La Fir­ma In­vi­ta­da.

Una ex­per­ta cons­ta­ta el dul­ce mo­men­to que vi­ve la fic­ción te­le­vi­si­va na­cio­nal en el mun­do. Qui­zá por eso era la oca­sión de in­cluir en nues­tra sec­ción de crí­ti­cas, por vez pri­me­ra, y en for­ma­to de po­lé­mi­ca, una se­rie: ‘Éli­te’.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Con­cep­ción Cascajosa Vi­rino*.

“Los crea­do­res es­pa­ño­les ya re­pi­ten el man­tra: pa­ra triun­far glo­bal­men­te, hay que con­ser­var una iden­ti­dad na­cio­nal”

En ape­nas dos años, las se­ries es­pa­ño­las han da­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. El misterio ju­ve­nil Éli­te es un per­fec­to ejem­plo. El 5 de oc­tu­bre de 2018, su pri­me­ra tem­po­ra­da lle­ga­ba a la vez a los 137 mi­llo­nes de subs­crip­to­res de Net­flix en 190 paí­ses. Y aun­que sus da­tos de vi­sio­na­do per­ma­ne­cen tan ocul­tos co­mo los de otras de sus se­ries, la po­pu­lar apli­ca­ción pa­ra se­rié­fi­los TV Ti­me no tar­dó en acre­di­tar un éxi­to glo­bal: en ape­nas tres días, Éli­te se en­ca­ra­ma­ba a la pri­me­ra po­si­ción de su Bin­ge Re­port, que se­ña­la las fic­cio­nes más vis­tas en for­ma de ma­ra­tón. Diez días des­pués de su es­treno, ya era la cuar­ta se­rie más po­pu­lar en­tre los usua­rios de IMDB, ade­lan­tan­do, en­tre otras mu­chas, a Bet­ter Call Saul.

Éli­te ha se­gui­do la es­te­la en Net­flix de La ca­sa de pa­pel, la fic­ción en len­gua no in­gle­sa más vis­ta de la his­to­ria de la pla­ta­for­ma, y de su pri­me­ra se­rie en Es­pa­ña, Las chi­cas del ca­ble. Ya ha en­car­ga­do una ter­ce­ra tem­po­ra­da de

La ca­sa de pa­pel, con cu­yo crea­dor Álex Pi­na fir­mó ha­ce unos me­ses el ti­po de con­tra­to en ex­clu­si­vi­dad reservado pa­ra los show­run­ners nor­te­ame­ri­ca­nos. El au­men­to de los pro­yec­tos de Net­flix en Es­pa­ña, más de una de­ce­na en di­fe­ren­tes fa­ses de desa­rro­llo, ha lle­va­do a la com­pa­ñía a es­ta­ble­cer en Tres Can­tos el que se­rá su pri­mer cen­tro de pro­duc­ción eu­ro­peo.

No es la úni­ca pla­ta­for­ma que ha em­pu­ja­do a la fic­ción es­pa­ño­la ha­cia la glo­ba­li­za­ción. Mo­vis­tar+ ha pues­to en mar­cha una am­bi­cio­sa es­tra­te­gia de pro­duc­ción de fic­ción ori­gi­nal, con el ob­je­ti­vo de ofre­cer a sus abo­na­dos unas 12 tem­po­ra­das anua­les en VOD. Mien­tras que en La­ti­noa­mé­ri­ca la apues­ta ha si­do ofre­cer el con­te­ni­do en los ca­na­les de Te­le­fó­ni­ca, pa­ra otros te­rri­to­rios ha es­ta­ble­ci­do alian­zas con las gran­des dis­tri­bui­do­ras, co­mo Be­ta Film. Los re­sul­ta­dos no han tar­da­do en lle­gar: La pes­te se emi­tió en el Reino Uni­do por BBC4 y La zo­na es la pri­me­ra fic­ción es­pa­ño­la ad­qui­ri­da por un ca­nal pre­mium nor­te­ame­ri­cano (Starz).

El em­bar­ca­de­ro, crea­da por un ubi­cuo Álex Pi­na y Est­her Mar­tí­nez Lo­ba­to, fue una de las dos úni­cas se­ries se­lec­cio­na­das pa­ra con­tar con un es­treno de ga­la en el MIP­COM.

Es­te es­fuer­zo por po­si­cio­nar­se en el mer­ca­do glo­bal se ha ma­te­ria­li­za­do en un cam­bio en el mo­de­lo de pro­duc­ción, con tem­po­ra­das de me­nos ca­pí­tu­los y du­ra­cio­nes más cor­tas res­pec­to al ago­ta­dor es­tán­dar de 70 mi­nu­tos. Véan­se los cam­bios en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Vis a vis, re­su­ci­ta­da por Fox tras ser can­ce­la­da por An­te­na 3 en ba­se a sus ven­tas in­ter­na­cio­na­les. Los crea­do­res es­pa­ño­les tam­bién em­pie­zan a re­pe­tir el man­tra que des­de ha­ce ya mu­cho se es­cu­cha fue­ra: pa­ra triun­far glo­bal­men­te, hay que con­ser­var una iden­ti­dad na­cio­nal. Así, en su do­sier in­ter­na­cio­nal, Gi­gan­tes se pre­sen­ta co­mo un dra­ma fa­mi­liar con ele­men­tos sha­kes­pea­ria­nos, aun­que, co­mo en el ro­man­ce de Lor­ca, con po­bla­dos gi­ta­nos en lla­mas.

Por su par­te, a los po­si­bles com­pra­do­res de El em­bar­ca­de­ro se les re­cuer­da que la his­to­ria se desa­rro­lla en la be­lla Al­bu­fe­ra va­len­cia­na. La pro­pia Éli­te en­tron­ca con el muy ex­por­ta­ble gé­ne­ro del teen dra­ma, aun­que sin ob­viar ele­men­tos tan re­co­no­ci­bles pa­ra los es­pa­ño­les co­mo la co­rrup­ción po­lí­ti­ca. Una bue­na fac­tu­ra con pre­su­pues­tos li­mi­ta­dos e his­to­rias más pro­vo­ca­ti­vas y pe­ga­das a la reali­dad son los dos pun­tos fuer­tes de una fic­ción te­le­vi­si­va que, a su ma­ne­ra, tam­bién em­pie­za a ha­cer Mar­ca Es­pa­ña. *Con­cep­ción Cascajosa Vi­rino es di­rec­to­ra del Más­ter en Guión de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid con el Sin­di­ca­to AL­MA y au­to­ra del li­bro ‘La cul­tu­ra de las se­ries’ (2016).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.