¿Qué ni­vel de fa­ma crees que tie­nes aho­ra?

El ac­tor, có­mi­co, can­tan­te y tío ma­jí­si­mo así en ge­ne­ral, nos ha­bla de Je­su­cris­to (su­pers­tar), es­per­ma­to­zoi­des ce­re­bra­les y mu­si­cón bueno

FHM - - P&R -

Eso nun­ca lle­gas a sa­ber­lo en reali­dad, pe­ro di­ga­mos que es­toy en una bue­na se­gun­da eta­pa des­pués de lo de Bue­na­fuen­te que ló­gi­ca­men­te vino un ba­jón que era na­tu­ral. He­mos re­cu­pe­ra­do esa apues­ta en las ca­sas de la gen­te con Tu­ca­ra­me sue­na, y Ca­ba­ret es ade­más una obra de tea­tro que se ha vis­to y so­na­do mu­cho. Di­ga­mos que las dos fa­mas que he vi­vi­do son muy dis­tin­tas y, más que fa­ma, di­ría que es­toy en un es­ta­do más con­sis­ten­te en mi ca­rre­ra en el que ya no se co­no­ce tan­to al per­so­na­je sino que la gen­te por la ca­lle di­ce mu­cho más mi nom­bre. Con per­so­na­jes co­mo el Neng, ¿te lle­gó a mo­les­tar o sor­pren­der tan­to éxi­to? Creo que me dio más de lo que yo apor­ta­ba. Ar­tís­ti­ca­men­te yo apor­ta­ba equis y po­pu­lar­men­te lo in­fla­ban por otro la­do, por eso del már­ke­ting y co­sas que tú no con­tro­las. Se crea una pe­lo­ta en la ca­lle de “¿has vis­to es­to?” y creo que es­tá más allá de lo ar­tís­ti­co. No sé si fue de­ma­sia­do aun­que hu­bo mo­men­tos de “jo­der, no me pue­de pa­sar na­da más gor­do” y te volvía a su­ce­der al­go más gor­do. Pe­ro la ver­dad es que tam­bién me ce­rró mu­chas puer­tas. Con­fie­sa, ¿lle­gas­te a ju­gar a aquel jue­go de Play Sta­tion que hi­cie­ron del Neng? No lle­gué a ju­gar nun­ca. No ten­go ni idea de có­mo era, de he­cho ni lle­gó a mis ma­nos. Por eso de­cía que hay co­sas que ni con­tro­la­bas. Un día de re­pen­te di­je “¡jo­der, un jue­go de la Play!”. Has si­do Mor­ta­de­lo, le has pues­to voz a Ave­rell Dal­ton… ¿qué otro per­so­na­je, de có­mic o no, te gus­ta­ría ha­cer aho­ra? Lo que más me ape­te­ce es ale­jar­me de lo que ya he he­cho. Un per­so­na­je os­cu­ro por ejem­plo, que no fue­ra ne­ce­sa­ria la car­ca­ja­da del res­pe­ta­ble. Yo cuan­do sal­go en es­ce­na ten­go que ha­cer muy po­co pa­ra que la gen­te se ría, ten­go que es­for­zar­me mu­cho más pa­ra que la gen­te di­ga “uy, qué se­rio es­to, ¿no?”. En Tu­ca­ra­me­sue­na, ¿a la gen­te le sor­pren­dió mu­cho lo bien que lo hi­cis­te? Sí, sí, la gen­te se sor­pren­dió mu­chí­si­mo. Yo con Bue­na­fuen­te ya ha­bía can­ta­do en di­rec­to ha­cien­do de Mi­guel Chi­clé por ejem­plo y pen­sé que la gen­te te­nía más pre­sen­te eso, pe­ro se han sor­pren­di­do mu­chí­si­mo y pa­ra bien. Pa­ra mí, una sor­pre­sa es al­go bueno siem­pre. ¿Con qué te que­das an­te to­do de tu pa­so por el pro­gra­ma, en el que lle­gas­te a fi­na­lis­ta? Me que­do con dos co­sas. Lo pri­me­ro es que si no hay un fac­tor hu­mano bueno, no exis­te la fe­li­ci­dad. Y la fe­li­ci­dad en ese pro­gra­ma exis­tía por­que mu­chos de los que es­tá­ba­mos allí nos lle­vá­ba­mos muy bien. Y tam­bién que yo es­ta­ba ha­cien­do al­go que me ha­ce feliz, que es can­tar y cuan­do can­té que es real y ahí em­pie­zas a de­cir “jo­der, pues no es­ta­ba tan lo­co”. Con es­te es­pec­tácu­lo es­toy feliz por­que la gen­te que es­tá con­mi­go es ma­ra­vi­llo­sa y por­que sur­gió que uno de los per­so­na­jes de la fun­ción, que iba a ha­cer­lo un mú­si­co, lo hi­cie­ra mi pa­dre, por­que creo que es una per­so­na que ar­tís­ti­ca­men­te tie­ne un án­gel y nun­ca lo pu­do su­bir a un es­ce­na­rio. Va­mos con Ca­ba­ret. ¿Có­mo te me­tis­te aquí? Me lla­ma­ron los pro­duc­to­res y di­rec­ta­men­te me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.