MÁ­QUI­NAS MORTALES

‘Mor­tal En­gi­nes’. Tras lle­var el uni­ver­so de J. R. R. Tol­kien a la pan­ta­lla, Pe­ter Jack­son nos zam­bu­lle en un nue­vo mun­do, la adap­ta­ción de una sa­ga ju­ve­nil que él coes­cri­be y pro­du­ce, y di­ri­ge uno de sus pro­te­gi­dos, el de­bu­tan­te Ch­ris­tian Ri­vers. Ha­bla­mo

Fotogramas - - ESTRENO - Por Beatriz Martínez.

En­gan­che mor­tal. An­tes de em­pe­zar a pla­near su tri­lo­gía de El Hob­bit, en­tre 2006 y 2007, Pe­ter Jack­son co­men­zó a leer Má­qui­nas mortales, una sa­ga ju­ve­nil es­cri­ta por Phi­lip Ree­ve (ed. Al­fa­gua­ra) y se en­gan­chó tan­to que ter­mi­nó las cua­tro par­tes del ti­rón: Me ob­se­sio­né con las po­si­bi­li­da­des que te­nía y me lan­cé a com­prar los de­re­chos. Me sor­pren­dió que es­tu­vie­ran li­bres, así que me hi­ce con ellos. A Jack­son le fas­ci­nó el fu­tu­ro po­sa­po­ca­líp­ti­co de la pro­pues- ta, con esas má­qui­nas gi­gan­tes a mo­do de ciu­da­des de­vo­rán­do­se las unas a las otras. Una sur­vi­val mo­vie con es­té­ti­ca steam­punk. Así que se pu­so a tra­ba­jar en su desa­rro­llo sin pen­sar­lo dos ve­ces. Dis­cí­pu­lo aven­ta­ja­do. La pues­ta en mar­cha de El Hob­bit aca­pa­ró la aten­ción de Jack­son más de lo que ha­bría imaginado. Le co­men­té a Ch­ris­tian Ri­vers lo que te­nía en men­te y se mos­tró en­tu­sias­ma­do, nos cuen­ta. Am­bos lle­va­ban tra­ba­jan­do jun­tos des­de ha­cía 25 años,

des­de los dís de Brain­dead (Tu ma­dre se ha co­mi­do a mi pe­rro) (1992) y su con­fian­za era to­tal. Co­men­zó ha­cien­do mis story­boards y des­de en­ton­ces ha es­ta­do in­vo­lu­cra­do siem­pre en mis pro­yec­tos. He­mos ido cre­cien­do jun­tos a lo lar­go de los años. En El Hob­bit di­ri­gió la se­gun­da uni­dad y ga­nó un Os­car por los efec­tos vi­sua­les de King Kong (2005).

Es­ta­ba más que pre­pa­ra­do pa­ra li­de­rar una gran su­per­pro­duc­ción.

Fu­tu­ro im­per­fec­to. Pa­ra Jack­son, el ma­yor re­to era co­men­zar a cons­truir des­de ce­ro to­do el uni­ver­so visual de la pe­lí­cu­la. En El se­ñor de los ani­llos

mi­ra­mos ha­cia el pa­sa­do, pe­ro aquí era la di­rec­ción con­tra­ria y por eso cons­ti­tu­yó un re­to. El di­rec­tor cuen­ta que tu­vie­ron que ima­gi­nar el fu­tu­ro des­de la pers­pec­ti­va ac­tual: Un mun­do de­vas­ta­do por la gue­rra, en el que to­do ha cam­bia­do, las fron­te­ras, la si­tua­ción glo­bal de ca­da país…

Un fu­tu­ro que sir­ve pa­ra re­fle­xio­nar en torno a nues­tro pre­sen­te: Tie­ne al­go de co­men­ta­rio de al­gu­nas co­sas que es­tán su­ce­dien­do y dan mu­cho mie­do.

No es otra sa­ga teen. El di­rec­tor y pro­duc­tor ase­gu­ra que Mor­tal En­gi­nes no es una dis­to­pía ju­ve­nil co­mo, por ejem­plo, Los jue­gos del ham­bre: Cuan­do em­pe­za­mos, no te­nía­mos en men­te al­go así. Que­ría ha­cer al­go más abs­trac­to, crear una so­cie­dad di­fe­ren­te, pe­ro a mo­do de fan­ta­sía. Que el nue­vo mun­do crea­do no fue­ra te­rri­ble y ya es­tá, sino di­fe­ren­te. Por ejem­plo, no nos in­tere­sa­ba mos­trar có­mo esa so­cie­dad se ha­bía re­cons­trui­do so­bre la des­gra­cia, co­mo sue­le ocu­rrir en las dis­to­pías ju­ve­ni­les. Maes­tría téc­ni­ca. Jack­son, que em­pe­zó usan­do tru­cos ar­te­sa­na­les, con el tiem­po se con­vir­tió en el rey de los efec­tos es­pe­cia­les. Ca­da nue­vo tí­tu­lo iba un pa­so más allá en cues­tio­nes de tec­no­lo­gía. Es­ta pe­lí­cu­la pre­ci­sa­men­te tien­de un puen­te en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro y la ma­ne­ra en la que nos re­la­cio­na­mos con las má­qui­nas. Aun­que la pe­lí­cu­la ha si­do de­fi­ni­da co­mo un cru­ce en­tre la sa­ga Mad Max y El cas­ti­llo am­bu­lan­te (H. Mi­ya­za­ki, 2004), Jack­son ase­gu­ra que no tu­vie­ron nin­gu­na in­fluen­cia en men­te. En el li­bro te­nía­mos to­do lo que ne­ce­si­tá­ba­mos, lo di­fí­cil fue po­ner­lo en imá­ge­nes, pe­ro fue un pro­ce­so apa­sio­nan­te.

ESTRENO: 14 DI­CIEM­BRE

Mor­tal En­gi­nes FAN­TÁS­TI­CA.

Hes­ter Shaw, in­ter­pre­ta­da por He­ra Hil­mar, bus­ca unir­se al olim­po de he­roí­nas del re­cien­te ci­ne teen fan­tás­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.