Co­mo to­dos los me­ses, se su­man a la redacción per­so­na­li­da­des del ci­ne y la cul­tu­ra

¿Cuá­les se­rán los fren­tes de ac­tua­ción del or­ga­nis­mo que cus­to­dia el pa­tri­mo­nio ci­ne­ma­to­grá­fi­co es­pa­ñol? ¿Qué pla­nes tie­ne la ins­ti­tu­ción? Su fla­man­te di­rec­tor nos lo cuen­ta.

Fotogramas - - SUMARIO ESTRENOS - Por Josetxo Cerdán Los Ar­cos*.

JOSETXO CERDÁN

El di­rec­tor de la Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la re­fle­xio­na so­bre los nue­vos re­tos a los que se en­fren­ta la or­ga­ni­za­ción que cus­to­dia nues­tro pa­tri­mo­nio ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Des­de ha­ce bas­tan­tes años se han he­cho plan­tea­mien­tos bi­na­rios en torno a Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la. Hay quie­nes vin­cu­lan su efec­ti­vi­dad a que sea un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo, del mis­mo mo­do que lo son la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, el Mu­seo del Pra­do o el Rei­na So­fía. Se­gún sus de­fen­so­res, es­te mo­de­lo per­mi­ti­ría con­tro­lar su pre­su­pues­to, es­ta­ble­cer sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas y, no me­nos im­por­tan­te, im­pul­sar la con­tra­ta­ción. Otras co­rrien­tes de opi­nión man­tie­nen que so­lo pue­de ser lo que hoy es: una sub­di­rec­ción del Ins­ti­tu­to de la Ci­ne­ma­to­gra­fía y de las Ar­tes Au­dio­vi­sua­les (ICAA).

To­do tie­ne sus ma­ti­ces. Y la di­rec­to­ra ge­ne­ral del ICAA, Beatriz Na­vas, y yo te­ne­mos un diag­nós­ti­co cla­ro. Em­pe­ce­mos por lo más ob­vio: el ICAA es un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo. Tra­ba­jan­do en sin­to­nía con él, Fil­mo­te­ca de­be­ría po­der be­ne­fi­ciar­se de las ven­ta­jas que ya dis­fru­tan esas otras ins­ti­tu­cio­nes siem­pre pues­tas co­mo mo­de­lo de ges­tión. Es ver­dad que, pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio que la di­rec­ción del ICAA y la sub­di­rec­ción de Fil­mo­te­ca com­par­tan no so­lo idea­rio, sino un pro­yec­to pa­ra el ci­ne es­pa­ñol. Y hay pro­yec­to.

Re­cien­te­men­te, Na­vas apun­ta­ba una idea fun­da­men­tal: el ci­ne es­pa­ñol no de­be des­li­gar­se de la idea de pa­tri­mo­nio y le­ga­do. La his­to­ria de nues­tro ci­ne, su va­lor co­mo me­mo­ria y, por lo tan­to, pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial, co­rre pa­re­jo al va­lor del ci­ne con­tem­po­rá­neo en nues­tra so­cie­dad. Son in­di­so­cia­bles. Pon­dré un ejem­plo: el Mu­seo del Pra­do ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de mi­cro­me­ce­naz­go (la pri­me­ra) pa­ra la ad­qui­si­ción del cua­dro Re­tra­to de ni­ña con pa­lo­ma del pin­tor fran­cés Si­mon Vouet, que des­ta­có por su tra­ba­jo en Ro­ma en el si­glo XVII. ¿Es ima­gi­na­ble una cam­pa­ña si­mi­lar (des­de el ICAA o des­de Fil­mo­te­ca) pa­ra ad­qui­rir, no ya el ne­ga­ti­vo de un Se­gun­do de Cho­món fil­ma­do en Fran­cia, sino el de al­gu­na pe­lí­cu­la de Bu­ñuel, Sau­ra o Al­mo­dó­var? Si no fue­se por el fon­do amar­go que es­con­de, la pre­gun­ta po­dría pa­re­cer un chis­te.

Es evi­den­te que el ci­ne no ocu­pa el mis­mo lu­gar que la pin­tu­ra en nues­tro ima­gi­na­rio de país. Si nues­tro ci­ne pa­sa­do y pre­sen­te com­par­ten un mis­mo es­pa­cio en el ima­gi­na­rio so­cial, y al me­nos yo con­si­de­ro fun­da­men­tal que así si­ga sien­do, no tie­ne sen­ti­do des­ga­jar Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la del ICAA. Se tra­ta de una de­ci­sión es­truc­tu­ral y po­lí­ti­ca. Tam­po­co Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la pue­de ser una sub­di­rec­ción más del ICAA, asi­mi­la­ble al res­to. Aun­que so­lo sea por la evi­den­te di­fe­ren­cia de su mi­sión, as­pec­to que la do­ta de una es­truc­tu­ra y unas in­fra­es­truc­tu­ras muy di­fe­ren­tes a las de las otras sub­di­rec­cio­nes, de­be­ría ser una co­lum­na ver­te­bral so­bre la que des­can­sen y se ar­ti­cu­len las po­lí­ti­cas del ICAA. Las de­ci­sio­nes téc­ni­cas (de fo­men­to, pro­mo­ción, etc.) ad­quie­ren sen­ti­do, al me­nos en un Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, des­de esa pers­pec­ti­va pre­ci­sa­men­te cul­tu­ral. Y des­de esa pers­pec­ti­va, Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la quie­re ac­tuar en tres fren­tes. En pri­mer lu­gar, la pues­ta en va­lor de sus fon­dos no so­lo pa­sa por la pre­ser­va­ción, sino tam­bién por la di­fu­sión. En se­gun­do lu­gar, que­re­mos tra­ba­jar de la mano de la uni­ver­si­dad, pa­ra po­ten­ciar nues­tras ca­pa­ci­da­des de for­ma­ción e in­ves­ti­ga­ción. Por úl­ti­mo, te­ne­mos que re­de­fi­nir cuál es el lu­gar del ci­ne en el si­glo XXI, por­que so­lo así se­re­mos ca­pa­ces de ayu­dar­lo ver­da­de­ra­men­te y for­ta­le­cer alian­zas y víncu­los con los pú­bli­cos en su más am­plia va­rie­dad. Úni­ca­men­te si asu­mi­mos la com­ple­ji­dad que con­lle­va es­ta cues­tión, y nos la to­ma­mos en se­rio, se­re­mos ca­pa­ces de pro­yec­tar una Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la (y un ICAA) acor­de a los tiem­pos que co­rren. Una de las cues­tio­nes que es­tá en jue­go es el re­la­to. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de ge­ne­rar una na­rra­ti­va re­no­va­da pa­ra el ci­ne es­pa­ñol: pa­ra el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro, que son la mis­ma co­sa. *Josetxo Cerdán es ca­te­drá­ti­co de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Car­los III y di­rec­tor de Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la des­de sep­tiem­bre.

“No tie­ne sen­ti­do des­ga­jar Fil­mo­te­ca del ICAA. Pe­ro tam­po­co pue­de ser una sub­di­rec­ción más. De­be­ría ser una co­lum­na ver­te­bral”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.