EL HI­DAL­GO DE LOS MARES

‘Aqua­man’. He­mos vis­to a su­per­hé­roes ha­cer tem­blar la Tie­rra, sur­car los cie­los pe­ro ¿y los mares? Ese es el co­me­ti­do de Ja­mes Wan y Ja­son Mo­moa, di­rec­tor y pro­ta­go­nis­ta de la pri­me­ra in­mer­sión del Rey de la Atlán­ti­da en la gran pan­ta­lla. ¿Su mi­sión? Emul

Fotogramas - - ESTRENO - Por Da­niel J. Lahn (Los Án­ge­les).

Aho­ra, o me­jor, des­de 2013, cuan­do Zack Sny­der de­ci­dió vi­rar drás­ti­ca­men­te su rum­bo es­té­ti­co, Aqua­man tie­ne el look de un im­po­nen­te gue­rre­ro doth­ra­ki: 193 cm y 97 kg de múscu­lo, ta­tua­jes y fie­re­za con los que Ja­son Mo­moa ha he­cho su­yo a un per­so­na­je que, des­de su na­ci­mien­to en DC Co­mics en 1941, nun­ca ha si­do el fa­vo­ri­to de na­da ni na­die. De he­cho, cuen­ta Ja­mes Wan, di­rec­tor de la pri­me­ra aven­tu­ra en so­li­ta­rio en la gran pan­ta­lla del Rey de la Atlán­ti­da y los sie­te mares y to­do un re­fe­ren­te del te­rror (las sa­gas Saw o The Con­ju­ring, por ejem­plo) que bus­ca re­pe­tir el éxi­to de su pri­me­ra in­cur­sión en el ci­ne de ac­ción (A to­do gas 7), creo que si me gus­ta tan­to es­te per­so­na­je es pre­ci­sa­men­te por­que siem­pre se le ha me­nos­pre­cia­do. Es el chis­te fá­cil de los su­per­hé­roes, el ti­po que ha­bla con los pe­ces y mon­ta ca­ba­llos de mar… Y, sin em­bar­go, ahí si­gue. Re­sis­tien­do. Esa fuer­za, y esa iro­nía, me en­can­tan.

Ha­cia un nue­vo es­ti­lo. Con el alias de Art­hur Curry en tie­rra fir­me, crea­do en pá­gi­na por Paul Mo­rris y Mort Wei- sin­ger, vis­to fu­gaz­men­te por pri­me­ra vez en Bat­man v Su­per­man: El ama­ne­cer de la Jus­ti­cia (Z. Sny­der, 2016) y ro­baes­ce­nas ofi­cial de La li­ga de la Jus­ti­cia (Z. Sny­der, 2017), Aqua­man con­si­gue su aven­tu­ra en so­li­ta­rio an­tes que el nue­vo Ca­ba­lle­ro Os­cu­ro de Ben Af­fleck y se an­to­ja de­ci­si­vo en la re­es­truc­tu­ra­ción del Uni­ver­so Ci­ne­má­ti­co DC que em­pe­zó con El hombre de ace­ro (Z. Sny­der, 2013) y que so­lo cuen­ta con un éxi­to ro­tun­do –de crí­ti­ca y, es­pe­cial­men­te, ta­qui­lla– en su ha­ber: Won­der Wo­man (P. Jen­kins, 2017).

Toby Em­me­rich, al fren­te del es­tu­dio de es­ta su­per­di­vi­sión –más des­de la mar­cha de Geoff Johns, el im­pul­sor de es­ta re­for­mu­la­ción has­ta el pa­sa­do ve­rano–, plan­tea es­te film co­mo un puen­te ha­cia un nue­vo es­ti­lo. Wan no sa­be de puen­tes ni nue­vos es­ti­los. A él lo que le con­ven­ció pa­ra asu­mir es­te re­to es la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go com­ple­ta­men­te nue­vo. Pun­to. A mí no me ha afec­ta­do to­do es­te rui­do me­diá­ti­co. He ro­da­do la pe­lí­cu­la que que­ría: una cin­ta de su­per­hé­roes que no lo pa­rez­ca. Por­que en es­ta cla­se de films to­do es un po­co lo mis­mo pe­ro, ¿cuán­do fue la úl­ti­ma vez que vi­mos un mun­do sub­ma­rino? Eso no lo he­mos vis­to nun­ca an­tes. Aguas tur­bu­len­tas. El mun­do sub­ma­rino es­tá en pe­li­gro. En la vi­da real, pe­ro tam­bién en el film. Y su con­ser­va­ción es lo que em­pu­ja a Orm –her­ma­nas­tro en la fic­ción de Aqua­man co­no­ci­do co­mo Amo del Océano e in­ter­pre­ta­do por un ha­bi­tual del ci­ne de Wan, Pa­trick Wil­son– a lla­mar a la re­be­lión. Un en­fren­ta­mien­to en el que no so­lo in­ten­ta­rá fre­nar la des­truc­ción de los mares, sino tam­bién ase­gu­rar­se el trono de Atlan­tis que, por de­re­cho, per­te­ne­ce a Aqua­man.

Es­te no se­rá el úni­co vi­llano al que de­be­rá en­fren­tar­se el rol de Mo­moa: el film cuen­ta tam­bién con el con­cur­so de Black Man­ta (Yah­ya Ab­dul-Ma­teen

II, vis­to en El gran show­man y fi­cha­do pa­ra la ver­sión te­le­vi­si­va de Watch­men),

un mer­ce­na­rio y ase­sino sub­acuá­ti­co.

Pe­ro si al­go no de­fi­ne el film, ase­gu­ra Mo­moa, son las lu­chas con­tra los ar­chi­ene­mi­gos. Por la no­ve­dad visual que apor­ta, Aqua­man me ha­ce pen­sar en Ava­tar (J. Ca­me­ron, 2009). Pe­ro por las aven­tu­ras y el hu­mor, y cons­te que no me gus­tan las com­pa­ra­cio­nes, se pa­re­ce más a En bus­ca del ar­ca per­di­da (S. Spiel­berg, 1981) o Tras el co­ra­zón ver­de (R. Ze­mec­kis, 1984).

El su­per­po­der oculto. El film es­ta­rá car­ga­do de ac­ción, y Aqua­man lle­va­rá el tri­den­te, que los fans es­tén tran­qui­los,

ase­gu­ra Mo­moa, pe­ro bue­na par­te de la di­na­mi­ta de la cin­ta pro­vie­ne de la ex­plo­si­va pa­re­ja que for­man el rey de Atlan­tis y Me­ra, una gue­rre­ra atlan­te a la que in­ter­pre­ta Am­ber Heard que, ase­gu­ra, no se tra­ta de nin­gu­na da­mi­se­la en apu­ros. Al con­tra­rio, ella lo sal­va a él en más de una oca­sión en su in­ten­to de unir los sie­te mares. Pa­ra Wan, los dos tie­nen una quí­mi­ca muy a lo Mi­chael Dou­glas y Kath­leen Tur­ner, otro as en la man­ga en una cin­ta que, apun­ta el di­rec­tor, es una apues­ta per­so­nal. Co­mo lo fue, pa­ra Mar­vel,

Guar­dia­nes de la ga­la­xia (J. Gunn, 2014). ¿Y si sa­le ca­ra otra vez?

Am­ber Heard, Ja­son Mo­moa y Wi­llem Da­foe (de es­pal­das) pre­pa­ran con el di­rec­tor Ja­mes Wan una es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.