CA­DA VEZ QUE SE IBA MI MA­DRE ME ECHA­BA CRIS­TA­SOL Y ME QUE­MA­BA LAS MA­NOS

FHM - - P & R -

[ri­sas]. Co­mo siem­pre ha­go co­sas de fue­go, los de­más es­pe­cia­lis­tas siem­pre me lla­ma­ban así, lo mi­ré y así lo re­gis­tré. Tie­nes tu pro­pia es­cue­la para es­pe­cia­lis­tas, ¿en qué con­sis­te la for­ma­ción que ofre­céis? La for­ma­ción ba­se en prin­ci­pio es de un año. De oc­tu­bre a ju­nio, cua­tro días a la se­ma­na y mí­ni­mo son dos ho­ras dia­rias, otros son cua­tro o seis. Ca­da día tie­nen una asig­na­tu­ra: lu­cha es­cé­ni­ca, ma­ne­jo de es­pa­da me­die­val, pe­leas de wrestling… En vez de ma­te­má­ti­cas o quí­mi­ca, vas y te di­cen que hoy to­ca caí­da de es­ca­le­ras. En­ton­ces to­do el día a caer­te por las es­ca­le­ras, y aun­que te lle­ves unos cuan­tos mo­ra­to­nes, cuan­do te tie­nes que caer en es­ce­na lo tie­nes to­tal­men­te me­ca­ni­za­do. To­do lo que se te pue­da ocu­rrir son las co­sas que en­se­ña­mos a dia­rio. ¿Qué te di­ce la gen­te de tu pro­fe­sión? ¿Que es­tás lo­co? Bueno, la gen­te se asom­bra por­que en un prin­ci­pio es­to no es­ta­ba tec­ni­fi­ca­do. Antes era lla­mar a la gen­te del cir­co para las pe­lí­cu­las de Sa­muel Brons­ton y les de­cían “oye, ¿te atre­ves a ti­rar­te de un tren?”. Se ti­ra­ban y si que­rían cin­co re­pe­ti­cio­nes ha­bía cin­co es­pe­cia­lis­tas por­que se­gu­ro que se iban es­ca­cha­rran­do los po­bres. Aho­ra to­do eso es fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas. Yo “es­to va­le tan­to, pe­ro lo ha­ce­mos tres ve­ces”. Si sa­le a la primera, co­jo­nu­do. Los es­pe­cia­lis­tas te­ne­mos muy en­sa­ya­do lo que va­mos a ha­cer y muy me­ca­ni­za­do para in­ten­tar ha­cer­lo la mí­ni­ma can­ti­dad de ve­ces po­si­ble. Por ejem­plo, en El La­be­rin­to­de­lFauno hu­bo es­ce­nas que tu­vie­ron que re­pe­tir­se has­ta setenta ve­ces. En­ton­ces es nor­mal que el ac­tor llo­re y se quie­ra pe­gar un ti­ro. Ima­gí­na­te que yo ten­go que ha­cer una es­ce­na setenta ve­ces... Las pe­leas a ve­ces se re­pi­ten más. Por ejem­plo, en Dio­ses­deE­gip­to, hay una es­ce­na de pe­lea que no lle­ga ni a 30 se­gun­dos en­tre los pro­tas y en ro­da­je con ellos eso ha su­pues­to sie­te días más el en­tre­na­mien­to. Y de ahí, a ar­der en el anun­cio de la ham­bur­gue­sa más pi­can­te de Bur­ger King... Me en­can­ta el pi­can­te, tío. De he­cho co­lec­ciono de to­do el mun­do: wa­sa­bi, afri­cano, los chi­les de ár­bol me­xi­ca­nos… Eso no lo sa­bían pe­ro es que es ver­dad que me en­can­ta [ri­sas]. Que te lla­men para tra­ba­jar siem­pre está bien pe­ro que un es­pe­cia­lis­ta que no es co­no­ci­do pro­ta­go­ni­ce un anun­cio en vez de un ter­tu­liano del Sál­va­me ya es un lo­gro bas­tan­te gran­de para nues­tro mun­do. Si­te­mo­lael­ries­go,in­fór­ma­te­de­los­cur­sos­de for­ma­ción­dees­pe­cia­lis­tas­de­ci­ne.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.