Pa­co León, por Ar­de Ma­drid.

TES­TI­GO DE LA DOL­CE VI­TA CA­ÑÍ

Fotogramas - - SUMARIO - Por: Ana San­tos. Fo­tos: Bernardo Do­ral. Rea­li­za­ción: Daniela Gu­tié­rrez y Cla­ri­sa Ga­vri­la.

Un es­pí­ri­tu li­bre co­mo él so­lo po­día caer ren­di­do an­te una mu­jer in­dó­mi­ta co­mo

Ava Gard­ner. Ella es su mu­sa y la pro­ta­go­nis­ta de ‘Ar­de

Ma­drid’, una se­rie en la que el hu­mor se mez­cla con el re­tra­to de una épo­ca en blan­co y ne­gro.

Va a mil por ho­ra. Lle­ga pun­tual a la se­sión de fo­tos y sa­lu­da al equi­po mien­tras to­ma de­ci­sio­nes a tra­vés de un pin­ga­ni­llo que le de­ja las ma­nos li­bres pa­ra lo que se ter­cie. Por­que en es­tos mo­men­tos, el se­vi­llano de­be de ser lo más pa­re­ci­do a un ma­la­ba­ris­ta ejer­ci­tán­do­se en un cir­co de tres pis­tas. Es­tá a pun­to de es­tre­nar Ar­de Ma­drid (Mo­vis­tar+), la se­rie que ha crea­do y di­ri­gi­do jun­to a su pa­re­ja y ma­dre de su hi­ja Ma­nue­la, la guio­nis­ta y di­rec­to­ra ca­ta­la­na An­na R. Cos­ta, y se ha pro­pues­to que sea el fe­nó­meno te­le­vi­si­vo del que to­do el mun­do ha­ble in­clu­so an­tes de que se es­tre­ne. Lo que no se co­mu­ni­ca, no exis­te, afir­ma. Pe­ro no se tra­ta de ven­der una mo­to, sino de res­pon­sa­bi­li­dad con tu tra­ba­jo, des­de el prin­ci­pio has­ta el fi­nal. Se ha­cen co­sas tan bo­ni­tas que no ve na­die, que ha­ce tiem­po que me pro­me­tí que ha­ría to­do lo po­si­ble pa­ra que a mí no me pa­sa­ra lo mis­mo.

UNA BO­TE­LLA DE ‘BOUR­BON’ DE UN TRA­GO

Tal vez sea esa la ra­zón por la que León se pres­ta a to­do me­nos a afei­tar­se el bi­go­te que ha he­re­da­do de Ma­no­lo, el chó­fer bus­ca­vi­das que in­ter­pre­ta en Ar­de Ma­drid. Un per­so­na­je que em­pe­zó a co­brar vi­da ha­ce seis años, cuan­do un ami­go le con­tó que cuan­do Ava Gard­ner vi­vió en Ma­drid fue ve­ci­na del ex pre­si­den­te ar­gen­tino Juan Do­min­go Pe­rón y la re­la­ción en­tre am­bos era tan ten­sa, de­bi­do a las in­ter­mi­na­bles fies­tas de la ac­triz, que ella so­lía gri­tar­le por la ven­ta­na: Pe­rón, ca­brón; Pe­rón, ma­ri­cón. Es­ta anéc­do­ta fue su­fi­cien­te pa­ra que la crea­ti­vi­dad del in­tér­pre­te, en per­pe­tua efer­ves­cen­cia, vie­ra que ahí es­ta­ba esa se­rie que lle­va­ba tiem­po bus­can­do. To­da­vía es­toy alu­ci­na­do de que a na­die se le hu­bie­ra ocu­rri­do an­tes ha­cer una fic­ción a par­tir de la vi­da de Gard­ner en Es­pa­ña, re­co­no­ce.

Y es que no es fá­cil en­con­trar una épo­ca que dé tan­to jue­go pa­ra fa­bu­lar co­mo aque­lla. Es­ta­mos en los años 50 y 60, cuan­do la Es­pa­ña go­ber­na­da por Fran­co y la igle­sia ca­tó­li­ca tam­bién era el lu­gar es­co­gi­do pa­ra ro­dar su­per­pro­duc­cio­nes holly­woo­dien­ses co­mo El Cid (Ant­hony Mann, 1961) o 55 días en Pe­kín (Ni­cho­las Ray, Guy Green, 1963). Fue pre­ci­sa­men­te en una de ellas, Pan­do­ra y el ho­lan­dés erran­te (Al­bert Le­win, 1951), cuan­do la es­tre­lla des­em­bar­có en la Cos­ta Bra­va y se enamo­ró del Spain is dif­fe­rent. Po­co des­pués se ins­ta­ló en Ma­drid y su idi­lio con la ca­pi­tal se pro­lon­gó du­ran­te más de una dé­ca­da en la que, más allá de le­yen­das, no fal­ta­ron ro­man­ces con to­re­ros, juer­gas de gi­ta­nos y aris­tó­cra­tas y re­sa­cas de sol y som­bra. Se­xo, dro­gas y rock and roll en ver­sión ca­ñí. Ade­más de be­llí­si­ma, era pu­ra ener­gía; te­nía una per­so­na­li­dad li­bé­rri­ma y era ca­paz de be­ber­se una bo­te­lla de bour­bon de un tra­go.

Pe­ro no que­ría­mos cen­trar­nos en los co­ti­lleos, sino mos­trar esa so­cie­dad lle­na de con­tras­tes des­de el pun­to de vis­ta de los cria­dos, ex­pli­ca. De he­cho, An­na y yo nos au­to­im­pu­si­mos des­de el prin­ci­pio la obli­ga­ción de no con­tar na­da que no ob­ser­va­ra o es­cu­cha­ra el ser­vi­cio.

Po­ner­se de acuer­do con An­na R. Cos­ta, su pa­re­ja, no ha si­do igual de fá­cil du­ran­te el ro­da­je. Aun­que Pa­co y ella ya ha­bían co­la­bo­ra­do en al­gu­nos cor­tos co­mo Con len­gua (2006), di­ri­gi­do por ella, es­ta se­rie ha si­do el pri­mer pro­yec­to de en­ver­ga­du­ra que com­par­ten. La ver­dad es que no to­do eran uni­cor­nios y ar­coí­ris, por­que tra­ba­jar en pa­re­ja es du­rí­si­mo y An­na y yo nos he­mos ‘ma­ta­do’. Nos com­pe­ne­tra­mos bien, pe­ro ella es muy di­rec­to­ra, y yo tam­bién, y a ve­ces sal­ta­ban chis­pas. Pe­ro cuan­do hay pa­sión, tam­bién hay re­con­ci­lia­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas. Su­pon­go que re

pe­ti­re­mos…, va­ti­ci­na con una son­ri­sa.

PRE­SUN­TO GOL­FO

Si al­go tie­nen en co­mún Ava Gard­ner y Pa­co León es que las nor­mas no se hi­cie­ron pa­ra ellos. Pa­ra mí la de­fi­ni­ción del éxi­to es po­der ha­cer lo que te dé la ga­na. Y pa­ra eso no ne­ce­si­tas ni di­ne­ro, ni re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, ni na­da. Me en­can­ta­ría te­ner la va­len­tía de mu­je­res co­mo Ava Gard­ner o mi ma­dre, que son ico­nos de li­ber­tad. Te­ne­mos mu­cha más de la que uti­li­za­mos y de­be­ría­mos sa­ber dis­fru­tar­la. Yo te ju­ro que no ten­go nin­gu­na in­ten­ción de pro­vo­car pe­ro vi­vo to­do con na­tu­ra­li­dad y no­to que eso es muy es­can­da­lo­so. En es­tos tiem­pos en los que im­pe­ra la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, la na­tu­ra­li­dad es lo más sub­ver­si­vo que hay, di­ce. Por­que Pa­co, que acos­tum­bra a re­ga­lar ti­tu­la­res por sus de­cla­ra­cio­nes o sus ya fa­mo­sos des­nu­dos en Ins­ta­gram, pro­yec­ta una ima­gen que no se co­rres­pon­de con la reali­dad. Cuan­do lle­va el uni­for­me de tra­ba­jo lo da to­do, pe­ro cuan­do se lo qui­ta es un hom­bre que tra­ta de pa­sar inad­ver­ti­do. Yo no he vi­vi­do eso de ve­nir a Ma­drid pa­ra ha­cer to­do lo que no po­días ha­cer en tu pue­blo. La gen­te se sor­pren­de por­que cree que soy un gol­fo, pe­ro la ver­dad es que ape­nas sal­go y soy bas­tan­te tí­mi­do y me­ti­do pa­ra den­tro, afir­ma.

Cuan­do en 2012, una des­co­no­ci­da Car­mi­na Ba­rrios, su ma­dre, re­co­gió en el Fes­ti­val de Má­la­ga la Biz­na­ga de Pla­ta por Car­mi­na o re­vien­ta, di­jo: Iba a dar­le las gra­cias a mi hi­jo, pe­ro no lo voy a

ha­cer por­que creo que es él quien me las de­be­ría dar a mí. Y no le fal­ta­ba ra­zón. Por­que la ne­ce­si­dad de mos­trar la arro­lla­do­ra per­so­na­li­dad de su pro­ge­ni­to­ra lo lle­vó a rein­ven­tar­se de­trás de la cá­ma­ra. Y, de re­pen­te, el en­tra­ña­ble Luis­ma de Aí­da se des­ta­pó co­mo un di­rec­tor con un uni­ver­so pro­pio, co­mo con­fir­ma­rían des­pués Car­mi­na y amén (2014) y Ki­ki, el amor se ha­ce (2016). Ade­más, co­mo ac­tor no ha de­ja­do de cre­cer con nue­vos re­gis­tros. Es­te año lo he­mos vis­to en La tri­bu (Fer­nan­do Co­lo­mo) y en las se­ries La pes­te (Al­ber­to Ro­drí­guez) y la me­xi­ca­na La ca­sa de las flo­res (Ma­no­lo Ca­ro), uno de los fe­nó­me­nos del año. No lo es­pe­ra­ba pa­ra na­da, pe­ro me en­can­ta ha­cer las Amé­ri­cas por­que creo que la fic­ción que se es­tá ha­cien­do allí es de lo más in­tere­san­te que hay, afir­ma. Di­je que sí al pro­yec­to sin sa­ber que iba a ha­cer de una abo­ga­da tran­se­xual, y cuan­do me lo co­men­ta­ron pen­sé: ¡Qué me es­tás con­tan­do!, pe­ro tam­bién me pa­re­ció un re­to. Yo ha­bía in­ter­pre­ta­do a mu­je­res des­de la pa­ro­dia, pe­ro aquí no po­día caer en al­go bur­do. Pen­sé que iba a ser el blan­co per­fec­to pa­ra crí­ti­cas de­vas­ta­do­ras, pe­ro la ma­yo­ría de los co­men­ta­rios, in­clu­so des­de co­lec­ti­vos trans, han aplau­di­do el res­pe­to con el que se abor­da el per­so­na­je.

¿FU­TU­RO DI­SE­ÑA­DOR DE MUE­BLES?

A pe­sar del mo­men­to que vi­ve, León se re­sis­te a re­co­no­cer que es un hom­bre de éxi­to: Me po­dría ha­ber ido me­jor, di­ce. Cuan­do a las ocho de la ma­ña­na tie­nes que lle­var a tu hi­ja al co­le­gio no te crees na­die por­que so­lo eres el pa­pá de Ma­nue­la. Ade­más, si he lle­ga­do has­ta aquí no creo que ha­ya si­do por mi ta­len­to, que es más bien li­mi­ta­do. Ten­go un po­qui­to, co­mo to­do el mun­do, pe­ro so­lo con ta­len­to no se va a nin­gún si­tio. Yo co­noz­co a gen­te bri­llan­te que no lle­ga a na­da por­que no tie­ne la in­te­li­gen­cia de sa­ber pro­yec­tar­lo, suer­te, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, va­len­tía…, ex­pli­ca.

Por eso, ha­blar de una se­gun­da tem­po­ra­da de Ar­de Ma­drid cuan­do to­da­vía no se ha es­tre­na­do la pri­me­ra se­ría una lo­cu­ra si no fue­ra por­que se tra­ta de Pa­co León, que ya ad­mi­te te­ner en la ca­be­za una tra­ma muy po­ten­te. Sí, me re­la­jo po­co, de­be­ría ha­cer­lo más, pe­ro me apa­sio­na mi tra­ba­jo y le de­di­co to­do mi tiem­po y ener­gía. Aca­bo ago­ta­do y ago­to a to­do el mun­do, pe­ro siem­pre des­de el pla­cer. Soy he­do­nis­ta y, si lo bueno es fá­cil, mu­cho me­jor. A ve­ces ten­go la in­cer­ti­dum­bre de si es­ta efer­ves­cen­cia crea­ti­va se aca­ba­rá al­gún día, por­que yo tien­do a abu­rrir­me de mí mis­mo y mi am­bi­ción es bus­car cons­tan­te­men­te co­sas nue­vas que me in­tere­sen. Me re­la­ja mu­cho pen­sar que tam­bién po­dría de­di­car­me a di­se­ñar mue­bles, por­que me en­can­ta y no lo ha­go mal. Hay mil his­to­rias que me apa­sio­nan y me es­tre­sa pen­sar que so­lo ten­go una vi­da pa­ra ha­cer­las.

El ac­tor es­tá im­pa­ra­ble. A su con­tro­ver­ti­do pa­pel en la se­rie me­xi­ca­na ‘La ca­sa de las flo­res’ se une el es­treno de ‘Ar­de Ma­drid’.

1. De­bi Ma­zar (Ava Gard­ner) pa­sean­do por Ma­drid.2. Re­crea­ción del bau­ti­zo de An­to­nio Flo­res con los ca­meos de Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo in­ter­pre­tan­do a su ma­dre, la du­que­sa de Al­ba, y Ele­na Fu­ria­se a su ta­ta, Car­men Ma­teo.3. Pa­co León (Ma­no­lo) ha­cien­do ne­go­cios con un tur­bio jo­ye­ro in­ter­pre­ta­do por Ma­nuel Man­qui­ña.

1. Car­mi­na Ba­rrios, ma­dre de Pa­co León, dan­do vi­da a la San­so­na del si­glo XX, una mu­jer for­zu­da que exis­tió en los años 60.2. In­ma Cues­ta(Ana Ma­ri) y An­na Cas­ti­llo (Pi­lar), las cria­das deAva Gard­ner.3. Ju­lián Vi­lla­grán (Flo­ren), con­flic­ti­vo her­mano deIn­ma Cues­ta, ‘per­vir­tien­do’ al ser­vi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.