CIN­CO USOS QUE DAR­LE AL HO­VER­BOARD

FHM - - CIBER– PIES -

1. El AlIA­do dEl CA­MA­RE­Ro

¡Qué bien se es­tá en una te­rra­ci­ta! No pien­sa lo mis­mo el ca­ma­re­ro que aguan­ta tus in­de­ci­sio­nes al pe­dir. Con el Ho­ver­board te ten­drá que aguan­tar igual­men­te pe­ro con las pier­nas co­mo nue­vas.

2. ¡Al lA­dRÓN, Al lA­dRÓN!

Si al­gún fa­ci­ne­ro­so te in­ten­ta ro­bar, con el Ho­ver­board no ten­drá es­ca­pa­to­ria aun­que sea Carl Le­wis re­en­car­na­do. In­cli­na el cuer­po ha­cia ade­lan­te y re­cu­pe­ra tu car­te­ra en un san­tia­mén. ¡El terror de los mal­he­cho­res!

3. EVI­TA El CoM­PlE­Jo SAR­KoZy

Si es­tás con una chi­ca más al­ta que tú, el Ho­ver­board pue­de ser tu gran alia­do a la ho­ra de de­mos­trar un po­qui­to de ca­ri­ño. Co­mo unos ta­co­nes, pe­ro con lu­ce­ci­tas, y no te de­ja los pies co­mo los de un mon­ta­ñe­ro.

4. dA El PA­So... PA­RA HUIR

Si no es­tás pre­pa­ra­do pa­ra ves­ti­dos blan­cos, ani­llos de por vi­da y arroz vo­la­dor, con el Ho­ver­board es real­men­te sen­ci­llo es­ca­par rau­do y ve­loz de una en­ce­rro­na de tal ca­li­bre. ¡In­clí­na­te y no mi­res atrás!

5. CUI­dA TUS Ro­dI­llAS

Si cu­rras co­mo men­sa­je­ro, se­gu­ra­men­te des más pa­seos que un gru­po de ju­bi­la­dos. Pe­ro afor­tu­na­da­men­te el Ho­ver­board ha lle­ga­do al mun­do pa­ra que tu tra­ba­jo sea más có­mo­do y tam­bién más mo­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.