Pre­sén­ta­te, por­fa, pa­ra los po­cos lec­to­res que aún no te co­noz­can.

FHM - - BARRA LIBRE -

Me lla­mo Héc­tor Bo­me­tón, soy de El­che y ten­go 26 años. He es­tu­dia­do Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual. Me gus­tan los vi­deo­jue­gos y ver tu­to­ria­les de co­ci­na en YouTu­be. Des­de 2011 subo mis di­bu­jos y tex­tos a in­ter­net, don­de se me co­no­ce co­mo Mierdecita­s. Aca­bo de pu­bli­car mi se­gun­do li­bro, Mier­de­ci­tas2. ¡Tu se­gun­do li­bro ya! ¿Có­mo vas con lo de plan­tar ár­bo­les y te­ner ni­ños? No sé si quie­ro te­ner hi­jos. A ve­ces pien­so que sí, pe­ro otras pien­so que es una lo­cu­ra y que soy de­ma­sia­do egoís­ta pa­ra de­di­car mi vi­da a cui­dar de otra per­so­na; y lue­go es­tá to­do ese su­fri­mien­to per­pe­tuo… Ade­más, se­gu­ro que sal­dría más gua­po y más in­te­li­gen­te que yo y no sé si po­dría so­por­tar­lo. Mi no­via pien­sa igual. Tam­po­co me ha­ce mu­cha ilu­sión lo de plan­tar un ár­bol. Si ten­go que per­der una ma­ña­na o en­su­ciar­me mu­cho las ma­nos, no cuen­tes con­mi­go. Ló­gi­co. ¿Qué va­mos a en­con­trar en es­ta se­gun­da obra tu­ya? Más de lo mis­mo. He in­clui­do al­gu­nos re­la­tos en pro­sa (el tex­to más largo ocu­pa tres pá­gi­nas), eso no lo te­nía el pri­mer li­bro, pe­ro el res­to es li­te­ral­men­te más de lo mis­mo: vi­ñe­tas, poe­mas, hai­kus y fo­to­mon­ta­jes. Más pá­gi­nas que el an­te­rior y un buen mon­tón de ma­te­rial iné­di­to, pe­ro más de lo mis­mo. ¿Hay al­gu­na idea que ha­yas de­ja­do fue­ra por de­ma­sia­do chi­fla­da? ¿Te au­to cen­su­ras al­gu­na vez? No. Si de­jo al­go fue­ra es por­que no me ha­ce gra­cia o no me pa­re­ce in­tere­san­te, ese es el cri­te­rio siem­pre. ¿Es­tás de­jan­do un po­co apar­ta­das las re­des so­cia­les con tan­to li­bro? Las he te­ni­do aban­do­na­das unos me­ses, por el li­bro y por otras cues­tio­nes, pe­ro es al­go tem­po­ral. No ten­go pen­sa­do de­jar Twit­ter ni Fa­ce­book mien­tras me di­vier­tan. Y aho­ra me he des­car­ga­do Snap­chat, ojo. No sé en qué con­sis­te, pe­ro pue­de que tam­bién em­pie­ce a dar fo­llón por ahí. Con tan­tas en­tre­vis­tas co­mo es­ta­rás dan­do, ¿de qué te gus­ta­ría que te pre­gun­ta­ran pe­ro nun­ca sur­ge el te­ma? Nun­ca me pre­gun­tan qué sig­ni­fi­can los ca­rac­te­res ja­po­ne­ses que hay en la por­ta­da del se­gun­do li­bro y me da mu­cha ra­bia por­que los pu­se ex­pre­sa­men­te pa­ra que me pre­gun­ta­ran por ellos. Po­ne "Hi­per­cu­bo", pe­ro cla­ro, no me has pre­gun­ta­do… Va­ya, aho­ra es tar­de ya... Pro­be­mos con es­ta: a es­tas al­tu­ras de tu ca­rre­ra, ¿cuál ha si­do tu mo­men­to de ma­yor or­gu­llo pro­fe­sio­nal? Que el pri­mer li­bro fun­cio­na­ra. Sig­ni­fi­ca que mis ideas in­tere­san y se va­lo­ran más allá de Twit­ter (que es gra­tis), y no sé si es or­gu­llo, pe­ro eso me po­ne con­ten­to. Tam­bién me hi­zo mu­cha ilu­sión que me in­vi­ta­ran a una en­tre­ga de premios de ci­ne en la que iban a es­tar Pa­ja­res y Es­te­so, aun­que al fi­nal no pu­de ir por­que es­ta­ba con fie­bre… ¡Ca­chis! ¡No­sos­tros éra­mos ju­ra­dos y nos dis­te plan­tón! Te per­do­na­mos si nos re­co­mien­das al­gu­na co­me­dia a la que es­tés en­gan­cha­do aho­ra... Ric­kan­dMorty. Aca­bo de ter­mi­nar la se­gun­da tem­po­ra­da y me quie­ro mo­rir. Es la me­jor se­rie del mun­do por de­lan­te de Twi­nPeaks,TheWi­re o Lo­sSo­prano. Si no la has vis­to, suel­ta es­ta re­vis­ta in­me­dia­ta­men­te y ponte con ello; no ter­mi­nes de leer es­ta mier­da, lo más im­por­tan­te que po­día de­cir ya lo he di­cho: dé­ja­lo to­do y ve a ver Ric­kan­dMorty. Aho­ra. ¿Y qué li­bro tie­nes en la me­sa a me­dio ter­mi­nar? Aho­ra es­toy con dos: Ti­man­dE­ric'sZo­neTheory, un li­bro de au­to­ayu­da pa­ra di­vor­ciar­te de tu familia y con­ver­tir­te en un gu­rú de la vi­da, y Ese­mo­men­to­sin tiem­po, un re­la­to de los úl­ti­mos años de Al­dous Hux­ley es­cri­to por su mu­jer, Lau­ra. ¿Qué es lo úl­ti­mo que re­cuer­das ha­ber so­ña­do? Pues ano­che so­ñé que iba de via­je en bus a no sé dón­de y el con­duc­tor de re­pen­te ac­ti­va­ba el "pi­lo­to au­to­má­ti­co" y sa­lía a es­ti­rar las pier­nas por el pa­si­llo. Lue­go se po­nía a leer el pe­rió­di­co y el dis­po­si­ti­vo no fun­cio­na­ba bien y nos sa­lía­mos en to­das las cur­vas y es­tá­ba­mos a pun­to de des­pe­ñar­nos. ar­nos. Cuan­do el res­tor de pa­sa­je­ros y yo le in­cre­pá­ba­mos, nos de­cía que "eso de sa­lir­se un po­co de la ca­rre­te­ra es nor­mal". Y pa­ra ter­mi­nar, di­nos tu tuit fa­vo­ri­to de los que has es­cri­to tú y otro de cual­quier otra per­so­na. No ten­go un tuit fa­vo­ri­to, pe­ro de los que he es­cri­to úl­ti­ma­men­te, es­te ha gus­ta­do bas­tan­te: "Un día te le­van­tas y en las Tos­taRi­ca® sa­len los ex de tu no­via". Si me pre­gun­tas por tuits de otros, cual­quie­ra de los que pue­dan es­cri­bir Ca­nó­dro­mo Aban­do­na­do, Car­lo Pa­dial o Ig­na­tius Fa­rray. www.li­bros­deau­to­en­gano.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.