TABATA

cua­tro mi­nu­tos de pu­ro do­lor

FHM - - EN FORMA -

con­sis­te en

Es una ru­ti­na de en­tre­na­mien­to idea­da por Izu­mi Tabata: un tío ja­po­nés que lo apli­ca­ba en equi­pos olím­pi­cos. Bá­si­ca­men­te tie­ne co­mo ba­se ejer­ci­cios de al­ta in­ten­si­dad lle­va­dos al ex­tre­mo: de­bes in­ver­tir to­da la ener­gía du­ran­te 20 se­gun­dos, des­can­sar du­ran­te los pró­xi­mos 10 y re­pe­tir­lo de nue­vo. Y así na­da más y na­da me­nos que ocho ve­ces. ¿Las ma­las no­ti­cias? Ja­dea­rás, re­so­pla­rás, res­pi­ra­rás en­tre­cor­ta­da­men­te y pro­ba­ble­men­te mi­ra­rás a la muer­te a los ojos mien­tras llo­ras lla­man­do a tu ma­má. ¿Las bue­nas no­ti­cias? Son cua­tro mi­nu­tos. ¡Áni­mo!

¿vas a llo­rar?

Sen­ti­mos de­cír­te­lo de for­ma tan di­rec­ta, pe­ro por su­pues­to que llo­ra­rás y ade­más a mo­co ten­di­do. Tabata pro­po­ne ocho ejer­ci­cios prin­ci­pa­les (por cla­se se prac­ti­can dos co­mo mu­cho), di­se­ña­dos pa­ra mo­ver tu cuer­po en to­das di­rec­cio­nes. Des­de sen­ta­di­llas has­ta ab­do­mi­na­les, pa­san­do por sal­tos don­de las ro­di­llas de­ben que­dar­se a la al­tu­ra de una pa­ja­ri­ta y to­do ello a la má­xi­ma po­ten­cia que te per­mi­ta tu cuer­po ti­ri­llas. Por si te lo pre­gun­ta­bas, es­tá cla­ro que los diez se­gun­dos de des­can­so no son su­fi­cien­tes pa­ra re­cu­pe­rar­te, pe­ro esa es la idea. Ha­bien­do he­cho tan so­lo unos mi­nu­tos, se­rá el equi­va­len­te a ho­ra y me­dia de gim­na­sio. ¡Tú mis­mo con tu me­ca­nis­mo!

be­ne­fi­cios

Sue­na de­ma­sia­do bo­ni­to pa­ra ser ver­dad, pe­ro los es­tu­dios ase­gu­ran que es­te ti­po de en­tre­na­mien­tos tan cor­tos y ago­ta­do­res con sus re­pe­ti­cio­nes son mu­cho más efec­ti­vos que una cla­se de ae­ro­bic o spin­ning de 60 mi­nu­tos. Y por si fue­ra po­co, tam­bién se ha de­mos­tra­do que el mé­to­do Tabata ha­ce que se ace­le­re tu me­ta­bo­lis­mo. Es de­cir, ten­drás más fa­ci­li­dad pa­ra la que­ma de ca­lo­rías has­ta do­ce ho­ras des­pués del ejer­ci­cio. Lo sa­be­mos, los Re­yes Ma­gos no exis­ten y el Ra­ton­ci­to Pérez son tus pa­dres acu­mu­lan­do dien­tes de le­che, pe­ro por pro­bar que no que­de.

¿mo­la o tro­la?

Sea­mos cla­ros. Es­ta vuel­ve a ser una mo­da co­mo otras mu­chas. Pe­ro tam­bién es cier­to que, por pri­me­ra vez, es­tá res­pal­da­da por he­chos cien­tí­fi­cos. So­lo ad­vier­ten una co­sa: no es un atajo ni te vas a po­ner he­cho un Hér­cu­les en cua­tro días. Hay que te­ner cui­da­do con las re­pe­ti­cio­nes ya que tu cuer­po pue­de re­sen­tir­se.

ca­len­tan­do: an­tes de lator­men­ta, la cal­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.