Pa­blo Tra­pe­ro, por La quie­tud.

‘La quie­tud’. Pa­blo Tra­pe­ro nos ha­bla de su de­but en el me­lo­dra­ma, la his­to­ria de una fa­mi­lia aco­mo­da­da con la que se aden­tra en un uni­ver­so fe­me­nino jun­to a Bé­ré­ni­ce Be­jo y Mar­ti­na Gus­man.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Da­niel Mar­tí­nez Man­ti­lla (To­ron­to).

DE QUÉ VA: Tras va­rios años se­pa­ra­das, dos her­ma­nas se re­en­cuen­tran en ‘La quie­tud’, la man­sión fa­mi­liar en la que re­sur­gi­rán se­cre­tos del pa­sa­do que las pon­drán a prue­ba.

Es­treno en el me­lo­dra­ma. Pa­blo Tra­pe­ro (Bue­nos Ai­res, 1971) que­ría vol­ver a con­tar his­to­rias de mu­je­res tras el éxi­to y la tes­tos­te­ro­na de El clan, el th­ri­ller cri­mi­nal que le dio el Gran Pre­mio del Ju­ra­do del Fes­ti­val de Ve­ne­cia en 2015. Pa­ra mí era un desafío ha­cer un re­tra­to tan ín­ti­mo de es­tas her­ma­nas. El uni­ver­so, los per­so­na­jes y la am­bien­ta­ción no tie­nen na­da que ver con mi an­te­rior pe­lí­cu­la, pe­ro en La quie­tud tam­bién te­ne­mos a una fa­mi­lia en­do­gá­mi­ca lle­na de mis­te­rios, re­co­no­ce el ci­neas­ta. Los víncu­los, la ca­sa, el pa­sa­do, la Ar­gen­ti­na… Son ele­men­tos que pa­re­cen más de me­lo­dra­ma que de la vi­da real. Lo que me en­can­ta del gé­ne­ro es que co­ge ca­sos ex­tre­mos de la reali­dad y los con­vier­te en fic­ción.

To­do que­da en ca­sa. Los orí­ge­nes de La quie­tud se re- mon­tan a ma­yo de 2011, cuan­do Mar­ti­na Gus­man, es­po­sa y mu­sa de Tra­pe­ro, ejer­ció de ju­ra­do en Can­nes el año de The Ar­tist. Cuan­do co­no­cí a Bé­ré­ni­ce Be­jo me que­dé im­pac­ta­do con el pa­re­ci­do fí­si­co con Mar­ti­na. En el fes­ti­val las con­fun­dían cons­tan­te­men­te. En­ton­ces les pro­me­tí que al­gún día es­cri­bi­ría una pe­lí­cu­la en la que ellas ha­rían de her­ma­nas, re­cuer­da el ar­gen­tino. Los pa­re­ci­dos en­tre Be­jo y Gus­man van más allá de lo fí­si­co. Las dos ac­tri­ces es­tán ca­sa­das con un di­rec­tor (Mi­chel Ha­za­na­vi­cius en el ca­so de la pri­me­ra) con el que com­par­ten su vi­da de­lan­te y de­trás de las cá­ma­ras. Yo es­ta­ba de­sean­do vol­ver a tra­ba­jar con Mar­ti­na. To­do el per­so­na­je de Mia es­tá es­cri­to al­re­de­dor de ella. La quie­tud es la pri­me­ra pe­lí­cu­la del ma­tri­mo­nio des­de el dra­ma Ele­fan­te blan­co, con el que con­cur­sa­ron en el Fes­ti­val de Can­nes de 2012.

Un per­so­na­je más. La man­sión fa­mi­liar que da nom­bre a la pe­lí­cu­la es un ele- men­to cla­ve en la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Pa­blo Tra­pe­ro. Tu­vi­mos mu­cha suer­te al en­con­trar es­ta ca­sa. No fue fá­cil dar con ella. Es­te ti­po de pro­pie­da­des per­te­ne­cen a fa­mi­lias que no ne­ce­si­tan el di­ne­ro que tú pue­des ofre­cer­les por al­qui­lar­las. El ries­go a que ha­ya ro­bos es real. Gran par­te del atre­zo era ori­gi­nal de la ca­sa. Ha­bía pie­zas de mu­seo que, li­te­ral­men­te, lle­va­ban nú­me­ro de se­rie de­mos­tran­do su au­ten­ti­ci­dad.

Si­guien­do a los maes­tros. No ha vuel­to a ver­los pa­ra pre­pa­rar La quie­tud, pe­ro pa­ra el di­rec­tor hay clá­si­cos del me­lo­dra­ma que lo mar­ca­ron co­mo ci­né­fi­lo y

ci­neas­ta. En la pe­lí­cu­la hay re­fe­ren­cias a Luis Bu­ñuel, Al­fred Hitch­cock e Ing­mar Berg­man. De El án­gel ex­ter­mi­na­dor pue­des en­con­trar la sen­sa­ción de es­tos per­so­na­jes que no pue­den sa­lir de un es­pa­cio que los opri­me y as­fi­xia; la man­sión fa­mi­liar re­cuer­da a la ca­sa de Re­be­ca, y las re­la­cio­nes per­so­na­les me ha­cen pen­sar en Per­so­na.

ES­TRENO: 9 NO­VIEM­BRE La quie­tud (Ar­gen­ti­na, 2018, 117 min.). TH­RI­LLER DRA­MÁ­TI­CO.

Las her­ma­nas Eu­ge­nia y Mia: Bé­ré­ni­ce Be­jo y Mar­ti­na Gus­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.