HIS­TO­RIA REAL

"HA­BÍA DIS­PA­ROS A LA CA­BE­ZA, EX­TRE­MI­DA­DES AMPU­TADAS, QUE­MA­DU­RAS, HUE­SOS QUE SO­BRE­SA­LÍAN Y PUL­MO­NES CO­LAP­SA­DOS: UNA MA­TAN­ZA"

FHM - - SUMARIO - ANNAS ALAMUDI – DI­RI­GIÓ UNA EVA­CUA­CIÓN EN LI­BIA

“Dis­pa­ros a la ca­be­za, ex­tre­mi­da­des ampu­tadas, que­ma­du­ras, hue­sos que so­bre­sa­lían y pul­mo­nes co­lap­sa­dos...”. Nos po­ne­mos se­rios pa­ra con­tar­te en pri­me­ra per­so­na el dra­ma de una eva­cua­ción en Si­ria.

En abril de 2011 las tro­pas de Mua­mar el Ga­da­fi lle­va­ban dos me­ses si­tian­do la ciu­dad li­bia de Mi­su­ra­ta. Sus ca­lles se en­con­tra­ban des­trui­das y sus hos­pi­ta­les des­bor­da­dos con muer­tos y mo­ri­bun­dos. In­ca­paz de ha­cer fren­te a la afluen­cia de sol­da­dos re­bel­des, mu­je­res y ni­ños he­ri­dos, la ciu­dad ne­ce­si­ta­ba ayu­da. Mien­tras las bom­bas caían sin ce­sar so­bre la afli­gi­da me­tró­po­li, Annas Alamudi, un es­co­cés de 36 años que tra­ba­ja­ba en lo­gís­ti­ca con Mé­di­cos sin fron­te­ras (MSF), fue en­via­do jun­to con un equi­po de doc­to­res y en­fer­me­ros en una mi­sión pa­ra eva­cuar li­bios he­ri­dos en un ferry des­ven­ci­ja­do de 216 pla­zas que con­vir­tie­ron en un hos­pi­tal flo­tan­te im­pro­vi­sa­do... “Mi­su­ra­ta es­ta­ba en es­ta­do de si­tio. No te­nía­mos ni idea de lo que nos íba­mos a en­con­trar cuan­do lle­ga­mos al puer­to des­pués de 12 ho­ras de via­je en bar­co des­de nues­tra ba­se en Sfax (Tú­nez). So­lo sa­bía­mos que la ciu­dad aún con­ti­nua­ba en ma­nos de los re­bel­des. Ha­bía­mos fle­ta­do un ferry ca­ta­ma­rán –más apro­pia­do pa­ra cru­zar ríos que ma­res re­vuel­tos y puer­tos en gue­rra– que se lla­ma­ba el San Pawl. En el equi­po éra­mos 18 doc­to­res y en­fer­me­ros vo­lun­ta­rios y yo, el de la lo­gís­ti­ca, con es­pa­cio pa­ra 60 pa­cien­tes en col­cho­nes y 30 he­ri­dos am­bu­lan­tes. Pe­ro no es­tá­ba­mos en ab­so­lu­to pre­pa­ra­dos pa­ra lo que nos aguar­da­ba. Fui­mos la pri­me­ra em­bar­ca­ción en lle­gar a la ciu­dad sin es­col­ta ar­ma­da, lo que sign­fi­ca­ba que no te­nía­mos de­fen­sas en ca­so de que nos ata­ca­ran, una ame­na­za muy real en una de las zo­nas de gue­rra más pe­li­gro­sas del mun­do. MSF siem­pre re­cha­za ayu­da mi­li­tar pa­ra pro­te­ger su im­par­cia­li­dad. No nos im­por­ta si el pa­cien­te es un sol­da­do del go­bierno o un re­bel­de. Es­ta­mos ahí pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas, no pa­ra to­mar par­ti­do. El plan era lla­mar a nues­tro con­tac­to en tie­rra al lle­gar y él nos da­ría el vis­to bueno pa­ra atra­car. Pe­ro no ob­tu­vi­mos res­pues­ta. Na­ve­ga­mos en círcu­los du­ran­te dos ho­ras a 20 mi­llas de la cos­ta li­bia, con la ten­sión au­men­tan­do. Po­día­mos oír las bom­bas en la dis­tan­cia, las ex­plo­sio­nes re­tum­ban­do en la no­che".

UNA CAR­NI­CE­RÍA EN LA ORI­LLA

“De re­pen­te el bom­bar­deo ce­só. Era nues­tra opor­tu­ni­dad, así que a las 5 de la tar­de nos ar­ma­mos de va­lor y nos lan­za­mos. Mie­do, ner­vios, asom­bro, to­do es­to se me pa­sa­ba por la ca­be­za. Na­da más lle­gar al puer­to una hor­da de de mé­di­cos lo­ca­les em­pe­zó a traer­nos pa­cien­tes. Ha­bía un ni­ño, un cha­val de 13 años, con que­ma­du­ras ho­rri­bles en la ca­ra por la ex­plo­sión de un cóc­tel mo­lo­tov, con su pa­dre co­gién­do­lo de la mano. Ha­bía jó­ve­nes que nun­ca vol­ve­rían a an­dar, pa­ra­plé­ji­cos por cul­pa de dis­pa­ros en la co­lum­na. Uno te­nía he­ri­das de ba­la por to­do el cuer­po, una pier­na ampu­tada y per­día san­gre de for­ma gra­ve. Lo que em­pe­zó co­mo un go­teo de pa­cien­tes pron­to se trans­for­mó en una inun­da­ción. Ha­bía dis­pa­ros a la ca­be­za, ex­tre­mi­da­des ampu­tadas, que­ma­du­ras, hue­sos que so­bre­sa­lían y pul­mo­nes co­lap­sa­dos. Era una ma­tan­za. La no­ti­cia de nues­tra lle­ga­da de­bió de ex­ten­der­se más allá de los hos­pi­ta­les, por­que pron­to las multitudes se amon­to­na­ron en el em­bar­ca­de­ro, mu­chos sin he­ri­das, su­pli­can­do que los lle­vá­ra­mos. Pe­ro era ho­ra de ir­se. En­ton­ces se desató el caos de verdad".

DRA­MA EN EL MAR

“Cuan­do de­ja­mos el puer­to, la gen­te em­pe­zó a abor­dar el bar­co, aga­rrán­do­se a cual­quier co­sa que po­dían. La de­ses­pe­ra­ción en sus ojos te rom­pía el co­ra­zón, pe­ro es­tá­ba­mos a la má­xi­ma ca­pa­ci­dad. El bar­co no se ha­bía cons­trui­do pa­ra tan­tas per­so­nas. Nos vi­mos obli­ga­dos a echar­los. Fue una sen­sa­ción ho­rri­ble, desasir los de­dos de la gen­te y ver la de­sola­ción en sus ros­tros al dar­se cuen­ta de que no íba­mos a sa­car­los de aquel in­fierno. Nun­ca ol­vi­da­ré a un vein­tea­ñe­ro, lu­chan­do y gri­tán­do­me, con aquel te­rror en su ca­ra. Hi­cie­ron fal­ta dos sol­da­dos re­bel­des pa­ra arras­trar­lo de vuel­ta al mue­lle y se le veía muy aba­ti­do mien­tras nos ale­já­ba­mos del puer­to. Uno de los re­bel­des que ha­bían evi­ta­do que se ca­ye­ra al agua hi­zo el signo de la paz con los de­dos y me son­rió an­tes de di­sol­ver­se en la nie­bla del ano­che­cer. Fue la úl­ti­ma ca­ra que vi

LOS DOC­TO­RES VO­MI­TA­BAN POR LA BOR­DA, CON­TE­NIEN­DO SUS AR­CA­DAS CON BO­TI­QUI­NES

en Mi­su­ra­ta. Lo que le pa­só a la gen­te que de­ja­mos de­trás ja­más lo sa­bré, pe­ro la ca­ra son­rien­te de aquel re­bel­de es una ima­gen que nun­ca ol­vi­da­ré".

MA­REOS Y TOR­MEN­TAS

“Ca­si ni me fi­jé en los nu­ba­rro­nes del ho­ri­zon­te cuan­do de­já­ba­mos el puer­to ha­cia el mar abier­to. Allí es­tá­ba­mos, a una ho­ra de Mi­su­ra­ta, con al­gu­nos de los pa­cien­tes con las peo­res con­di­cio­nes que he vis­to, en un bar­co que se ba­lan­cea­ba arri­ba y aba­jo so­bre las olas co­mo en una mon­ta­ña ru­sa. Con ca­da ola sur­gía un co­ro de ge­mi­dos de nues­tros pa­cien­tes. El trueno ex­plo­ta­ba, la lluvia nos fus­ti­ga­ba y el agua cho­rrea­ba por la bor­da. El mar es­ta­ba tan agi­ta­do que nues­tros doc­to­res y en­fer­me­ros te­nían que arras­trar­se so­bre los cuer­pos que­jum­bro­sos por mie­do a caer­se so­bre un pa­cien­te con he­ri­das gra­ves. Y ese no era su úni­co pro­ble­ma. El ma­reo em­pe­za­ba a ha­cer ac­to de pre­sen­cia. Y los pa­cien­tes no eran los úni­cos que su­frían los efec­tos; los doc­to­res vo­mi­ta­ban por la bor­da, con­te­nien­do sus ar­ca­das con bo­ti­qui­nes. Te­nía­mos un ci­ru­jano a bor­do, pe­ro en aquel tem­po­ral no po­día prac­ti­car ci­ru­gía así que hi­zo lo que pu­do, lim­pian­do a los en­fer­mos y va­cian­do ba­ci­ni­llas. Era un pan­de­mo­nio. Nues­tro ca­pi­tán croa­ta gri­tó por el al­ta­voz: ‘¡An­dre y Annas, por fa­vor, ve­nid al puen­te!’. Así que An­dre, el coor­di­na­dor mé­di­co del via­je, y yo, nos en­ca­ra­ma­mos pa­ra ver qué iba mal. En­con­tra­mos al ca­pi­tán ju­ran­do co­mo so­lo pue­de ha­cer­lo un ma­ri­ne­ro en un es­ta­do de pá­ni­co. ‘¡An­dre, con es­te pu­to tiem­po! –gri­tó–. ¿Qué va­mos a ha­cer?’. An­dre lo mi­ró y, tras un ins­tan­te, res­pon­dió: ‘No lo sé, ca­pi­tán. So­lo soy un doc­tor’. El ca­pi­tán mur­mu­ró al­go y abrió otro bo­te de ta­lla­ri­nes ins­tan­tá­neos pa­ra co­mer. Pa­re­ce que era su for­ma de cal­mar­se. Es gra­cio­so con­tar­lo aho­ra, pe­ro en­ton­ces no nos reía­mos, con las olas rom­pien­do con­tra el bar­co en la os­cu­ri­dad más ab­so­lu­ta y el ba­lan­ceo vio­len­to ame­na­zan­do las vi­das de las mis­mas per­so­nas que in­ten­tá­ba­mos res­ca­tar. Sa­bía­mos que aquel bar­co vie­jo y des­ven­ci­ja­do ja­más lle­ga­ría a Sfax. Po­día­mos cam­biar su rum­bo a Zar­zis, a 200 mi­llas si­guien­do la cos­ta, pe­ro ten­dría­mos que re­di­ri­gir tam­bién las am­bu­lan­cias y re­zar pa­ra que lle­ga­ran a tiem­po. “Te­nía­mos el di­le­ma en­tre con­ti­nuar el via­je de cua­tro ho­ras has­ta Sfax y arries­gar la vi­da de to­dos en la tor­men­ta o atra­car en Zar­zis con cier­ta se­gu­ri­dad pe­ro con el ries­go de que los pa­sa­je­ros más crí­ti­cos no so­bre­vi­vie­ran la lar­ga es­pe­ra has­ta que lle­ga­ran las am­bu­lan­cias. Los des­ti­nos de to­dos se de­ci­die­ron en una de­ci­sión to­ma­da al vue­lo por mí, un doc­tor y un ma­rino con la bo­ca lle­na de ta­lla­ri­nes. Ama­ne­cía cuan­do lle­ga­mos a Zar­zis y por suer­te las am­bu­lan­cias vi­nie­ron a tiem­po. Va­ya ali­vio al ver las lu­ces de Zar­zis y sus mi­na­re­tes so­bre los bar­cos arras­tre­ros. Sa­bía­mos que es­tá­ba­mos –y lo más im­por­tan­te, tam­bién los pa­cien­tes– se­gu­ros. So­lo de­seo ha­ber po­di­do res­ca­tar a más".

El ferry San Pawl te­nía una ca­pa­ci­dad ofi­cial de 60 he­ri­dos en ca­ma y 30 de pie, ade­más de la tri­pu­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.