DEN­ZEL WAS­HING­TON

APROVECHAM­OS LA SA­LI­DA EN DVD Y BLU-RAY DE 'THE EQUA­LI­ZER' PA­RA RE­PA­SAR LA CA­RRE­RA DEL SE­ÑOR WAS­HING­TON: EX ES­TRE­LLA DEL BA­LON­CES­TO, DO­BLE GA­NA­DOR DEL OSCAR Y MAES­TRO HA­CIEN­DO DE TÍOS DU­ROS CON BUEN FON­DO...

FHM - - SUMARIO -

En dos zan­ca­das Den­zel ha pa­sa­do de las can­chas a la gran pan­ta­lla. Al lo­ro que te re­su­mi­mos su ca­rre­ra con seis

pa­pe­les pa­ra en­mar­car.

BLEEK GI­LLIAM Cuan­to más, me­jor (1990)

La pri­me­ra ex­pe­rien­cia de Den­zel con Spi­ke Lee como di­rec­tor –ya lle­va cua­tro pe­lí­cu­las con él has­ta la fe­cha– fue in­ter­pre­tan­do a un trom­pe­tis­ta Don Juan que se de­ba­te en­tre la sen­sua­li­dad del jazz y la sen­sua­li­dad de las mu­je­res. Ele­gan­te y des­preo­cu­pa­do, cuan­do su pro­mis­cui­dad en la vida (y en su ar­te) le me­te en pro­ble­mas se­rios, sen­ti­mos que ha te­ni­do su me­re­ci­do. Aun­que nos qui­te la vida ver­le hun­di­do y con su ta­len­to des­per­di­cia­do.

MAL­COLM X Mal­colm X (1992)

Su ac­tua­ción es mu­cho más que dar dis­cur­sos fe­ro­ces. Es como un ba­llet. En las pri­me­ras es­ce­nas, Mal­colm Little, pa­sea por la ciu­dad y por la pan­ta­lla con pa­so fir­me con su tra­je de pimp y su ca­rre­ra como cri­mi­nal de po­ca mon­ta. Lue­go, tras des­cu­brir la Na­ción del Is­lam, su for­ma de mo­ver­se se cons­tri­ñe, como su­gi­rien­do con­trol y re­pre­sión. Fi­nal­men­te cuan­do Mal­colm aban­do­na la or­ga­ni­za­ción, se mue­ve de for­ma más na­tu­ral y re­la­ja­da, ca­mi­nan­do como un hom­bre li­bre.

CA­PI­TÁN RON HUN­TER

Ma­rea ro­ja (1995)

En un gran due­lo de in­ter­pre­ta­ción e in­ge­nio con el ca­pi­tán de sub­ma­rino Ge­ne Hack­man, en es­te th­ri­ller na­val de Tony Scott Den­zel ha­ce de un ofi­cial en ja­que por la dis­ci­pli­na de su tra­ba­jo. Al­ter­na con maes­tría el au­to­con­trol de un hom­bre que sa­be que se de­be a la ca­de­na de man­do con la agre­si­vi­dad de al­guien que sa­be que pue­de pro­vo­car la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial. En es­ta pe­li de­mos­tró ade­más que po­día dar la ta­lla en un block­bus­ter de ac­ción como Dios man­da.

DE­TEC­TI­VE ALON­ZO HA­RRIS

Trai­ning day (2001)

"¡King Kong es una mier­da com­pa­ra­do con­mi­go!". En el pa­pel que hi­zo ga­nar a Den­zel su se­gun­do Oscar –el pri­me­ro lo lo­gró por Tiem­pos

de­glo­ria– ha­ce de un de­tec­ti­ve co­rrup­to de nar­có­ti­cos en LA que se lle­va a un no­va­to Et­han Haw­ke en un te­rro­rí­fi­co via­je por los ba­jí­si­mos fon­dos de la ciu­dad. Si la has vis­to coin­ci­di­rás con no­so­tros en que el ac­tor neo­yor­quino con­vier­te lo que po­día ha­ber si­do una pe­li más de po­li­cías en una obra de ar­te al ni­vel de una tragedia de Shakespear­e. Im­pres­cin­di­ble.

DE­TEC­TI­VE KEITH FRA­ZIER

Plan ocul­to (2006)

En su co­la­bo­ra­ción más re­cien­te con Spi­ke Lee, el de­tec­ti­ve Fra­zier se en­fren­ta a una mis­te­rio­sa ban­da de la­dro­nes de ban­cos. Pe­ro la pe­lí­cu­la en reali­dad es una oda a la di­ver­si­dad de Nue­va York. Li­dian­do con po­li­cías ca­brea­dos, ciu­da­da­nos peo­cu­pa­dos y ban­que­ros idio­tas, Den­zel de­be ha­cer­se el ton­to a ve­ces mien­tras se le aca­ba el tiem­po. Una ac­tua­ción en­ga­ño­sa­men­te equi­li­bra­da pa­ra una pe­lí­cu­la en­ga­ño­sa­men­te com­ple­ja.

WHIP WHI­TA­KER El vue­lo (2012)

El dra­ma di­ri­gi­do por Robert Ze­mec­kis le da la vuel­ta a nues­tro con­cep­to del cli­ché de An­ti­hé­roe, igual que el pi­lo­to Whi­ta­ker gi­ra su avión de pa­sa­je­ros pa­ra evi­tar que se es­tre­lle. Re­sa­co­so y co­lo­ca­do con­si­gue ha­cer un ate­rri­za­je for­zo­so. En­tre los test de dro­gas y los in­te­rro­ga­to­rios, el ac­tor pa­sa de una ac­ti­tud de­sa­fian­te a una de to­tal de­pen­den­cia, pa­ra aca­bar ha­cien­do lo co­rrec­to aun­que se con­de­ne. ¿Es un hé­roe o un mons­truo? Den­zel bai­la en ese alam­bre como na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.