Fo­to­ma­tón. Will Shep­hard.

En ‘Mia­mor per­di­do’, del ve­te­rano rea­li­za­dor Emi­lio Martínez-Lá­za­ro, in­ter­pre­ta al ac­tor Matt Sa­lerno, el úl­ti­mo es­ca­lón en la ca­rre­ra de es­te ga­lle­go de as­cen­den­cia do­mi­ni­ca­na que em­pe­zó su ca­rre­ra ha­ce so­lo cua­tro años, cuan­do de­ci­dió es­tu­diar in­ter­pret

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ós­car Ca­bre­ra. MIA­MOR PER­DI­DO SE ES­TRE­NA EL 14 DE DI­CIEM­BRE

¿Cuán­do fue la pri­me­ra vez que pen­só en ser ac­tor? Es­ta­ba tra­ba­jan­do en una tien­da de ro­pa de Ma­drid 40 ho­ras a la se­ma­na. Mi ce­re­bro hi­zo clic y me apun­té a un cur­so de in­ter­pre­ta­ción. Era mi sue­ño des­de ni­ño.

¿Cuán­do vio que lo ha­bía con­se­gui­do?

Cuan­do gra­ba­mos mi pri­me­ra se­cuen­cia en ese cur­so.

¿A quién ad­mi­ra­ba de pe­que­ño? A Will Smith. He cre­ci­do con El prín­ci­pe de Bel-Air y es la per­so­na que me mo­ti­vó a ser ac­tor. Ade­más, ¡soy ne­gro, al­to y ten­go el pe­lo cor­to!

¿A quién ad­mi­ra aho­ra?

A Denzel Was­hing­ton. Me vol­ví lo­co des­pués de ver Fen­ces. ¿Có­mo es po­si­ble que no se lle­va­se el Os­car? Es un drama ma­ra­vi­llo­so que me de­jó muy to­ca­do.

¿Qué ne­ce­si­ta? ¡Ac­tuar! Me de­pri­mo cuan­do aca­bo un pa­pel y no con­si­go tra­ba­jar en­se­gui­da. Es mi adic­ción.

¿Qué le so­bra? Ca­be­zo­ne­ría. Me ob­se­siono mu­cho con to­do. Es­ta mis­ma ma­ña­na no sa­bía qué ro­pa po­ner­me pa­ra es­ta en­tre­vis­ta.

Apren­dí mu­cho de… Mi re­pre­sen­tan­te, pro­fe­sor y tam­bién ac­tor Car­los Ca­be­ro. Lle­vo cua­tro años es­tu­dian­do con él y no pa­ro de apren­der.

No me en­se­ñó na­da… Apren­do de to­do lo que me pa­sa. Soy su­per­ana­lí­ti­co, muy Vir­go. No me so­bra na­da.

Pen­só en ti­rar la toa­lla… Des­pués de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Mar de plás­ti­co. Me vi con mu­chos fa­llos y de­ci­dí se­guir for­mán­do­me. Ade­más, no me lla­ma­ba na­die.

Lo me­jor (o peor) que apren­dí de una pa­re­ja: Amar, ca­da uno a su ma­ne­ra. Y tam­bién com­pro­bar lo mu­cho que due­le una rup­tu­ra.

Un acier­to: Ve­nir­me a Ma­drid a lo lo­co des­de A Co­ru­ña.

Un fa­llo: Ana­li­zar­me de­ma­sia­do.

Un ho­rror: El trá­fi­co de per­so­nas an­te la pa­si­vi­dad de to­dos.

Un es­trés: El bie­nes­tar de mi fa­mi­lia, sa­ber que es­tán bien.

Que­rría co­no­cer (o me gus­ta­ría ha­ber co­no­ci­do) a…

El fut­bo­lis­ta Paul Pog­ba.

No que­rría co­no­cer a…

Hitler. Fue el mal.

Mi­to eró­ti­co con­fe­sa­ble:

La mo­de­lo Mó­ni­ca Or­tiz.

Ha­cer es­ce­nas de des­nu­do es:

¡No pa­ro de des­nu­dar­me! pe­ro siem­pre me da pu­dor.

¿Qué le de­be a las re­des so­cia­les? Po­der es­tar en con­tac­to con mi fa­mi­lia a dia­rio.

Un re­cuer­do im­bo­rra­ble: Cuan­do me lla­ma­ron pa­ra ha­cer la se­rie gri­té a mi fa­mi­lia: ¡Va­mos a ser ri­cos! y lue­go no era tan­to di­ne­ro (ri­sas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.