…pe­ro No tan­to co­mo es­te

En 1990, David Ret­ford, que te­nía 25 años por aquel en­ton­ces, en­tró en una cár­cel tai­lan­de­sa por blan­quear di­ne­ro en Bang­kok...

FHM - - NO MAN'S SKY -

“De jo­ven era co­di­cio­so y me en­can­ta­ba el subidón de adre­na­li­na.

Me creía un fo­ra­ji­do del oes­te, yo so­lo con­tra la po­li­cía. Me atra­pa­ron en un par­king des­pués de que me per­si­guie­ran cua­ren­ta po­li­cías en mo­to.

Si tie­nes di­ne­ro en pri­sión, pue­des con­se­guir to­do me­nos una mu­jer de ver­dad.

Te­nía­mos dro­gas y whisky, po­día­mos com­prar cosas y te­nía­mos sir­vien­tes cam­bo­ya­nos la­van­do los pla­tos por no­so­tros. Allí apren­dí ho­meo­pa­tía. Ha­bía un sen­ti­mien­to real de co­mu­ni­dad pe­ro tam­bién pe­leas, ase­si­na­tos y vio­la­cio­nes.

Mi ami­go Steve se ahor­có de los ba­rro­tes de su ven­ta­na con un pa­reo.

Pa­re­cía tan fe­liz, con ga­nas de vi­vir... La pri­sión te quita la li­ber­tad. Mi­ras al cie­lo y ves los avio­nes y es du­ro. Pe­ro no soy una per­so­na de­pre­si­va y mi con­de­na era tan so­lo de cua­tro años.

En pri­sión, to­do lo que tie­nes es tu repu­tación y tu pa­la­bra.

Es lo mis­mo que en el ex­te­rior. Nun­ca he vuel­to a blan­quear di­ne­ro de nue­vo y sa­lí con una sen­sa­ción de em­pa­tía que no te­nía an­tes de en­trar allí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.