Spi­ke Lee, por In­fil­tra­do en el KKK­lan.

‘In­fil­tra­do en el KKK­lan’. Tras una ca­rre­ra mar­ca­da por el re­tra­to de la cul­tu­ra afro­ame­ri­ca­na, Spi­ke Lee des­ta­pa las re­so­nan­cias ac­tua­les de la odi­sea de un detective de po­li­cía ne­gro in­fil­tra­do en el Ku Klux Klan en los años 70.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ma­nu Yá­ñez (Fes­ti­val de Can­nes).

DE QUÉ VA: Co­lo­ra­do Spring, años 70. El detective Ron Stall­worth (John Da­vid Was­hing­ton) se in­fil­tra en el Ku Klux Klan con la ayu­da de su com­pa­ñe­ro Flip Zim­mer­man (Adam Dri­ver).

Spi­ke Lee, el po­lí­ti­co. Cuan­do uno en­tre­vis­ta al au­tor de clá­si­cos mo­der­nos co­mo Haz lo que de­bas (1989) o La úl­ti­ma no­che (2002), no hay ma­ne­ra de es­qui­var sus dos te­mas fa­vo­ri­tos: el de­por­te y la po­lí­ti­ca. Así, cuan­do el re­por­te­ro de FO­TO­GRA­MAS se pre­sen­ta co­mo Ma­nu de Bar­ce­lo­na, Lee res­pon­de con un ex­tá­ti­co ¡Ooouuu, Mes­siiiii!, pa­ra a con­ti­nua­ción, en cla­ve más re­fle­xi­va, apun­tar: Oye, pe­ro no aca­bo de en­ten­der lo que es­tá pa­san­do en­tre Ma­drid y vues­tra gen­te, di­ce re­fi­rién­do­se al pro­ce­so ca­ta­lán. Es una lo­cu­ra… pe­ro bueno, po­dría­mos pa­sar­nos dos días char­lan­do del te­ma y qui­zá aún no lo en­ten­de­ría. Lo de­ja­mos pa­ra la pró­xi­ma, ¿ok? Per­fec­to, me­jor abor­dar las ten­sio­nes ra­cia­les en la Amé­ri­ca ac­tual, par­ti­cu­lar­men­te pal­pa­bles des­de la lle­ga­da de Do­nald Trump al po­der. Una reali­dad que Lee te­nía muy en men­te cuan­do de­ci­dió di­ri­gir In­fil­tra­do en el KKK­lan: Jor­dan Pee­le –di­rec­tor de Dé­ja­me sa­lir (2017) y pro­duc­tor del film– me lla­mó y me ex­pli­có la in­creí­ble his­to­ria de Ron Stall­worth, un po­li­cía ne­gro que se in­fil­tró en el Ku Klux Klan en los años 70, ex­pli­ca Lee. Nues­tra mi­sión fue co­nec­tar esa his­to­ria si­tua­da en la era de la Gue­rra de Viet­nam y lle­var­la a nues­tros días. La reali­dad ac­tual en Es­ta­dos Uni­dos es el re­sul­ta­do de to­da una his­to­ria de re­pre­sión y vio­len­cia lle­va­da a ca­bo con­tra el pue­blo afro­ame­ri­cano.

Spi­ke Lee, el hom­bre in­dig­na­do. Des­de los me­dios, se me sue­le eti­que­tar co­mo ‘Spi­ke Lee, el di­rec­tor ne­gro in­dig­na­do’. ¡Co­mo si no tu­vie­se mo­ti­vos pa­ra es­tar­lo! Los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca se fun­da­ron gra­cias al ge­no­ci­dio de los nativos ame­ri­ca­nos y gra­cias a la es­cla­vi­tud, afir­ma ro­tun­da y so­lem­ne­men­te el ci­neas­ta de

Brooklyn, que ha de­ci­di­do clau­su­rar su nue­va pe­lí­cu­la con un mon­ta­je de imá­ge­nes de los in­ci­den­tes ocu­rri­dos en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, el 12 de agos­to de 2017, don­de la ac­ti­vis­ta por los de­re­chos ci­vi­les Heat­her He­yer mu­rió atro­pe­lla­da por Ja­mes Alex Fields Jr., un jo­ven su­pre­ma­cis­ta blan­co de ideo­lo­gía na­zi. Ver aquel co­che aba­lan­zán­do­se con­tra la mu­che­dum­bre me rom­pió el co­ra­zón, re­ve­la Lee. Lla­mé a la ma­dre de He­yer pa­ra trans­mi­tir­le mis con­do­len­cias y pe­dir­le per­mi­so pa­ra uti­li­zar imá­ge­nes del ata­que. Aque­llo fue un ac­to te­rro­ris­ta. En la rue­da de pren­sa en el Fes­ti­val de Can­nes, don­de In­fil­tra­do

en el KKK­lan se al­zó con el Gran Pre­mio del Ju­ra­do, Lee mos­tró to­do su re­cha­zo con­tra la reac­ción de Trump an­te aquel trá­gi­co acon­te­ci­mien­to: Aquel ca­bro­na­zo tu­vo la opor­tu­ni­dad de apos­tar por el amor y re­ne­gar de la vio­len­cia, pe­ro el ca­pu­llo de­ci­dió no en­fren­tar­se al jo­di­do Ku Klux Klan y a aque­llos ca­bro­na­zos na­zis.

Spi­ke Lee, el ci­né­fi­lo. Al di­rec­tor de Mal­colm X (1992) le gus­ta fir­mar sus pe­lí­cu­las co­mo A Spi­ke Lee Joint, que po­dría tra­du­cir­se co­mo Un cuel­gue de Spi­ke Lee. Pre­gun­ta­mos al ci­neas­ta cuá­les son los in­gre­dien­tes bá­si­cos de sus cuel­gues: Pues una gran ban­da so­no­ra, bue­na fo­to­gra­fía, un mon­ta­je con rit­mo, un ves­tua­rio mo­lón y, cla­ro, una gran his­to­ria. En In­fil­tra­do en el KKK­lan, pe­lí­cu­la ba­sa­da en el li­bro de me­mo­rias de Ron Stall­worth, hay dos in­gre­dien­tes más que Lee sa­be com­bi­nar co­mo na­die: dra­ma y hu­mor. Me gus­ta que la gen­te se ría con mis pe­lí­cu­las, pe­ro que esa ri­sa les lle­ve a la re­fle­xión, de­fien­de el di­rec­tor.

Pe­ro no he in­ven­ta­do na­da. Mu­chos de mis di­rec­to­res fa­vo­ri­tos son gran­des prac­ti­can­tes del ci­ne se­rio con hu­mor: pien­so en el Stan­ley Ku­brick de ¿Te­lé­fono ro­jo? Vo­la­mos ha­cia Mos­cú (1964),

en el Sid­ney Lu­met de Net­work, un mun­do im­pla­ca­ble (1976), el Elia Ka­zan de Un ros­tro en la mul­ti­tud (1957) o el Billy Wil­der de Trai­dor en el in­fierno (1953). Lee tie­ne ci­tas ci­né­fi­las pa­ra to­do. Pre­gun­ta­do por la me­jor ma­ne­ra de de­fi­nir la si­tua­ción de Amé­ri­ca y el mun­do a día de hoy, el ci­neas­ta res­pon­de: Es­ta­mos vi­vien­do el año que vi­vi­mos pe­li­gro­sa­men­te, en re- fe­ren­cia a la pe­lí­cu­la que, en 1982, di­ri­gió Pe­ter Weir y li­de­ra­ron Mel Gib­son, Si­gour­ney Wea­ver y Lin­da Hunt.

Spi­ke Lee, el hom­bre de fa­mi­lia. Cuan­do le pre­gun­ta­mos por el cas­ting de In­fil­tra­do en el KKK­lan, Lee apun­ta que, des­de el prin­ci­pio, pen­sé en John Da­vid (Was­hing­ton) pa­ra el pa­pel de Ron Stall­worth. El hi­jo ma­yor de Den­zel Was­hing­ton, que en los úl­ti­mos años ha ga­na­do po­pu­la­ri­dad gra­cias a su pa­pel en la se­rie

Ba­llers de HBO, de­bu­tó en la gran pan­ta­lla con so­lo 6 años en Mal­colm X, pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por su pa­dre, ac­tor fe­ti­che de Lee. Los Was­hing­ton y los Lee es­ta­mos muy uni­dos, y ca­da día más por­que nues­tros hi­jos tie­nen la mis­ma edad y son ami­gos, ex­pli­ca el ci­neas­ta. El víncu­lo per­so­nal-pro­fe­sio­nal se ex­tien­de a Pau­let­ta Was­hing­ton, la es­po­sa de Den­zel, que apa­re­ce en No­la Dar­ling, la re­cien­te se­rie de Lee pa­ra Net­flix. Por su par­te, John Da­vid Was­hing­ton, de 34 años, ex­pli­ca a FO­TO­GRA­MAS que

to­da mi vi­da he que­ri­do ser ac­tor, pe­ro en mi ado­les­cen­cia me vol­ví un chi­co in­tro­ver­ti­do y re­bel­de, y des­cu­brí que a tra­vés del fút­bol ame­ri­cano po­día ex­pre­sar lo que lle­va­ba den­tro. Aun­que des­pués, co­mo pro­fe­sio­nal (Was­hing­ton ju­gó en los Sa­cra­men­to Moun­tain Lions, los St. Louis Rams y, en 2007, en el equi­po de la NFL Eu­ro­pe Rhein Fi­re), des­cu­brí la ca­ra más du­ra de ese de­por­te: su­frí frac­tu­ras de me­nis­co, del ten­dón de Aqui­les, en la cos­ti­llas… Por suer­te, aún soy ca­paz de me­mo­ri­zar lí­neas de diá­lo­go, afir­ma ali­via­do la nue­va es­tre­lla del clan Was­hing­ton.

ES­TRENO: 31 OC­TU­BRE Bla­cK­kK­lans­man (Es­ta­dos Uni­dos, 2018, 135 min.). CO­ME­DIA DRA­MÁ­TI­CA.

“Me gus­ta que la gen­te se ría con mis pe­lí­cu­las, pe­ro que esa ri­sa les lle­ve a la re­fle­xión. Mis di­rec­to­res fa­vo­ri­tos prac­ti­can el ci­ne se­rio con hu­mor”

Adam Dri­ver es Flip Zim­mer­man, el com­pa­ñe­ro de Stall­worth (Was­hing­ton).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.