El pa­pel de al­fred de mi­chael cai­ne es bueno, pe­ro holly­wood se equivoca con no­so­tros al 100 %

FHM - - P&R -

di­fe­ren­tes. En Mos­cú mi jor­na­da la­bo­ral era de en­tre 17 y 21 ho­ras dia­rias, sie­te días a la se­ma­na. En Ara­bia Sau­dí, nun­ca más de ocho. ¿Es más im­por­tan­te pre­pa­rar un té per­fec­to o un gin to­nic per­fec­to? Ne­ce­si­ta­mos ha­cer­lo to­do a la per­fec­ción ca­da vez, to­das las ve­ces. ¿Crees que un ma­yor­do­mo es una bue­na atrac­ción pa­ra un ho­tel co­mo el IBEROSTAR Grand Ho­tel Por­tals Nous? Hoy en día es ca­si obli­ga­to­rio pa­ra un ho­tel de lu­jo ofre­cer un ser­vi­cio de ma­yor­do­mía. Es un con­cep­to exi­to­so y muy ren­ta­ble. Tam­bién pro­por­cio­na un tra­to que mu­chos no es­tán acos­tum­bra­dos a re­ci­bir. ¿Nues­tro es­ti­lo de vi­da es­pa­ñol es ap­to pa­ra te­ner ma­yor­do­mos? He tra­ba­ja­do dos años en Es­pa­ña y la con­si­de­ro mi se­gun­do ho­gar. Un ma­yor­do­mo de­be adap­tar­se al en­torno y la cul­tu­ra de la so­cie­dad en la que de­ba tra­ba­jar... ¿Qué es más bri­tá­ni­co que un ma­yor­do­mo? ¿El fish and chips? El fish and chips lo tra­je­ron a In­gla­te­rra los ju­díos por­tu­gue­ses. Así que na­da es más bri­tá­ni­co que un ma­yor­do­mo. Ex­cep­to qui­zá las san­da­lias con cal­ce­ti­nes. ¿Por qué al­guien que­rría pa­gar por un ma­yor­do­mo en si­glo XXI? Por­que creen que su vi­da se­ría más fá­cil y más di­ver­ti­da. Y tie­nen ra­zón. El ma­yor­do­mo es la per­so­na que li­dia con el es­trés dia­rio del día a día pa­ra que su em­plea­dor no ten­ga que ha­cer­lo. ¿No crees que hay gen­te que os con­tra­ta so­lo por pre­su­mir? Pue­de ser. Nun­ca lo he com­pro­ba­do. Sim­ple­men­te sé que cual­quie­ra que em­plee un ma­yor­do­mo, al po­co tiem­po lo ve­rá co­mo al­go de va­lor in­cal­cu­la­ble. Los sú­per ri­cos tien­den a pre­su­mir más con sus co­ches, ya­tes y avio­nes. ¿Tie­nes al­gún con­se­jo pa­ra no­so­tros si nos in­vi­tan a una ce­na ele­gan­te? Nun­ca ha­bléis de política ni de se­xo. No be­báis de­ma­sia­do ni re­cha­céis na­da que os sir­van. Y si un in­vi­ta­do in­ten­ta ha­blar so­bre al­go in­dis­cre­to o inapro­pia­do, cam­bia de te­ma. Y pa­ra ter­mi­nar, ¿qué es lo que nun­ca de­be­ría­mos ha­cer en la me­sa? Na­da que hi­cie­ra en­fa­dar a vues­tra abue­li­ta. Ant­hony,tras­fun­da­re­lB­ri­tis­hButle­rGuild,lle­ga aPal­ma­deMa­llor­ca­co­ne­lob­je­ti­vo­de­for­mar al­per­so­nal­del­nue­voho­tel­de­lu­joIBEROSTA­R Gran­dHo­te­lPor­tal­sNous.iberostar.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.