Fo­to­ma­tón: Lo­ren­zo Fe­rro.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ós­car Ca­bre­ra.

Pro­ta­go­ni­za ‘El án­gel’, un th­ri­ller acla­ma­do en Can­nes y San Se­bas­tián en el que de­bu­ta con arro­lla­do­ra per­so­na­li­dad. Fe­rro (Bue­nos Ai­res, 1998) es el psi­có­pa­ta Car­los Ro­ble­do Puch, un an­ge­li­cal ho­mi­ci­da au­tor de 11 ase­si­na­tos, dos vio­la­cio­nes y 17 ro­bos en 1971.

¿Cuán­do fue la pri­me­ra vez que pen­só en ser ac­tor? Cuan­do me di­je­ron que me ha­bían se­lec­cio­na­do pa­ra la pe­lí­cu­la, des­pués de sie­te cas­tings. Los productores no es­ta­ban con­ven­ci­dos por­que era mi pri­mer tra­ba­jo, pe­ro Luis Or­te­ga [el di­rec­tor] apos­tó por mí. Aho­ra es mi her­mano. Sen­tí mu­cha ale­gría, y tam­bién bas­tan­te pre­sión, por ser el pro­ta­go­nis­ta.

¿Cuán­do vio que lo ha­bía con­se­gui­do? Cuan­do me lla­mó Luis des­pués de la úl­ti­ma reu­nión y me di­jo que es­ta­ba he­cho.

¿A quién ad­mi­ra­ba de pe­que­ño? A Bat­man. No sé por qué; qui­zá por­que al fi­nal ga­na al Gua­són [Jo­ker].

¿A quién ad­mi­ra aho­ra?

Al rea­li­za­dor Stan­ley

Ku­brick, so­bre to­do por Atra­co per­fec­to (1956).

¿Qué ne­ce­si­ta? Un po­co de tran­qui­li­dad. Sien­do tan co­no­ci­do en Ar­gen­ti­na no pue­do pa­rar ni un mi­nu­to y me gus­ta­ría de­te­ner el tiem­po. A ve­ces me sien­to un ani­mal de zoo­ló­gi­co cuan­do me pa­ran pa­ra ha­cer­se fo­tos con­mi­go.

Apren­dí mu­cho de… De mi di­rec­tor, Luis, y de mi pa­dre [ac­tor]. Am­bos me han en­se­ña­do a no sen­tir pre­sión e in­co­mo­di­dad fren­te a na­die y a reír­te de la vi­da por­que si no la vi­da se reirá de ti.

No me en­se­ñó na­da: Es­tu­diar Ma­te­má­ti­cas y He­breo en un co­le­gio ju­dío muy bueno. Lo me­jor (o peor) que apren­dí de una pa­re­ja: Que hay per­so­nas me­jo­res que uno. Y tam­bién me he da­do cuen­ta de que soy bas­tan­te ma­lo.

Pen­só en ti­rar la toa­lla: Un mes an­tes de em­pe­zar a fil­mar

El án­gel. Por ago­ta­mien­to. Tu­ve que apren­der a to­car el piano, a mon­tar en mo­to y, so­bre to­do, a ac­tuar. Fue­ron seis me­ses de pre­pa­ra­ción.

Una vir­tud: La am­bi­ción.

Un de­fec­to: ¿La am­bi­ción tam­bién? Y la im­pa­cien­cia. Co­mo ves, no pa­ro de dar vuel­tas a es­te col­gan­te que me re­ga­ló una ‘ami­ga­no­via’.

Un ho­rror: Te­mo no de­jar al­go que el mun­do pue­da re­cor­dar.

Un es­trés: Ir­me a dor­mir con la ca­ma des­he­cha.

Que­rría co­no­cer (o me gus­ta­ría ha­ber co­no­ci­do) a: Al ra­pe­ro y ac­tor Tu­pac.

¿Qué le de­be a las re­des so­cia­les? La vi­si­bi­li­dad que ten­go. Y al­gu­nos ví­deos de YouTu­be.

¿Al­go que siem­pre lle­va con­si­go? Ta­ba­co de liar.

¿Qué le so­bra? Mi voz in­te­rior. Nun­ca pa­ra de ha­blar.

Un re­cuer­do im­bo­rra­ble: El día en que el di­rec­tor me lla­mó. Ade­más ha­bía apro­ba­do Ma­te­má­ti­cas con lo que ya ha­bía ter­mi­na­do el co­le­gio. Es­ta­ba con un ami­go es­pe­ran­do el bus y me pu­se a gri­tar y a abra­zar­lo. Fue co­mo ga­nar un Mun­dial. EL ÁN­GEL SE ES­TRE­NA

EL 31 DE OC­TU­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.