Tie­nes 76 años y te que­dan dos cum­bres pa­ra el ob­je­ti­vo de los 14. ¿Te ves ca­paz?

El ve­te­rano al­pi­nis­ta Car­los So­ria nos re­la­ta su as­cen­so al An­na­pur­na con el re­pos­te­ro Jor­di Ro­ca y nos ha­bla de acha­ques y ampu­tacio­nes

FHM - - P&R -

Tu úl­ti­ma aven­tu­ra, ElHe­la­de­ro­de­lHi­ma­la­ya, emi­ti­da por Discovery MAX, ha si­do una as­cen­sión al An­na­pur­na, ¿quié­nes fuis­teis? A es­te as­cen­so del An­na­pur­ma vi­nie­ron un mé­di­co, un geó­lo­go, al­gu­nos ami­gos al­pi­nis­tas, Nacho, del BBVA que pa­tro­ci­na­ba la ex­pe­di­ción, Jor­di Ro­ca y dos cá­ma­ras. ¿Có­mo aca­bais el re­pos­te­ro más fa­mo­so del mun­do y tú su­bien­do a una mon­ta­ña en el Hi­ma­la­ya? La idea sur­gió de Nacho, uno de nues­tros com­pa­ñe­ros en la ex­pe­di­ción. A to­dos nos en­tu­sias­mó. Le ex­pli­ca­mos a Jor­di las ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias y ela­bo­ró una se­rie de me­nús. Ir con él ha si­do una de las ex­pe­rien­cias más alu­ci­nan­tes. Lle­ga­mos a pen­sar que iba a ser un las­tre. Pe­ro nos hi­zo la vi­da muy agra­da­ble. Ha­cer cho­co­la­te pa­ra un mo­nas­te­rio con unos 200 ni­ños fue es­pec­ta­cu­lar. ¿Qué te im­pul­só a se­guir ha­cien­do al­go más allá de la ju­bi­la­ción? Me ga­né la vi­da co­mo ta­pi­ce­ro, pe­ro na­cí sien­do al­pi­nis­ta. Siem­pre es­ta­ba desean­do te­ner más tiem­po li­bre por­que du­ran­te to­da mi vi­da, la mon­ta­ña siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te. ¿Có­mo te pre­pa­ras fí­si­ca­men­te pa­ra su­bir una mon­ta­ña de ocho mil me­tros? Suelo sa­lir a ca­mi­nar por la mon­ta­ña. Aho­ra vi­vo en Mo­ral­zar­zal, en ple­na sie­rra ma­dri­le­ña, y me vie­ne fe­no­me­nal. Com­ple­to la ac­ti­vi­dad con ejer­ci­cios en ca­sa. Aho­ra mon­to mu­cho en bi­ci­cle­ta por­que ten­go un po­co mal las ro­di­llas. ¿En qué es­tás tra­ba­jan­do aho­ra? Es­ta­mos pre­pa­ran­do la pró­xi­ma ex­pe­di­ción. En prin­ci­pio, par­ti­re­mos en fe­bre­ro. Que­re­mos su­bir al An­na­pur­na. Por eso nos va­mos muy tem­prano. Pri­me­ro ha­re­mos un po­co de trek­king de acli­ma­ta­ción en el cam­po ba­se. De­bes de te­ner una sa­lud en­vi­dia­ble. Ten­go las co­sas tí­pi­cas que tie­ne la gen­te a es­ta edad. Las ro­di­llas las ten­go mal. Só­lo que lo di­si­mu­lo muy bien. ¿Qué te di­ce el mé­di­co so­bre tus aven­tu­ras? En una char­la de mé­di­cos, mi cardióloga co­men­tó que yo no te­nía el co­ra­zón de un triatle­ta de 30 años. Di­jo que lo que te­nía dis­tin­to era la ca­be­za. Es una de las co­sas más im­por­tan­tes del cuer­po. Me que­dan ca­si tres. Del Shis­ha Pang­ma, ten­go só­lo la cum­bre cen­tral. Y aun­que tie­ne más de 8.000 me­tros, me gus­ta­ría ha­cer la prin­ci­pal. He he­cho 12 mon­ta­ñas de más de 8.000. Me gus­ta­ría com­ple­tar es­ta y las otras dos pa­ra cla­var los 14 ocho­mi­les.

Lo mis­mo es­te año, el que vie­ne o nun­ca. No ¿Có­mo has en­con­tra­do Ne­pal tras el te­rre­mo­to de abril pa­sa­do? Me pi­lló allí. Es­tá­ba­mos en el cam­po ba­se del An­na­pur­na, un lu­gar se­gu­ro. Oí­mos ava­lan­chas. Un com­pa­ñe­ro co­men­tó que el tem­blor ha­bía si­do fuer­te. Nos que­da­mos atra­pa­dos du­ran­te ocho días por­que to­dos los he­li­cóp­te­ros es­ta­ban ocu­pa­dos. Allí te­ne­mos en una es­cue­la. He­mos crea­do una aso­cia­ción pa­ra recuperar dos es­cue­las. ¿Qué al­pi­nis­ta es tu re­fe­ren­te en es­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.