FLECHA JO­VEN

‘Ro­bin Hood’. Per­so­na­je mí­ti­co que cí­cli­ca­men­te re­gre­sa al ci­ne y la TV, el ar­que­ro del bos­que de Sher­wood se re­en­car­na aho­ra en el jo­ven Ta­ron Eger­ton en una pe­lí­cu­la pen­sa­da pa­ra un pú­bli­co neó­fi­to y ado­les­cen­te. Via­ja­mos a esa épo­ca me­die­val pa­ra ha­bla

Fotogramas - - ESTRENO - Por Faus­to Fer­nán­dez (Pa­rís).

Ori­gins co­mo ori­gi­nal. Su­pon­go que el tí­tu­lo en in­glés del film, Ro­bin Hood: Ori­gins, que­da más co­mer­cial, más de his­to­ria de su­per­hé­roes. Más que El ver­da­de­ro Ro­bin Hood… Pe­ro si acep­ta­mos Ori­gins co­mo si­nó­ni­mo de ori­gi­nal, de au­tén­ti­co… en­ton­ces sí, es­toy de acuer­do. Ot­to Bat­hurst, di­rec­tor de es­te nue­vo y ¿ori­gi­nal? acer­ca­mien­to al mí­ti­co ar­que­ro de Sher­wood, pro­fe­sio­nal cur­ti­do en la pe­que­ña pan­ta­lla (la se­rie

Peaky Blin­ders), es en­tre­vis­ta­do por FOTOGRAMAS en el es­pec­ta­cu­lar de­co­ra­do de la sa­la prin­ci­pal del cas­ti­llo del

she­riff de Not­ting­ham. En­ton­ces…

¿es po­si­ble ex­pli­car al­go nue­vo so­bre el per­so­na­je? Ha­bi­da cuen­ta de lo in­fan­ti­loi­des y ma­las que han si­do las ver­sio­nes en ci­ne has­ta la fe­cha, por des­con­ta­do que sí. Se ha sim­pli­fi­ca­do siem­pre la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de Ro­bin Hood: un no­ble caí­do en des­gra­cia que lu­chó por re­cu­pe­rar su po­si­ción so­cial am­pa­ra­do en la jus­ta re­vo­lu­ción de los des­he­re­da­dos de su tiem­po.

Ro­bin el li­ber­ta­rio. A mí me gus­ta mu­cho el Ro­bin Hood de Ke­vin Cost­ner (Ro­bin Hood, prín­ci­pe de los la­dro­nes, Ke­vin Rey­nolds, 1991), con­fie­sa Ta­ron Eger­ton, el nue­vo y ju­ve­nil ar­que­ro.

De he­cho, y aho­ra que Ot­to no nos es­cu­cha, es­ta­mos ha­cien­do una es­pe­cie de re­ma­ke, mu­cho más lleno de ac­ción mo­der­na, un po­co co­mo la que prac­ti­qué en Kings­man: Ser­vi­cio secreto (M. Vaughn, 2014), uti­li­zan­do anacro­nis­mos en ves­tua­rio, atre­zo y mú­si­ca, ca­si co­mo una ver­sión steam­punk del per­so­na­je. Y lue­go es­tá el ele­men­to po­lí­ti­co que es muy in­tere­san­te. Ro­bin es una es­pe­cie de anar­quis­ta, un re­vo­lu­cio­na­rio. Odia a los po­lí­ti­cos, quie­re qui­tar­les el po­der, ma­tar­los. Los es­pec­ta­do­res pue­den que­dar­se con las es­ce­nas de pe­leas, las ba­ta­llas en las Cru­za­das y el tono có­mi­co de buddy mo­vie en­tre mi per­so­na­je y el de Little John (Ja­mie Foxx), pe­ro hay un dis­cur­so muy po­ten­te y na­da com­pla­cien­te so­bre Ro­bin Hood co­mo sím­bo­lo. Gangsta Little John. Sí, soy el Mor­gan Free­man de la pe­lí­cu­la con Ke­vin Cost­ner. Más jo­ven y gua­po, pe­ro ven­go de las Cru­za­das, ins­tru­yo a Ro­bin y pon­go sen­sa­tez en una In­gla­te­rra de blan­cos co­rrup­tos. ¿Có­mo me lo agra­de­cen? Cam­bian­do mi nom­bre mu­sul­mán, Yay­ha, por John. En­ci­ma, Little John. Ha­bría mo­la­do más LL John, por­que es un po­co gangsta, un po­co ra­pe­ro. Ja­mie Foxx es una ben­di­ción co­mo en­tre­vis­ta­do. Ca­paz de aten­der­te mien­tras con­sul­ta los re­sul­ta­dos de la NBA en su ta­blet, nun­ca de­ja de brin­dar­te per­las:

La pe­lí­cu­la es pu­ro en­tre­te­ni­mien­to.

Hay in­clu­so una tra­ma de ro­bos per­fec­tos, y un trián­gu­lo ca­si trío en­tre Ro­bin, Will Scar­lett (Ja­mie 50 som­bras de Grey Dor­nan) y Ma­rian (Eve Hew­son, vis­ta en

El puen­te de los es­pías). Y lue­go es­tán esas co­sas mo­der­nas y atem­po­ra­les en có­mo va la gen­te ves­ti­da, en las ar­mas y en la mú­si­ca. Has­ta yo com­pon­dré pa­ra la ban­da so­no­ra. Tam­po­co bus­ques al­go más pro­fun­do. Co­mo di­ce el bueno de Ben (Men­del­sohn, el she­riff de Not­ting­ham en el film) es­to no es más que una jo­di­da pe­lí­cu­la de aven­tu­ras pa­ra una ge­ne­ra­ción que no tie­ne ni pu­ñe­te­ra idea de quién es Ro­bin Hood. ESTRENO: 5 DI­CIEM­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.