar, sue­le ser la chi­ca la que se que­da so­ba­da pri­me­ro”.

¡His­to­ria real!

Soy una en­tu­sias­ta del se­xo por Sky­pe Ana, 29 “Co­no­cí a Da­niel cuan­do es­tá­ba­mos de vacaciones. Él vi­ve en Sue­cia y yo en Es­pa­ña. Nos gus­tá­ba­mos de ver­dad y el se­xo era alu­ci­nan­te, así que de­ci­di­mos in­ten­tar­lo. Ha­blá­ba­mos por Sky­pe ca­si to­das las no­ches, y una vez es­ta­mos ha­blan­do des­pués de ve­nir los dos de mar­cha y él me pre­gun­tó qué ro­pa in­te­rior lle­va­ba. Se la en­se­ñó y me la qui­té. Po­día ver có­mo le ex­ci­ta­ba así que mon­té un pe­que­ño show. Des­pués de aque­llo, ca­da po­co nos des­nu­dá­ba­mos en Sky­pe o ha­blá­ba­mos de lo que que­ría­mos ha­cer­nos el uno al otro.

Una no­che le pe­dí que me de­mos­tra­ra cuán­to le ape­te­cía, así que se pu­so a mas­tur­bar­se pa­ra mí. Me pa­re­ció tan ex­ci­tan­te que me uní. Aho­ra nos he­mos en­gan­cha­do y me vis­to pa­ra él y a ve­ces usa­mos ju­gue­tes.

Aho­ra mis­mo es­toy vi­vien­do con mi ma­dre, así que in­ten­to es­pe­rar a que se va­ya a dor­mir. Aún así, hay al­go ca­chon­do en ha­cer­se un de­do en tu ha­bi­ta­ción de cuan­do eras una ni­ña mien­tras tu no­vio te da ins­truc­cio­nes. No que­ría de­cir al­go que so­na­ra tan ra­ro co­mo se­gu­ra­men­te so­na­rá.

Ob­via­men­te, el se­xo por Sky­pe no es tan bueno co­mo el au­tén­ti­co, pe­ro ha­ce más fá­cil que nos las apa­ñe­mos mien­tras no po­de­mos es­tar jun­tos. On­li­ne so­mos bas­tan­te gua­rros, pe­ro cuan­do nos ve­mos, es más ro­mán­ti­co”.

9% El por­cen­ta­je de gen­te que ad­mi­te que ha con­sul­ta­do su mó­vil du­ran­te el se­xo En­cues­ta de há­bi­tos de usua­rios de mó­vi­les de 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.