Show­run­ners: Ex­pe­dien­te Gi­lli­gan.

Ha­ce 10 años, Vin­ce Gi­lli­gan es­tre­na­ba un clá­si­co de la his­to­ria de la TV, ‘Brea­king Bad’. Ha­bla­mos con el pa­dre de Wal­ter Whi­te y Saul Good­man apro­ve­chan­do su pa­so por el 5.º Se­rie­li­za­dos Fest.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ro­ger Sal­vans.

Un per­so­na­je cen­tral que co­men­za­ba sien­do el hé­roe, y ter­mi­na­ba sien­do el vi­llano. Em­pe­zar con

Mr. Chips, ter­mi­nar con Scar­fa­ce. Ese fue el pitch que pre­sen­té de Brea­king Bad (2008-2013) y la idea que re­cha­za­ron HBO, Show­ti­me, TNT, FX… To­das las ca­de­nas a ex­cep­ción de AMC. Pue­de que yo tam­bién la hu­bie­ra des­car­ta­do por­que, a ver, un show so­bre un hom­bre de me­dia­na edad con un cán­cer ter­mi­nal que se con­vier­te en el rey de la me­tan­fe­ta­mi­na, a prio­ri no tie­ne mu­chas op­cio­nes de fun­cio­nar. Pe­ro fun­cio­nó. Y por eso es­toy aquí. Vin­ce Gi­lli­gan (Rich­mond, Vir­gi­na, 1967) des­pa­cha así la esen­cia de la se­rie que lo ca­ta­pul­tó al olim­po de la TV y la ra­zón de su pre­sen­cia, co­mo in­vi­ta­do es­tre­lla, en la quin­ta edi­ción del Se­rie­li­za­dos Fest, el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Se­ries de Bar­ce­lo­na, don­de ha­bla­mos con él.

Sin mie­do a las con­se­cuen­cias. De lo que no nos di­mos cuen­ta has­ta años des­pués, es que, en reali­dad, Wal­ter nun­ca fue tan bueno. Lo era co­mo lo es mu­cha gen­te: por­que le da­ban mie­do las con­se­cuen­cias que aca­rrea no ser­lo. Por­que era un co­bar­de. Cuan­do ese mie­do des­apa­re­ce, cuan­do tus ac­tos no tie­nen con­se­cuen­cias o es­tas no te im­por­tan, se ve de qué pas­ta es­tás he­cho. Wal­ter ac­túa co­mo ac­túa por­que le ha­ce sen­tir bien. Y eso no lo te­nía­mos pla­nea­do, el per­so­na­je nos lle­vó has­ta ahí. Guio­nis­ta de ci­ne – de dos pe­lí­cu­las que no fue­ron bien, pun­tua­li­za so­bre Fue­go sal­va­je

(G. G. Ca­ron, 1993) y Ho­me fries

(D. Pa­ri­sot, 1998), y otra que… tam­po­co, di­ce de Han­cock (P. Berg, 2008), mi re­la­ción con la gran pan­ta­lla ha si­do un dra­ma–, Gi­lli­gan mar­ca un mo­men­to cla­ve en su ca­rre­ra co­mo es­cri­tor: mi pa­so por Ex­pe­dien­te X y tra­ba­jar con Ch­ris Car­ter.

La me­jor his­to­ria. Aun­que lo que se di­ce es­cri­bir, tra­ba­jar en una Wri­ter’s Room, eso no lo apren­dí en Ex­pe­dien­te X por­que… no ha­bía. Ca­da guio­nis­ta tra­ba­ja­ba en su his­to­ria, de for­ma in­di­vi­dual. Gi­lli­gan, fan de la se­rie, en­tró en con­tac­to con Car­ter y es­te le en­car­gó que es­cri­bie­ra un guión de prue­ba. Eso fue en 1994 y ese test aca­bó con­vir­tién­do­se en Soft Light, el 23.º epi­so­dio de la se­gun­da tem­po­ra­da: Mul­der y Scully in­ves­ti­gan un ca­so en el que la som­bra de un cien­tí­fi­co ad­quie­re per­so­na­li­dad pro-

“NO TE­NÍA­MOS NA­DA PEN­SA­DO. NI CON ‘BREA­KING BAD’ NI CON ‘BET­TER CALL SAUL’. UNA SE­RIE VA ADON­DE LA LLE­VAN

SUS PER­SO­NA­JES”

pia. Le se­gui­rían 28 guio­nes más y sie­te años li­ga­do a la se­rie co­mo pro­duc­tor.

A Ch­ris, una his­to­ria que es­tu­vie­ra so­lo bien no le va­lía. In­vo­lu­cra­ba a los guio­nis­tas en to­do el pro­ce­so. Íba­mos al ro­da­je, a Van­cou­ver, y es­pe­ra­ba de no­so­tros que so­lu­cio­ná­ra­mos las du­das del rea­li­za­dor y el cast; es­tu­vié­ra­mos pre­sen­tes en el mon­ta­je; to­má­se­mos de­ci­sio­nes so­bre la mú­si­ca… La ma­yo­ría de show­run­ners no de­jan que los guio­nis­tas va­yan ni al set. Ahí apren­dí qué cla­se de show­run­ner que­ría ser.

Sal­va­do por Wal­ter Whi­te. En 2001, Gi­lli­gan se en­car­ga­ría de Los pis­to­le­ros so­li­ta­rios, spin-off de Ex­pe­dien­te X que so­lo du­ra­ría 13 epi­so­dios: Me en­can­ta­ba esa se­rie. Su can­ce­la­ción me de­jó he­cho pol­vo. Los tres años si­guien­tes, Gi­lli­gan se har­tó de es­cri­bir, pe­ro na­da sa­lía ade­lan­te. Al me­nos en­ton­ces: en­tre los guio­nes de esos días se cuen­ta el de Battle Creek, otra se­rie fa­lli­da que, jun­to a Da­vid Shore (Hou­se), Gi­lli­gan co­man­dó en 2015. En mi vi­da he pa­sa­do dos ma­las ra­chas. Una fue an­tes de Ex­pe­dien­te X, tras el fra­ca­so de mis dos pri­me­ras

pe­lí­cu­las. La se­gun­da, los de des­pués de Ex­pe­dien­te X, ríe. No era tan­to un pro­ble­ma de di­ne­ro co­mo de que no me com­pra­ran na­da. Y que­ján­do­me de to­do con un ami­go que tam­bién era guio­nis­ta, Tho­mas Sch­nauz, jun­ta­mos dos no­ti­cias. La de un ti­po que co­ci­na­ba me­tan­fe­ta­mi­nas en ca­sa y sus ve­ci­nos ha­bían en­fer­ma­do y que Sa­dam

Hus­sein te­nía la­bo­ra­to­rios mó­vi­les pa­ra pre­pa­rar ar­mas quí­mi­cas. Bin­go.

Éxi­tos com­par­ti­dos. Se di­ce que la Wri­ter’s Room de Gi­lli­gan es la más fe­liz de la in­dus­tria. Él ase­gu­ra que, de ser­lo, es en be­ne­fi­cio pro­pio. Si te ro­deas de gen­te bue­na que pue­da tra­ba­jar sin mie­do a ex­pre­sar sus ideas por­que sa­ben que, por dis­pa­ra­ta­das que sean, na­die se lo re­pro­cha­rá, sa­les ga­nan­do. Pa­ra car­ta ga­na­do­ra, sin em­bar­go, Br­yan Crans­ton. Lo co­no­cía por­que ro­dó un epi­so­dio de Ex­pe­dien­te X en el que in­ter­pre­ta­ba a un mal ti­po que te­nía que caer bien al pú­bli­co, di­ce de Dri­ve (1998). Que­ría eso pa­ra Wal­ter. Des­de fue­ra pa­re­ce que Gi­lli­gan lo te­nía to­do pen­sa­do. Ni de le­jos. Ni con Brea­king Bad ni con Bet­ter Call Saul (2015-2019), di­ce del spin-off que li­de­ra Bob Oden­kirk. Con Pe­ter (Gould, co­crea­dor de la se­rie) nos di­ji­mos que es­ta­ría muy bien desa­rro­llar el per­so­na­je, ver de dón­de ve­nía. ¿Por qué Saul? Por­que nos di­ver­tía. Po­día ha­ber si­do cual­quier otro per­so­na­je… Tras fir­mar el con­tra­to pa­ra la pri­me­ra tem­po­ra­da, Pe­ter y yo nos mi­ra­mos y nos di­ji­mos ¿Y aho­ra, qué?, ríe. Creía­mos que nos iba a sa­lir al­go có­mi­co y es tan os­cu­ra co­mo Brea­king Bad. Una se­rie va adon­de la lle­van sus per­so­na­jes… Lo que te­nía­mos cla­ro era que de­bía­mos ser muy cui­da­do­sos en de­jar caer en la tra­ma per­so­na­jes de Brea­king Bad. En­ton­ces, ¿hay es­pe­ran­zas de que Saul nos lle­ve ha­cia Jes­se Pink­man, el rol que in­ter­pre­ta­ba Aa­ron Paul? ¿Sa­bes? A mí tam­bién me gus­ta­ría sa­ber có­mo le ha ido du­ran­te es­te tiem­po a Jes­se. Ya ve­re­mos.

‘BREA­KING BAD’ PUE­DE VER­SE COM­PLE­TA EN NET­FLIX Y MO­VIS­TAR SE­RIES

LA TEM­PO­RA­DA 4 DE ‘BET­TER CALL SAUL’ ES­TÁ DIS­PO­NI­BLE EN MO­VIS­TAR SE­RIES

1. ‘Los pis­to­le­ros so­li­ta­rios’ (2001), spin-off de ‘Ex­pe­dien­te X’ que Gi­lli­gan co­man­dó jun­to a Ch­ris Car­ter, John Shi­ban y Frank Spot­nitz. 2. Otra se­rie que so­lo aguan­tó una tem­po­ra­da: ‘Battle Creek’ (2015). 3. ‘Dri­ve’, el se­gun­do epi­so­dio de la sex­ta tem­po­ra­da de ‘Ex­pe­dien­te X’ unió los des­ti­nos de Gi­lli­gan y Br­yan Crans­ton. 4. En sus cin­co tem­po­ra­das, ‘Brea­king Bad’ ama­só 16 pre­mios Emmy y dos Glo­bos de Oro, eri­gién­do­se co­mo una de las se­ries más re­ve­ren­cia­das de la TV. 5. Reu­nión de vie­jos co­no­ci­dos en ‘Bet­ter Call Saul’: Gus (Gian­car­lo Es­po­si­to), Saul (Bob Oden­kirk) y Mi­ke ( Jo­nat­han Banks).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.