¡SÉ FE­LIZ, MAL­DI­TA SEA!

Ca­da año pa­re­ce que lle­ga an­tes, y, des­de que Ca­pra ti­ró al mon­te con ‘¡Qué be­llo es vi­vir!’, lo ha­ce con un ar­se­nal de pe­lí­cu­las car­ga­das de azú­car y fi­na­les fe­li­ces. La Na­vi­dad es, pa­ra el au­tor, qui­zás el gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co más te­rro­rí­fi­co.

Fotogramas - - EL CINE COMO LA VIDA MISMA - Por San­tia­go Ron­ca­glio­lo*.

Pre­pá­ra­te. Ya lle­gan. To­ma tus pre­cau­cio­nes. Ár­ma­te con un es­cu­do con­tra el ata­que de lo cur­si. De­sen­vai­na tu es­pa­da pa­ra mu­ti­lar fi­na­les fe­li­ces y bo­ba­li­co­nes. In­fla tu sal­va­vi­das pa­ra man­te­ner­te a flo­te en un mar de lá­gri­mas azu­ca­ra­das. Las pe­lí­cu­las de Na­vi­dad es­tán aquí. La cul­pa fue de Frank Ca­pra. En 1946, su ¡Qué be­llo es vi­vir! abrió lí­mi­tes insospechados a las po­si­bi­li­da­des de la hor­te­ra­da en el tí­tu­lo de una pe­lí­cu­la. Pe­ro, so­bre to­do, Ca­pra vis­lum­bró qué dro­ga ar­gu­men­tal ne­ce­si­ta­ba el pú­bli­co ma­si­vo en fe­chas na­vi­de­ñas. Al pro­ta­go­nis­ta, Ja­mes Ste­wart, abu­rri­do de la ru­ti­na fa­mi­liar, de­cep­cio­na­do de su pro­pia fal­ta de am­bi­ción, se le con­ce­de por ar­te de ma­gia un de­seo: po­drá vi­vir sol­te­ro, bohe­mio y li­bre, co­mo si nun­ca hu­bie­se sen­ta­do ca­be­za. Pe­ro tan­ta ado­les­cen­cia, tan­ta diversión, so­lo lo con­du­cen a la de­pre­sión y la so­le­dad. Ste­wart cae en una es­pi­ral de au­to­com­pa­sión. Y, al fi­nal, a pun­to de arro­jar­se des­de un puen­te, ba­jo una tor­men­ta de nie­ve, gri­ta de­ses­pe­ra­do: ¡Dios! ¡Por fa­vor! ¡De­vuél­ve­me a mi es­po­sa y a mis hi­jos! En­ton­ces, tú, aplas­ta­do en tu so­fá en cal­zon­ci­llos, des­cu­bres que tu vi­da no es tan ma­la. Que en reali­dad no que­rías pa­sar­te la no­che de fies­ta. Que lo que mo­la de ver­dad es po­ner la­va­do­ras y fre­gar pla­tos.

¡Que eras fe­liz, bo­bo!

Des­pués de ¡Qué be­llo es vi­vir!, na­da vol­vió a ser lo mis­mo. Las pe­lí­cu­las na­vi­de­ñas se con­vir­tie­ron en je­rin­gas car­ga­das con do­sis le­ta­les de con­so­la­ción fa­mi­liar. Su men­sa­je es con­tun­den­te e inequí­vo­co: no te preo­cu­pes, ami­go. Has to­ma­do las de­ci­sio­nes co­rrec­tas en tu vi­da. To­tal, no ibas a ser as­tro­nau­ta de to­dos mo­dos. Te lo di­ce Hugh Grant. Haz­le ca­so.

Ni­co­las Ca­ge in­vir­tió la tra­ma pa­ra Fa­mily Man.

Su gi­ro má­gi­co fun­cio­na al re­vés. Ca­ge pa­sa de sol­te­ro mu­je­rie­go, eje­cu­ti­vo en Wall Street con apar­ta­men­to en Man­hat­tan… a pa­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa en pro­vin­cias. Y aun­que al prin­ci­pio se sien­te atra­pa­do en una vi­da de gris me­dio­cri­dad, aca­ba por com­pren­der… que su vi­da an­te­rior era va­cía y egoís­ta. La ver­da­de­ra fe­li­ci­dad la tie­ne aho­ra. Al fin y al ca­bo, ¿quién quie­re un pi­so con vis­tas al Em­pi­re Sta­te cuan­do pue­de pa­sar­se el día com­pa­ran­do el co­lor de las ca­cas de los ni­ños? Por­que lo otro que tie­nen las pe­lí­cu­las na­vi­de­ñas son ni­ños. To­ne­la­das. Can­ti­da­des in­dus­tria­les de ellos. Co­mo en un uni­ver­so pa­ra­le­lo po­bla­do por fa­mi­lias del Opus Dei, los re­to­ños sa­tu­ran la pan­ta­lla. Cua­tro en Mu­jer­ci­tas. Sie­te en Son­ri­sas y lá­gri­mas. Y si nos va­mos a la Es­pa­ña de 1962, La gran fa­mi­lia tie­ne… ¡quin­ce! Esa fa­mi­lia se­ría una y gran­de, pe­ro esos pa­dres no eran li­bres ni pa­ra ir al aseo.

Los adic­tos bus­can en las dro­gas lo que no les ofre­ce la vi­da: la ener­gía de los es­ti­mu­lan­tes o la paz de los tran­qui­li­zan­tes. Si te gus­tan de­ma­sia­do las pe­lí­cu­las na­vi­de­ñas, a lo me­jor de­be­rías preo­cu­par­te.

Por mi par­te, en es­tas fies­tas, me lle­va­ré a los ni­ños a ver La no­che de Ha­llo­ween.

Eso de­be de sig­ni­fi­car que so­mos fe­li­ces ¿Ver­dad? *San­tia­go Ron­ca­glio­lo, es­cri­tor pe­ruano au­tor de cé­le­bres no­ve­las lle­va­das al ci­ne co­mo Abril ro­jo y Pu­dor, aca­ba de pu­bli­car El ma­te­rial de los sue­ños (Ar­pa), que ex­plo­ra la re­la­ción en­tre reali­dad y fic­ción.

“Si te gus­tan de­ma­sia­do las pe­lí­cu­las na­vi­de­ñas, a lo me­jor de­be­rías preo­cu­par­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.