des­cu­bre el... Ken­po

haz co­mo so­nia hi­dal­go (y ran­ma) y em­pie­za a dar­le a es­ta mi­le­na­ria y útil ar­te mar­cial

FHM - - DEPORTE -

So­nia Hi­dal­go tie­ne 25 años, vi­ve en Madrid y re­pre­sen­ta­rá a nues­tro país en el Mun­dial 2016 de Ken­po en Ru­ma­nía, el pró­xi­mo mes de ma­yo.

¿Nos ex­pli­cas en qué con­sis­te es­te de­por­te? Co­mo to­da ar­te mar­cial, bus­ca el do­mi­nio de la pro­pia men­te y del cuer­po. Es una com­bi­na­ción de ar­tes mar­cia­les con sus an­ti­guas téc­ni­cas de pe­lea y los prin­ci­pios cien­tí­fi­cos mo­der­nos. Ca­da mo­vi­mien­to ge­ne­ra una reac­ción es­pe­cí­fi­ca en el opo­nen­te y ca­da reac­ción te guía a tu pró­xi­mo mo­vi­mien­to. La con­cen­tra­ción y el au­to­con­trol son, por lo tan­to, muy im­por­tan­tes. En el Ken­po de­be en­tre­nar­se el es­pí­ri­tu a la par que el cuer­po, desa­rro­llan­do for­ta­le­za in­ter­na, equi­li­brio y ar­mo­nía a lo lar­go del apren­di­za­je.

¿Por qué de­be­ría­mos afi­cio­nar­nos a prac­ti­car­lo? Pri­me­ro te apor­ta mu­chos va­lo­res: dis­ci­pli­na, res­pe­to, leal­tad, con­trol emo­cio­nal… Y co­mo de­por­te tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios ya que me­jo­ras la coor­di­na­ción y te pre­pa­ra fí­si­ca­men­te en re­sis­ten­cia y fuer­za. ¿Ne­ce­si­ta­mos sa­ber de ar­tes mar­cia­les pa­ra ini­ciar­nos? No ne­ce­si­tas sa­ber nin­gún ar­te mar­cial, es más, da igual cuá­les sean tus ca­rac­te­rís­ti­cas (al­to, ba­jo, fuerte, del­ga­do…) lo pue­de prac­ti­car cual­quier per­so­na. En mi gim­na­sio de Ken­po hay un gru­po muy he­te­ro­gé­neo con per­so­nas de to­das las eda­des.

¿Qué se tra­ba­ja más con es­te de­por­te? En mi opi­nión tra­ba­ja­mos mu­cho la con­cen­tra­ción, pues­to que se cen­tra más en la de­fen­sa per­so­nal y pa­ra ello tie­nes que es­tar con­cen­tra­do a la ho­ra de ver cuál es la me­jor ma­ne­ra de li­brar­te de un aga­rre, un gol­pe, pa­ta­da, ata­que de cu­chi­llo… Sin esa con­cen­tra­ción, to­do lo de­más re­sul­ta­ría inú­til ya que no con­se­gui­rías tu ob­je­ti­vo úl­ti­mo, que es de­fen­der­te y sa­lir ile­so. Ob­via­men­te, sin lo de­más –co­mo la pre­pa­ra­ción fí­si­ca o el apren­di­za­je de las téc­ni­cas– tam­po­co ser­vi­ría de na­da la con­cen­tra­ción pues­to que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.