¡OH Ca­pi­tán! ¡mi ca­pi­tán!

no ha­bla­mos de ro­bin wi­lliams ni de gar­fio. ga­bi fer­nán­dez se ha con­ver­ti­do, con mu­cho tra­ba­jo, en el au­tén­ti­co ca­pi­tán y lí­der del atlé­ti­co de ma­drid

FHM - - MODA - tex­to: cris­tian gonzález

Co­rren bue­nos tiem­pos a ori­llas del río Man­za­na­res. Aque­llos días de “El pu­pas” son his­to­ria y han de­ja­do pa­so a una eta­pa de fi­na­les de Cham­pions y tí­tu­los de Li­ga en la que to­dos los ni­ños, pa­ra ali­vio de los pa­dres ro­ji­blan­cos del mun­do, ya tie­nen cla­ras las ra­zo­nes por las que son atlé­ti­cos. Vi­si­tar el Vi­cen­te Cal­de­rón se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co do­lor de mue­las pa­ra cual­quier equi­po que ten­ga que ver­se las ca­ras con los de Simeone. Pe­ro el ar­gen­tino, pe­se a que a ve­ces es­tá cer­ca de ha­cer­lo, no pue­de man­dar sobre el cés­ped. Y pa­ra esa la­bor de man­te­ner la in­ten­si­dad has­ta en el sor­teo de cam­pos con­fía cie­ga­men­te en Ga­bi, to­do un atlé­ti­co de co­ra­zón que se ha con­ver­ti­do en el co­man­dan­te en el cam­po de ba­ta­lla, en el Leó­ni­das ro­ji­blan­co aun­que luz­ca un afei­ta­do de­pu­ra­do y per­fec­to, co­mo co­rres­pon­de a una se­sión de fo­tos con Gi­llet­te. Un ti­po que, ca­tor­ce a la es­pal­da y bra­za­le­te bien co­lo­ca­do, se ha ga­na­do el te­mor de los ri­va­les y el res­pe­to de sus com­pa­ñe­ros, que con só­lo una sim­ple mi­ra­da se po­nen fir­mes y res­pon­den “A sus ór­de­nes, mi ca­pi­tán”.

¡Muy bue­nas, Ga­bi! Cuén­ta­nos, ¿tie­nes al­gu­na ma­nía es­pe­cial an­tes de sal­tar al cam­po?

Me gus­ta es­tar so­lo du­ran­te cin­co o diez mi­nu­tos cuan­do lle­ga­mos al ves­tua­rio. Sue­lo ha­cer siem­pre ab­do­mi­na­les y unas fle­xio­nes y sobre to­do eso, me gus­ta es­tar cin­co o diez mi­nu­tos so­lo sin que na­die me mo­les­te y pen­san­do en mis co­sas y mis his­to­rias.

Des­de ha­ce un tiem­po eres el ca­pi­tán del Atlé­ti­co. ¿Te res­pe­tan has­ta ha­blar­te de us­ted o eres un capi en­ro­lla­do?

[Ri­sas] No, no, le doy mu­cha con­fian­za a la gen­te. Me con­si­de­ro una per­so­na muy nor­mal e in­ten­to que las per­so­nas que es­tán con­mi­go es­tén bien y a gus­to y no se sien­tan in­có­mo­dos.

¿Cuál crees que es el se­cre­to del éxi­to de es­tos años del Atle­ti?

Pien­so que la unión del gru­po. Creo que a ni­vel in­di­vi­dual qui­zá no so­mos tan bue­nos co­mo los de­más, pe­ro a ni­vel de gru­po creo que so­mos de los me­jo­res. Creo que al ni­ve­lar las fuer­zas en esos dos sen­ti­dos es­ta­mos con­si­guien­do al­go bo­ni­to y que la gen­te se ilu­sio­ne.

¿Có­mo es tra­ba­jar con el Cho­lo y el pro­fe Or­te­ga? Más de uno es­ta­ría un mes sin mo­ver­se de la ca­ma des­pués de una se­sión con es­tos dos…

Son muy exi­gen­tes pe­ro a la vez creo que es bo­ni­to tra­ba­jar con gen­te que se im­pli­ca tan­to e in­ten­ta sa­car­te el má­xi­mo ren­di­mien­to. Es­ta­mos en­can­ta­dos con ellos y creo que son una de las ba­ses im­por­tan­tes pa­ra que el equi­po va­ya así.

Ha­ce unos años era fa­mo­sa la fra­se “pa­pá, ¿por qué so­mos del Atle­ti?”. ¿Qué le res­pon­de­rías hoy a ese ni­ño?

Bueno, creo que te­ne­mos una ma­ne­ra de vi­vir dis­tin­ta, de ver la vi­da. Nues­tro sa­cri­fi­cio y la unión que te­ne­mos con to­do lo que nos ro­dea es im­por­tan­te y sobre to­do ese es­ta­do de unión que te­ne­mos con el equi­po es lo más im­por­tan­te que des­ta­co.

¿Cuán­do no es­tás ju­gan­do des­co­nec­tas a to­pe o si­gues pen­dien­te de lo que ha­cen los ri­va­les y lo que ocu­rre en el pla­ne­ta fút­bol?

Por des­gra­cia vi­vo ca­si cons­tan­te­men­te pen­san­do en fút­bol y lue­go el tiem­po que no me qui­tan mis hi­jos in­ten­to ver fút­bol o tra­ba­jar con ellos pa­ra tra­tar de ayu­dar­les con los es­tu­dios o en lo que pue­da.

Te­ma con­so­las. ¿al­gu­na vez te has pe­di­do el atle­ti y has ju­ga­do con­ti­go mis­mo? ¿Qué te pa­re­ce có­mo te sa­can?

Yo no sé ni co­ger el mando, pe­ro mi hi­jo ya jue­ga a la Play y la ver­dad que me gus­ta ver­me en la te­le y en los vi­deo­jue­gos. Ca­da vez es­ta­mos más lo­gra­dos, vie­nen mu­chas ve­ces a to­mar­nos me­di­das y a co­ger­nos la si­me­tría de la ca­ra y de ver­dad que da gus­to ver­te en un vi­deo­jue­go.

¿Y en In­ter­net al­gu­na vez te bus­cas pa­ra ver qué se di­ce de ti o en ge­ne­ral del equi­po?

Si que es ver­dad que en los pe­rió­di­cos de­por­ti­vos me sue­lo me­ter al­gu­na vez pe­ro tam­po­co soy un fan in­con­di­cio­nal de los pe­rio­dis­tas ni de los pe­rió­di­cos.

ouch. En Es­pa­ña no hay prác­ti­ca­men­te pan­di­lla que no ten­ga una li­ga en Co­mu­nio. ¿Los fut­bo­lis­tas ju­gáis o no en­ten­déis tan­ta de­vo­ción?

Hay mu­chos com­pa­ñe­ros que jue­gan aun­que yo per­so­nal­men­te no le doy. Pe­ro bueno, hay ami­gos míos que me lla­man y me pre­gun­tan “¿quién va a ju­gar, va a ju­gar es­te? Que lo ten­go en el Co­mu­nio...” y por ahí van los ti­ros [ri­sas].

Pa­ra los fut­bo­lis­tas es muy im­por­tan­te lle­var una bue­na die­ta. ¿Tú te apa­ñas en la co­ci­na o no sa­bes ni ha­cer un hue­vo fri­to?

Bueno al­go sé ha­cer­me. La tí­pi­ca pas­ta, el tí­pi­co po­llo... Me sue­lo cui­dar mu­cho la ali­men­ta­ción sobre to­do en las ce­nas. In­ten­to ce­nar muy po­qui­to y muy li­ge­ro por­que creo que es una ba­se im­por­tan­te pa­ra no co­ger pe­so y man­te­ner la for­ma.

aho­ra que lle­ga el ve­rano, ¿pue­de un fut­bo­lis­ta dis­fru­tar de sus va­ca­cio­nes con to­tal li­ber­tad o te­néis que es­tar pen­dien­tes de los ex­ce­sos?

Sue­les ha­cer al­gún ex­ce­so más. Es ver­dad que te to­mas un vino de más o al­gu­na co­mi­da fue­ra de lo nor­mal pe­ro bueno, creo que siem­pre un pro­fe­sio­nal tie­ne que es­tar pen­san­do en cui­dar­se y den­tro de unos lí­mi­tes.

Es­te ve­rano te­ne­mos Eu­ro­co­pa. ¿Có­mo ves a Es­pa­ña, se cum­pli­rá eso de “no hay dos sin tres” o es­tá di­fí­cil?

Oja­lá y con­si­gan lle­gar le­jos. Es­tá cla­ro que el fút­bol es­tá ca­da día más igua­la­do y hay gran­des se­lec­cio­nes pe­ro es­pe­ro que Es­pa­ña pue­da de­mos­trar el ni­vel que mos­tró ha­ce cua­tro años y con­si­ga traer­se la Eu­ro­co­pa.

¿Es la se­lec­ción una es­pi­na cla­va­da pa­ra Ga­bi?

No. Es ver­dad que siem­pre sue­ñas con lle­gar a la se­lec­ción pe­ro creo que mi mo­men­to de po­der es­tar ya ha pa­sa­do y aho­ra no es­pe­ro esa oca­sión así que na­da, lo mi­ro con ilu­sión, sobre to­do por los com­pa­ñe­ros que es­ta­rán allí.

¿Qué mú­si­ca sue­na en el ves­tua­rio an­tes de los par­ti­dos y quien es el da­vid Guet­ta ro­ji­blan­co?

El que pin­cha siem­pre es Juan­fran. Nos po­ne así al­gu­na mez­cla, le me­te lo ac­tual, el tí­pi­co reg­gae­ton que se escucha en to­dos los si­tios y dis­co­te­cas y lo que él va cre­yen­do opor­tuno. Es el res­pon­sa­ble to­tal de la mú­si­ca.

Y ha­blan­do de mo­da, ¿có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo a la ho­ra de ves­tir? Ca­sual, clá­si­co, hips­ter…

Me gus­ta fi­jar­me en la mo­da que va lle­gan­do en ca­da mo­men­to... Aun­que es ver­dad que soy clá­si­co en mi ma­ne­ra de vi­vir, en la ro­pa in­ten­to qui­tar­me al­gu­nos años con pan­ta­lo­nes pin­ta­dos o así un po­co ro­tos... Pe­ro sí, me gus­ta se­guir la mo­da y guiar­me por las ten­den­cias.

Si abrié­se­mos el ar­ma­rio de tu ca­sa, ¿qué pren­da se­ría la que más nos en­con­tra­ría­mos?

Yo creo que ca­mi­sas son las que más hay, y lue­go za­pa­tos y za­pa­ti­llas tam­bién ten­go mu­chos.

Sobre es­té­ti­ca y cui­da­do per­so­nal, ¿te las apa­ñas so­lo o pi­des con­se­jo fe­me­nino?

Bueno pa­ra afei­tar­me siem­pre ten­go el mis­mo ri­tual. Me sue­lo afei­tar en la sau­na con mi Gi­llet­te y sobre to­do con má­qui­nas que no sean desecha­bles, con re­cam­bios.

¿Cuan­to tiem­po tar­das en arre­glar­te des­pués de los par­ti­dos? ¿Eres de los que se que­dan de los úl­ti­mos en el ves­tua­rio?

Me que­do de los úl­ti­mos y me cui­do mu­cho. Me doy ma­sa­jes, ha­go es­ti­ra­mien­tos... Lue­go es­té­ti­ca­men­te voy a la sau­na, mis cre­mas... Soy un po­co ma­niá­ti­co pa­ra to­do y me sue­lo cui­dar bas­tan­te.

Eli­ge: bar­ba fron­do­sa, de tres días o afei­ta­do per­fec­to.

Siem­pre voy afei­ta­do, apar­te que mis hi­jos ca­si que me obli­gan a afei­tar­me pa­ra no pin­char­les.

¿Qué lle­vas siem­pre en el ne­ce­ser que no te fal­te?

Siem­pre lle­vo mi ce­pi­llo de dien­tes y per­fu­me. Son dos co­sas que nun­ca fal­tan en mi ne­ce­ser.

En el equi­po te­néis barbas co­mo la de Juan­fran o pei­na­dos co­mo el de To­rres o Gi­mé­nez… a ti se te ve un pei­na­do y ve­llo fa­cial más sen­ci­llo, ¿no?

Yo soy más clá­si­co, la ver­dad que nun­ca me ha gus­ta­do cam­biar mi es­té­ti­ca y mi ma­ne­ra de pei­nar­me o de ves­tir pe­ro bueno, me fi­jo en ellos pa­ra por lo me­nos po­ner­me con­ten­to y ver que la vi­da va pa­san­do [ri­sas].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.