PU­RO AMOR

APREN­DE A FU­MAR­TE UN ‘CI­GAR’ COMO MAN­DAN LOS CÁ­NO­NES CON LOS CON­SE­JOS DE HEN­KE KEL­NER, MAS­TER BLEN­DER DE DA­VI­DOFF. Y SA­RA, PER­DÓ­NA­NOS POR ES­TE TI­TU­LAR, POR­FA...

FHM - - SUMARIO -

Cór­ta­lo, enciéndelo, sa­bo­réa­lo y dis­fru­ta con el hu­mo... Pe­ro haz­lo como un se­ñor.

Es­tás en una bo­da. El no­vio te ofre­ce un pu­ro. Y no vas a ha­cer­le el feo de no fu­már­te­lo, pe­ro ¡es­pe­ra! An­tes de po­ner­te en ri­dícu­lo che­quea es­te ma­nual pa­ra que­dar me­jor que Wins­ton Chur­chill... 1_ “En ge­ne­ral, cuan­to más os­cu­ro sea el co­lor del pu­ro, más fuer­te se­rá, por­que los ta­ba­cos más os­cu­ros vie­nen de la par­te más al­ta de la plan­ta, y ahí las ho­jas son de sa­bor más fuer­te”.

2_ “Usa siem­pre cor­ta­dor de pu­ros y cor­ta no más de 2 mm por­que el ci­ga­rro so­la­men­te tie­ne pe­ga en la ca­be­za y si tú cor­tas por de­ba­jo, se va a desen­vol­ver. Hay que te­ner mu­cho cui­da­do”. “El en­cen­di­do es un ri­to. Hay que ir des­pa­cio, pa­ra ir

3_ po­co a po­co ace­le­ran­do la com­bus­tión del ci­ga­rro. Si en­cien­des el pu­ro y en­se­gui­da le das la pri­me­ra bo­ca­na­da no te da­rá el ver­da­de­ro sa­bor. Hay que de­jar tiem­po a que se des­ti­lan los acei­tes esen­cia­les. Ce­ri­llas o me­che­ro fun­cio­nan igual de bien”.

4_ “Si se nos apa­ga, hay que qui­tar to­da la ce­ni­za y em­pe­zar el pro­ce­so de nue­vo, es de­cir, en­cen­der­lo len­ta­men­te. Si hay una com­bus­tión in­com­ple­ta, no se va a pro­du­cir el hu­mo que desea­mos. Hay que es­pe­rar a que esa par­te car­bo­ni­za­da des­apa­rez­ca”.

5_ “El pu­ro es como la mu­jer; hay que aten­der­lo y de­di­car­le aten­ción pa­ra que no se apa­gue. Por­que si se apa­ga, aun­que po­de­mos re­ini­ciar la re­la­ción, siem­pre que­da el amar­go re­cuer­do...”. “El fa­llo más co­mún con los ci­ga­rros es no con­ser­var­los ade­cua­da­men­te, so­bre to­do evi­tan­do

6_ la hu­me­dad, que afec­ta­rá a la com­bus­tión. Otro error es que hay gen­te que no sa­be que pa­ra fu­mar un pu­ro tie­ne que ha­ber con­di­cio­nes am­bien­ta­les y aními­cas apro­pia­das. Si no, ¡no vas a dis­fru­tar!”.

Hen­ke en su plan­ta­ción de Da­vi­doff en Rep. Do­mi­ni­ca­na Se ne­ce­si­tan cin­co años y 170 pa­sos pa­ra fa­bri­car uno de es­tos, ¡trá­ta­lo con res­pe­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.