¡AH!… ¿PE­RO ES NA­VI­DAD?

Ob­se­sos se­xua­les, su­per­hé­roes, bo­xea­do­res, de­tec­ti­ves al­cohó­li­cos y es­pías bri­tá­ni­cos no pa­re­cen los pro­ta­go­nis­tas idea­les de pe­lí­cu­las que trans­cu­rren en las fies­tas na­vi­de­ñas. Pe­ro ocu­rre, por­que du­ran­te es­tas fe­chas, co­mo nos mues­tra la in­mi­nen­te ‘Ro­ma

Fotogramas - - ESTRENO - Por Ós­car Ca­bre­ra.

1. ‘La ce­na de los acu­sa­dos’ (W. S. Van Dy­ke, 1934)

La pri­me­ra de las cua­tro pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por El hombre del­ga­do de Das­hiell Ham­mett trans­cu­rría en una Nue­va York navideña al­go bo­rro­sa por los li­tros y li­tros de dry mar­ti­ni a rit­mo de vals que tra­se­ga­ban el ma­tri­mo­nio Nick (Wi­lliam Po­well) y No­ra (Myr­na Loy) en sus múl­ti­ples reunio­nes so­cia­les.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

El ase­sino es­tá ce­nan­do es­ta no­che con no­so­tros, di­ce Nick en la ce­na de los acu­sa­dos (de ahí el ex­tra­ño tí­tu­lo es­pa­ñol de The Thin Man). En­tre los co­men­sa­les des­lum­bra la Ja­ne de Tar­zán, Mau­reen O’Su­lli­van.

2. ‘El apar­ta­men­to’ (Billy Wil­der, 1960)

El ri­dícu­lo de un em­plea­do que de­ja su pi­so a los je­fes en plan pe­lo­teo ma­yúscu­lo se acre­cien­ta por ese am­bien­te na­vi­de­ño tan sen­ti­men­tal. Y el po­bre dia­blo

C. C. Bax­ter ( Jack Lem­mon) se enamo­ra de la se­ño­ri­ta Ku­be­lik (Shir­ley Ma­cLai­ne) al la­do de un ár­bol mu­cho más mo­des­to que el de la ca­sa de su je­fe (Fred Ma­cMu­rray).

EL ME­JOR MO­MEN­TO

Por su­pues­to, la ra­que­ta de tenis y las pa­no­rá­mi­cas de las me­sas de los tra­ba­ja­do­res, pe­ro, so­bre to­do, unos diá­lo­gos en el as­cen­sor cul­mi­na­dos por ella al de­cir Pi­so 27 y un gra­cio­sí­si­mo mo­vi­mien­to de mu­ñe­ca.

3. ‘Un mi­llón en la ba­su­ra’ (Jo­sé Ma­ría For­qué, 1967)

Pe­pe (Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez) co­me bo­ca­tas mien­tras ba­rre la gé­li­da ca­pi­tal de los res­tos de las fies­tas na­vi­de­ñas. Se la­men­ta de su suer­te y de la gua­rre­ría de los ma­dri­le­ños (¡ Man­ten­ga lim­pia Es­pa­ña!, se des­ga­ñi­ta) has­ta que en­cuen­tra una car­te­ra con unos cuan­tos bi­lle­tes de mil pe­se­tas en­fren­te del Re­ti­ro. Y su vi­da cam­bia. O no.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

To­dos nos acor­da­mos del ni­ño per­di­do en el Ras­tro y del mo­to­ca­rro con la es­tre­lla de Be­lén, pe­ro el otro gran mo­men­to na­vi­de­ño de nues­tro ci­ne es el des­ma­yo de Con­sue­lo (Ju­lia Gutiérrez Ca­ba) al ver los bi­lle­tes.

4. ‘007 al ser­vi­cio secreto de Su Ma­jes­tad’

(Pe­ter R. Hunt, 1969)

¿Una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond con Na­vi­dad de fon­do? Sí, pre­ci­sa­men­te la más ex­tra­ña de to­das, la úni­ca pro­ta­go­ni­za­da por el efí­me­ro Geor­ge La­zenby que, ade­más, es fe­li­ci­ta­do (¡Merry Ch­rist­mas, Mr. 007!) por Blo­feld (Telly Sa­va­las) al la­do de un enor­me ár­bol con bo­las de co­lo­res.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

La me­jor ban­da so­no­ra de John Barry pa­ra la sa­ga se apre­cia en su mag­ní­fi­ca di­men­sión en la per­se­cu­ción en­tre es­quia­do­res con una tri­tu­ra­do­ra de nie­ve ha­cién­do­se car­go de los es­pías más tor­pes.

5. ‘Bra­sil’ (Terry Gi­lliam, 1985)

Des­de su pri­mer tra­ba­jo, un mon­ta­je de tar­je­tas na­vi­de­ñas pa­ra el pro­gra­ma Do Not Ad­just Your Set en 1968, Gi­lliam siem­pre se mos­tró muy in­tere­sa­do por la Na­vi­dad. Es­te film in­clu­ye re­ga­los, fies­tas, vi­llan­ci­cos, un te­mi­ble San­ta Claus con bo­te­lla de li­cor en la mano y un cartel que re­za Con­su­mers for Ch­rist.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

Harry Tuttle, in­ge­nie­ro de ca­le­fac­ción a su ser­vi­cio. Así se pre­sen­ta Ro­bert De Ni­ro en la pe­lí­cu­la y así que­da pa­ra siem­pre en el re­cuer­do de los fans de la pe­lí­cu­la. Y eso que Gi­lliam aca­bó har­to de su me­ticu­losi­dad.

6. ‘Rocky IV’ (Syl­ves­ter Sta­llo­ne, 1985)

Rocky se en­tre­na con un se­rru­cho y unas cuer­das y Dra­go (Dolph Lund­gren) con las téc­ni­cas más avan­za­das. Am­bos se en­fren­ta­rán en Mos­cú, pe­ro el cam­peón es­ta­dou­ni­den­se tie­ne una mo­ti­va­ción es­pe­cial: la ven­gan­za de su ami­go Apo­llo Creed. Se da­rán de tor­tas en el día de Na­vi­dad y ga­na­rá Rocky, cla­ro.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

Un guan­te de bo­xeo con la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se y otro con la so­vié­ti­ca. Am­bos ex­plo­tan con la can­ción Eye Of The Ti­ger, de Sur­vi­vor, co­mo fon­do so­no­ro. ¿Se pue­de em­pe­zar me­jor?

7. ‘Eyes Wi­de Shut’ (Stan­ley Ku­brick, 1999)

El film cris­tiano del ge­nio. ¿Por qué Stan­ley Ku­brick es­co­gió la Na­vi­dad pa­ra am­bien­tar su dis­cu­ti­da úl­ti­ma pe­lí­cu­la cuan­do la bre­ve no­ve­la en la que se ba­sa, Re­la­to so­ña­do, de Art­hur Sch­nitz­ler, tie­ne lu­gar du­ran­te el Car­na­val de Vie­na? No hay una res­pues­ta cla­ra, pe­ro es pre­su­mi­ble que el neo­yor­quino de­ci­die­ra sa­tu­rar su pe­lí­cu­la de pa­ra­fer­na­lia cris­tia­na (¡más de 20 ár­bo­les na­vi­de­ños!) co­mo con­tras­te a las se­cuen­cias de or­gías con ca­ba­lle­ros en­mas­ca­ra­dos y mo­de­los des­nu­das, pre­ci­sa­men­te las úni­cas sin nin­gu­na cla­se de adorno. Pe­ro ni si­quie­ra fue una de­ci­sión fir­me. En los 70, Ku­brick pre­ten­dió que Eyes Wi­de Shut fue­ra una mo­des­ta co­me­dia freu­dia­na y ju­día en blan­co y ne­gro pro­ta­go­ni­za­da por al­guien muy di­fe­ren­te: Woody Allen.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

La es­ce­na de­lan­te del es­pe­jo en­tre Ali­ce (Ni­co­le Kid­man) y Wi­lliam (Tom Crui­se) es la más re­cor­da­da, pe­ro ¿có­mo ol­vi­dar­se de esa mi­ra­da a la cá­ma­ra de Ali­ce con ga­fas y el de­do me­ñi­que en los la­bios?

8. ‘Me­mo­ria le­tal’ (Renny Har­lin, 1996)

Co­mo ya hi­cie­ra an­tes con Ar­ma le­tal (1987) y lue­go con Kiss Kiss, Bang Bang (2005) y Dos bue­nos ti­pos (2016), el guio­nis­ta Sha­ne Black si­tuó la ac­ción de es­te th­ri­ller en una ale­gre Na­vi­dad de tri­neos –la agen­te Charly (Gee­na Da­vis) sal­ta des­de uno de ellos– y can­cio­nes de Dean Martin (Let It Snow).

EL ME­JOR MO­MEN­TO

Gee­na Da­vis co­rre, dis­pa­ra y se cuel­ga de cuer­das en la tre­pi­dan­te es­ce­na fi­nal del puen­te, ro­da­da en Ca­na­dá en el in­vierno más frío en 60 años. Hu­bo se­cuen­cias en las que la pro­ta­go­nis­ta no po­día mo­ver­se.

9. ‘L. A.Con­fi­den­tial’ (Cur­tis Han­son, 1997)

Al igual que en la no­ve­la de Ja­mes Ell­roy, la tra­ma co­mien­za en la so­lea­da No­che­bue­na de 1951, con la co­rrup­ción se­xual en con­tras­te con vi­llan­ci­cos

(de nue­vo Dean Martin), ar­bo­li­tos y esas lu­ces en las fa­cha­das de las ca­sas que nos re­sul­tan tan sor­pren­den­tes. To­do un clá­si­co na­vi­de­ño na­da na­vi­de­ño.

EL ME­JOR MO­MEN­TO

Fe­liz Na­vi­dad, di­ce el ru­do agen­te Bud Whi­te (Rus­sell Cro­we) a una Lynn Brac­ken (Kim Ba­sin­ger) que con­tes­ta Fe­liz Na­vi­dad, ofi­cial pro­te­gi­da por una ca­pa ne­gra con ri­be­te blan­co de la di­se­ña­do­ra Ruth Myers.

10. ‘Iron Man 3’ (Sha­ne Black, 2013)

De nue­vo el guio­nis­ta y di­rec­tor Sha­ne Black y otra vez la nie­ve, las can­cio­nes –sue­nan has­ta dos ver­sio­nes de Jin­gle Bells, una de ellas mien­tras Tony Stark (Ro­bert Dow­ney Jr.) se prue­ba bai­lan­do su nue­va ar­ma­du­ra– y esa fe­li­ci­dad en­tur­bia­da por los vi­lla­nos: el Dr. Al­drich Ki­llian (Guy Pear­ce) y el Man­da­rín (Ben Kings­ley).

EL ME­JOR MO­MEN­TO

Sin du­da, los he­li­cóp­te­ros de Man­da­rín des­tru­yen­do la in­creí­ble man­sión de Ma­li­bú de Stark con Pep­per (Gwy­neth Pal­trow), Ma­ya (Re­bec­ca Hall) y él a pun­to de fa­lle­cer en la ex­plo­sión, en cá­ma­ra su­per­len­ta.

Tom Crui­se, en la Nue­va York re­crea­da en los es­tu­dios Pi­ne­wood de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.