Iciar Bo­llaín, por Yu­li.

‘Yu­li’. La vi­da del ge­nial bai­la­rín cu­bano Car­los Acos­ta, apo­da­do ‘Yu­li’ (que se in­ter­pre­ta a sí mis­mo) lle­ga al ci­ne ba­sa­da en su au­to­bio­gra­fía, con su des­ga­rra­do­ra so­le­dad, su lu­cha con­tra un des­tino bri­llan­te y el as­fi­xian­te te­són de su pa­dre. La di­rec

Fotogramas - - SUMARIO - DE QUÉ VA: Por So­nia Gui­ja­rro.

Un ni­ño de los su­bur­bios de La Ha­ba­na, que pa­sa su tiem­po en­tre pe­leas ca­lle­je­ras y ba­ta­llas de break dan­ce se con­vier­te en la es­tre­lla in­ter­na­cio­nal de los me­jo­res ba­llets del mun­do gra­cias a sus ap­ti­tu­des y al em­pe­ño de su pa­dre.

Des­de la mi­se­ria. ¿Se pue­de ser bri­llan­te en aque­llo que odias y triun­far en con­tra de tu vo­lun­tad? La res­pues­ta es sí, si tie­nes un pa­dre con la fuer­za y la vi­sión de fu­tu­ro que te­nía el pa­dre de Car­los Acos­ta, un ca­mio­ne­ro ca­si anal­fa­be­to que su­po ver más allá de la mi­se­ria y lu­char por apar­tar a su hi­jo de la ca­lle. Co­no­cí la his­to­ria de Car­los por­que le en­car­ga­ron a Paul La­verty (su pa­re­ja y pa­dre de sus hi­jos) ha­cer el guión so­bre su vi­da. Ya lo ha­bía in­ten­ta­do en otra oca­sión, lle­var su vi­da al ci­ne, pe­ro aque­lla vez no pros­pe­ró. Icíar Bo­llaín ha con­se­gui­do que Car­los Acos­ta lo de­ja­se to­do en sus ma­nos. A sus 45 años, es­ta su­per­fi­gu­ra mun­dial del ba­llet que in­ter­pre­tó al pri­mer Romeo ne­gro de la his­to­ria de la dan­za y que ha via­ja­do por to­do el mun­do co­mo ar­tis­ta in­vi­ta­do es un hombre muy ocu­pa­do. Di­ri­ge su com­pa­ñía en La Ha­ba­na, y vi­ve a me­dio ca­mino en­tre Cu­ba y el Reino Uni­do, don­de vi­ven su mu­jer y sus tres hi­jas pe­que­ñas. Paul y yo nos leí­mos su li­bro au­to­bio­grá­fi­co, No mi­res atrás, y nos pa­re­ció fas­ci­nan­te, por el des­arrai­go que des­ti­lan sus pá­gi­nas, por la pre­sión que ejer­cía so­bre él su pa­dre, por su em­pe­ño en te­ner una vi­da nor­mal y no ex­plo­tar su ta­len­to. La pe­lí­cu­la se es­truc­tu­ra en va­rias co­reo­gra­fías con­tem­po­rá­neas que co­rres­pon­den a di­fe­ren­tes mo­men­tos vi­ta­les de Yu­li (so­bre­nom­bre que le pu­so su pa­dre en re­fe­ren­cia a un dios gue­rre­ro afri­cano). Un tra­ba­jo com­pli­ca­do por­que te­nía­mos que tras-

la­dar­nos de épo­ca cons­tan­te­men­te, con un Yu­li pe­que­ño que da sus pri­me­ros pa­sos en la dan­za y que ga­na to­dos los con­cur­sos ca­lle­je­ros de break dan­ce; otro Yu­li en la ma­du­rez re­co­rrien­do los prin­ci­pa­les tea­tros del mun­do, y el Yu­li ac­tual, que se aso­ma con agra­de­ci­mien­to a lo que fue su vi­da an­te­rior.

La inspiración. Bo­llaín se ins­pi­ró en gran­des films de dan­za, so­bre to­do en All That Jazz (1979) de Bob Fos­se, por­que es un di­rec­tor co­reó­gra­fo y es de esas pe­lí­cu­las que vuel­ves a ver mil ve­ces y siem­pre te apor­tan al­go. Re­vi­sé tam­bién a Sau­ra, por su­pues­to, so­bre to­do la tri­lo­gía de Ga­des (Bo­das de san­gre, Car­men y El amor bru­jo)… y des­cu­brí que hay pe­lí­cu­las de ba­llet co­mo Billy Elliot (Stephen Daldry, 2000) o Cis­ne ne­gro (Da­rren Aro­nofsky, 2010) que ape­nas tie­nen bai­le. La mía es una his­to­ria so­bre un bai­la­rín y que­ría re­fle­jar la be­lle­za del bai­le. Pe­ro es una pe­lí­cu­la pa­ra el pú­bli­co, una his­to­ria hu­ma­na ri­ca pe­ro no den­sa, y no una pe­lí­cu­la de dan­za.

Sin pu­dor. Yo no ten­go nin­gún pu­dor en que mis ac­to­res se emo­cio­nen, llo­ren… Es­toy fas­ci­na­da con pe­lí­cu­las de di­rec­to­ras jó­ve­nes co­mo Ce­lia Ri­co y su Via­je al cuar­to de una ma­dre, una his­to­ria pre­cio­sa que cuen­ta Lo­rem ip­sum al­go do­lor muy sit ín­ti­mo. Las mu­je­res te­ne­mos amet, con­sec­te­tuer una sen

adi­pis­cing elit, sed diam si­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra na­rrar. Es un

no­nummy nibh euis­mod ho­nor for­mar par­te del te­ji­do tin­ci­dunt cul­tu­ral ut lao­reet a tra­vés de nues­tro ci­ne. do­lo­re Pa­ra mag­na na­rrar ali­quam

erat vo­lut­pat. Ut wi­si enim bai­le en cá­ma­ra tu­ve que en­con­trar el equi­li­brio com­bi­nan­do pla­nos cor­tos más tea­tra­les con lar­gos que de­ja­ran ver la be­lle­za del mo­vi­mien­to. Yo de­ci­dí si­tuar la cá­ma­ra don­de nun­ca es­tá el es­pec­ta­dor, en el es­ce­na­rio.

Fa­mi­lia de es­cla­vos. Du­ran­te las char­las que man­tu­vie­ron Paul La­verty, Icíar Bo­llaín y Acos­ta sa­lie­ron a re­lu­cir no­tas bio­grá­fi­cas que no apa­re­cen en el li­bro. Re­sul­ta que el ape­lli­do Acos­ta pro­ce­de de una plan­ta­ción de es­cla­vos de don­de ve­nían sus an­te­pa­sa­dos. Paul se emo­cio­nó al des­cu­brir que el bis­nie­to de un es­cla­vo ha­bía aca­ba­do bai­lan­do en el co­ra­zón del Im­pe­rio bri­tá­ni­co, en el Ro­yal Ba­llet, y que no de­ja­ba de ser una gran pa­ra­do­ja dig­na de un guión a la al­tu­ra. Su pa­dre le re­cor­da­ba cons­tan­te­men­te que él era un ne­gro, un gue­rre­ro, y que de­bía lu­char por dar­le a los ne­gros su si­tio. A la al­tu­ra de las co­reo­gra­fías in­ter­pre­ta­das por los bai­la­ri­nes de la com­pa­ñía de Acos­ta, es­tán la fo­to­gra­fía de Álex Ca­ta­lán ( Lo­ving Pa­blo, 2017) y su fiel re­tra­to de una lu­mi­no­sa y ma­ter­nal Cu­ba; así co­mo la ban­da so­no­ra, de Al­ber­to Igle­sias, que ya tra­ba­jó con Bo­llaín en Te doy mis ojos (2003) y en Tam­bién la llu­via (2010). En cuan­to lle­gó a mis ma­nos el pro­yec­to pen­sé que es­ta­ba he­cho a la me­di­da de Al­ber­to, por­que él em­pe­zó en el Ba­llet Na­cio­nal con Dua­to.

ESTRENO: 14 DI­CIEM­BRE Yu­li (Es­pa­ña, Cu­ba, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, 2018, 109 min.). DRAMA.

Car­los Acos­ta, con uno de los bai­la­ri­nes de su com­pa­ñía.

El ac­tor Edil­son Ma­nuel Ol­be­ra in­ter­pre­ta a Yu­li ni­ño.

Icíar Bo­llaín conCar­los Acos­ta y el equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.