Al­mas sen­si­bles

FHM - - SUMARIO -

Es­ta­mos de vuel­ta en el par­king y es ho­ra de la Atlas Sto­nes, cuan­do de pron­to em­pie­za a di­lu­viar. Los roa­dies se afa­nan en ta­par las pe­lo­tas gi­gan­tes y los cá­ma­ras de te­le­vi­sión en ta­par con plás­ti­cos su equi­po. En la tien­da de los atle­tas, al­guien ha pues­to a to­do vo­lu­men Sin­gin­gint­he­rain y un par de su­per­hom­bres es­can­di­na­vos bai­lan un vals en un char­co gi­gan­te. Oberst es­tá le­van­tan­do co­mo si fue­ran unas pe­sas a una gua­pa es­pec­ta­do­ra y Best se es­tá ras­can­do la es­pal­da con­tra un ár­bol, por­que es la úni­ca ma­ne­ra en la que un hom­bre de ver­dad de­be­ría ras­car­se.

En un mo­men­to, to­da la ten­sión de la com­pe­ti­ción que se res­pi­ra­ba en el ai­re pa­re­ce ha­ber­se eva­po­ra­do y los ce­ños frun­ci­dos se han trans­for­ma­do en son­ri­sas. In­clu­so el se­rio Thor se es­tá rien­do y la ca­ra de Big Z se ha con­ver­ti­do en la de un pe­rro La­bra­dor al que le es­tán ras­can­do la ba­rri­go­ta mien­tras su muy gua­pa es­po­sa le aba­ni­ca con una toa­lla.

Más tar­de, en la co­la del buf­fet coin­ci­di­mos con el hom­bre más fuer­te de Su­dá­fri­ca, Ger­hardt Van Sta­den, mi­ran­do fo­tos de gatitos en su iPho­ne. “Ten­go unas ga­nas lo­cas de vol­ver a ca­sa y ver a mis ca­cho­rri­tos” nos di­ce. “Ten­go quin­ce”. Se­gui­da­men­te tra­ta­mos de ga­nar­nos su amis­tad ha­blan­do de ga­tos fa­mo­sos de In­ter­net, pe­ro nos cor­ta ta­jan­te. “Ga­tos no, leo­nes”. En­ton­ces se le­van­ta la ca­mi­se­ta pa­ra re­ve­lar un mon­tón de enor­mes ci­ca­tri­ces en bra­zos y es­pal­da. “En Su­dá­fri­ca ten­go un san­tua­rio de ani­ma­les don­de en­se­ña­mos a pro­te­ger la na­tu­ra­le­za. Son mis be­bés, pe­ro su amor due­le a ve­ces”.

Echan­do un vis­ta­zo a es­te fes­ti­val de gi­gan­tes, se­ría fá­cil ca­li­fi­car­los de ta­ru­gos ca­cho-car­ne que usan to­dos los múscu­los del cuer­po ex­cep­to el que tie­nen en­tre las ore­jas. Pe­ro una vez que pa­sas un ra­to en su com­pa­ñía des­cu­bri­rás que son al­gu­nos de los se­res hu­ma­nos más mo­des­tos y sen­si­bles que te en­con­tra­rás nun­ca.

“Tie­nes que re­cor­dar que mu­chos de es­tos ti­pos ya eran enor­mes cuan­do eran críos, así que la gen­te siem­pre les ha te­ni­do mie­do” di­ce Best. “Si eres un gi­gan­tón y ac­túas co­mo un gi­li­po­llas, la gen­te no va a que­rer es­tar a tu la­do y es­ta­rás so­lo en el mun­do”.

Oberst se ha uni­do a no­so­tros en el buf­fet. “So­mos co­mo es­tre­llas fu­ga­ces. Bri­lla­mos mu­cho y vi­vi­mos rá­pi­do... pe­ro no mu­cho tiem­po”. ase­gu­ra con ca­ra se­ria. “En se­rio, ¿cuán­tos ti­pos de 80 años has vis­to de nues­tro ta­ma­ño?”.

En­ton­ces su es­tó­ma­go ru­ge con fuer­za. “Cui­da­do” di­ce en­tre ri­sas, “pue­de que que­ráis des­alo­jar la tien­da pa­ra lo que se ave­ci­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.