Al­fon­so Cuarón, por Ro­ma.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ma­nu Yá­ñez (Fes­ti­val de Ve­ne­cia).

El di­rec­tor de ‘Gra­vity’ re­gre­sa con ‘Ro­ma’ a su Mé­xi­co na­tal pa­ra re­crear, en lus­tro­so blan­co y ne­gro, las con­vul­sio­nes fa­mi­lia­res y so­cia­les de su in­fan­cia. Ba­jo el am­pa­ro del se­llo Netflix, Al­fon­so Cuarón ga­nó el León de Oro del Fes­ti­val de Ve­ne­cia con su vi­vaz y emo­ti­vo ejer­ci­cio de me­mo­ria.

Ro­ma su­po­ne, en va­rios sen­ti­dos, un re­torno a los orí­ge­nes pa­ra Al­fon­so Cuarón (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1961). Un re­gre­so al ci­ne me­xi­cano 17 años des­pués de Y tu ma­má tam­bién, pe­ro so­bre to­do un via­je a la in­fan­cia del pro­pio ci­neas­ta, has­ta el co­ra­zón de una fa­mi­lia de cla­se me­dia-al­ta de la Co­lo­nia Ro­ma de Ciu­dad de Mé­xi­co allá por 1970. En el ori­gen de Ro­ma es­tá mi de­seo de ex­plo­rar mis re­cuer­dos, pe­ro tam­bién de es­tu­diar có­mo fun­cio­na la me­mo­ria, des­ve­la el di­rec­tor de Gran­des es­pe­ran­zas (1998). En to­dos mis pro­yec­tos, sue­lo ha­cer mu­cho tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, re­vi­san­do múl­ti­ples fuen­tes. En es­te ca­so, el ám­bi­to cen­tral de tra­ba­jo fue mi pro­pia me­mo­ria, con­fron­ta­da con la de mis her­ma­nos, y más im­por­tan­te to­da­vía, la de Li­bo. Cuarón se re­fie­re a la cria­da que lo cui­dó de ni­ño y que, re­nom­bra­da co­mo Cleo, pro­ta­go­ni­za Ro­ma, una pe­lí­cu­la em­bria­ga­da por los so­ni­dos, los olo­res y los es­ce­na­rios de un

Mé­xi­co pre­té­ri­to. Me sien­to pro­fun­da­men­te me­xi­cano, el idio­ma en el que pien­so es el chi­lan­go, la len­gua pro­pia de Ciu­dad de Mé­xi­co, con­fie­sa Cuarón, pe­ro lle­vo 30 años sin vi­vir allí y esa dis­tan­cia fí­si­ca y men­tal emer­gió con fuer­za mien­tras ha­cía Ro­ma. Mien­tras re­vi­sa­ba cui­da­do­sa­men­te mis re­cuer­dos, in­ten­tan­do re­co­brar ca­da de­ta­lle de ca­da at­mós­fe­ra, ca­da lu­gar, ca­da si­tua­ción, des­cu­bría una reali­dad pre­sen­te com­ple­ta­men­te trans­for­ma­da. La ex­pe­rien­cia pa­re­ce ha­ber mo­di­fi­ca­do la vi­sión del mun­do de es­te ci­neas­ta de 56 años: Creo que ha­cer­se vie­jo consiste jus­ta­men­te en es­to, em­pe­zar a ver el pre­sen­te co­mo el re­fle­jo deformado del pa­sa­do.

CUAN­DO LO PER­SO­NAL ES PO­LÍ­TI­CO

Cuarón no ocul­ta el pro­fun­do im­pac­to que ha su­pues­to la rea­li­za­ción de

Ro­ma: No soy la mis­ma per­so­na que era an­tes de di­ri­gir es­ta pe­lí­cu­la. Una trans­for­ma­ción mar­ca­da por la in­ves­ti­ga­ción en torno a Li­bo, la mu­jer que ha ins­pi­ra­do el per­so­na­je de Cleo. Ella fue siem­pre mi ‘ma­dre in­dia’, por sus raí­ces in­dí­ge­nas. De ni­ño, aque­lla re­la­ción ca­si ma­ter­no­fi­lial me pa­re­cía al­go na­tu­ral. En un alar­de de lu­ci­dez, el di­rec­tor me­xi­cano apun­ta que po­cas ve­ces nos cues­tio­na­mos la iden­ti­dad de aque­llos a los que ama­mos.

Sin em­bar­go, en el pro­ce­so de di­ri­gir

Ro­ma, el ga­na­dor de dos Os­car, por la di­rec­ción y el mon­ta­je de Gra­vity (2013), se vio obli­ga­do a re­con­si­de­rar su vi­sión de una de las mu­je­res que lo crio: De­jé de ver­la so­lo co­mo una se­gun­da ma­dre pa­ra ob­ser­var­la co­mo una mu­jer. Y es­ta nue­va pers­pec­ti­va me per­mi­tió ad­ver­tir la com­ple­ji­dad del per­so­na­je de Cleo, que vi­ve el día a día de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, pe­ro que al mis­mo tiem­po no re­nun­cia ni a sus orí­ge­nes hu­mil­des ni a su ra­za in­dí­ge­na.

Por des­gra­cia, la po­bre­za que aso­la a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas no es un drama ex­clu­si­va­men­te me­xi­cano. Se­gún Cuarón, to­do es­to con­vier­te a Cleo en una fi­gu­ra ex­clui­da por par­ti­da tri­ple: por su fe­mi­ni­dad, por su cla­se so­cial y por su ra­za.

UN BLAN­CO Y NE­GRO SIN NOS­TAL­GIA

Uno de los ras­gos más lla­ma­ti­vos de la odi­sea me­mo­rís­ti­ca de Ro­ma es el uso del blan­co y ne­gro. ¿Por qué de­ci­dió Cuarón em­plear una ga­ma cro­má­ti­ca iné­di­ta en su ci­ne? Cuan­do de­ci­dí di­ri­gir Ro­ma, hu­bo tres ele­men­tos que se me an­to­ja­ron in­cues­tio­na­bles. El pri­me­ro fue el pro­ta­go­nis­mo de Cleo. El se­gun­do, la ne­ce­si­dad de en­ca­rar el ejer­ci­cio de me­mo­ria de una ma­ne-

“EN EL ORI­GEN DE ‘RO­MA’ ES­TÁ MI DE­SEO DE EX­PLO­RAR MIS RE­CUER­DOS. HA­CER­SE VIE­JO CONSISTE EN EM­PE­ZAR A VER EL PRE­SEN­TE CO­MO EL RE­FLE­JO DEFORMADO DEL PA­SA­DO”

ra di­rec­ta. No que­ría ‘fic­cio­na­li­zar’, co­mo ha­bía he­cho en Y tu ma­má tam­bién. Y, en ter­cer lu­gar, sur­gió el blan­co y ne­gro, aun­que no que­ría que la fo­to­gra­fía tu­vie­se un ha­lo nos­tál­gi­co. No me in­tere­sa­ba que la pe­lí­cu­la pa­re­cie­se ro­da­da en los años 70, así que de­ci­dí fil­mar en for­ma­to di­gi­tal de 65 mm, don­de no se per­ci­be prác­ti­ca­men­te nin­gún grano en la ima­gen. El di­rec­tor de Harry Pot­ter y el pri­sio­ne­ro de Az­ka­ban (2004) apun­ta que, con Ro­ma, no que­ría evo­car el sun­tuo­so y con­tras­ta­do blan­co y ne­gro de los films noir. De­ci­di­mos apos­tar por el na­tu­ra­lis­mo, con una ilu­mi­na­ción sua­ve, apa­ren­te­men­te sim­ple, pe­ro aun así es­ti­li­za­da, con­cre­ta Cuarón: El ob­je­ti­vo fi­nal era plan­tear un con­tras­te en­tre el blan­co y ne­gro, que sue­le aso­ciar­se al pa­sa­do, y un rea­lis­mo de tin­tes con­tem­po­rá­neos.

UN RE­TO MA­YÚSCU­LO

Tan­to a ni­vel téc­ni­co co­mo crea­ti­vo, Ro­ma ha su­pues­to el ma­yor desafío de mi ca­rre­ra, afir­ma sin ti­tu­beos Cuarón, una de­cla­ra­ción que pue­de sor­pren­der vi­nien­do de un di­rec­tor que ha fil­ma­do odi­seas es­pa­cia­les, aven­tu­ras dis­tó­pi­cas y fan­ta­sías ju­ve­ni­les de gran pre­su­pues­to. El ci­neas­ta se ex­pli­ca:

En Hi­jos de los hom­bres (2006) o

Gra­vity, pe­se a las com­ple­ji­da­des téc­ni­cas, siem­pre con­té con re­des de se­gu­ri­dad na­rra­ti­vas, so­bre to­do gra­cias al fac­tor de en­tre­te­ni­mien­to de los có­di­gos de la cien­cia fic­ción. En

Ro­ma, no tu­ve na­da de eso: fue co­mo un sal­to al va­cío. Uno de los mé­to­dos de tra­ba­jo fa­vo­ri­tos de Cuarón consiste en au­to­im­po­ner­se li­mi­ta­cio­nes es­ti­lís­ti­cas, al­go que ha lle­va­do al ex­tre­mo en su nue­vo film: En Ro­ma no hay mo­vi­mien­to de cá­ma­ra de acer­ca­mien­to o ale­ja­mien­to, que son mo­vi­mien­tos que me en­can­tan pe­ro que su­gie­ren un ti­po de sub­je­ti­vi­dad que que­ría evi­tar.

Pa­ra Cuarón las de­ci­sio­nes de pues­ta en es­ce­na con­tie­nen im­pli­ca­cio­nes éti­cas: El uso sis­te­má­ti­co del plano ge­ne­ral me per­mi­tió re­for­zar una cier- ta ob­je­ti­vi­dad, una dis­tan­cia des­de la cual ob­ser­var a los per­so­na­jes sin im­po­ner jui­cios mo­ra­les.

La vo­ra­ci­dad de Cuarón co­mo na­rra­dor e in­ven­tor de imá­ge­nes no pa­re­ce te­ner lí­mi­tes: Hu­bo mo­men­tos del ro­da­je en que prác­ti­ca­men­te tu­vi­mos que in­ven­tar nue­vas téc­ni­cas, co­mo en la es­ce­na en que la cá­ma­ra acom­pa­ña a unos per­so­na­jes des­de una pla­ya has­ta el mar. Que­ría que el es­pec­ta­dor es­tu­vie­se to­tal­men­te su­mer­gi­do en la ac­ción y pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba que la cá­ma­ra no tem­bla­se. Fue un re­to ma­yúscu­lo. Aun­que, pa­ra el ci­neas­ta, la ma­yor di­fi­cul­tad de la rea­li­za­ción de Ro­ma fue de or­den con­cep­tual: La pe­lí­cu­la fun­cio­na co­mo un con­jun­to de es­ce­nas en las que se per­ci­be la som­bra de un re­la­to, pe­ro en las que es ne­ce­sa­rio que ca­da es­pec­ta­dor pon­ga mu­cho de su par­te a ni­vel emo­cio­nal.

ESTRENO: 5 DI­CIEM­BRE, DIS­PO­NI­BLE EN NETFLIX A PAR­TIR DEL 14 DI­CIEM­BRE

Ro­ma (EE. UU., Mé­xi­co, 2018, 135 min.). DRAMA.

21. Las vi­ven­cias de la fa­mi­lia de ‘Ro­ma’ se ins­pi­ran en la in­fan­cia del ci­neas­ta.2. La cin­ta re­fle­ja el di­fí­cil mo­men­to po­lí­ti­co y so­cial del Mé­xi­co de los años 70.

3 3. El di­rec­tor Al­fon­so Cuarón, en su pri­mer film ro­da­do en su país des­de ‘Y tu ma­má tam­bién’ (2001).

4 4. Ya­lit­za Apa­ri­cio es Cleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.