León Si­mi­ni­ani, por Apun­tes pa­ra una pe­lí­cu­la de atra­cos.

Tras ‘Mapa’, León Si­mi­ni­ani si­gue ex­plo­ran­do los lí­mi­tes del do­cu­men­tal con ‘Apun­tes pa­ra una pe­lí­cu­la de atra­cos’, una mez­cla de ele­men­tos tan dis­pa­res co­mo ex­pe­rien­cia ín­ti­ma, ci­ne­fi­lia y un la­drón de Va­lle­cas.

Fotogramas - - SUMARIO - DE QUÉ VA: Por B. Martínez (San Se­bas­tián).

Elías es un di­rec­tor de ci­ne. Fla­ko, un la­drón de ban­cos. Apa­ren­te­men­te no tie­nen na­da en co­mún, pe­ro, sin em­bar­go, en­con­tra­rán pun­tos de con­tac­to. Es­ta es la his­to­ria de su pe­cu­liar amis­tad.

León Si­mi­ni­ani (San­tan­der, 1971) que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la de atra­cos. En reali­dad, que­ría ho­me­na­jear un gé­ne­ro que siem­pre le ha­bía fas­ci­na­do. En la ma­yor par­te de esas pe­lí­cu­las, por ejem­plo, en Ri­fi­fi (J. Das­sin, 1955), el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción, pre­pa­ra­ción y eje­cu­ción se con­vier­te en una pie­za fun­da­men­tal de la na­rra­ción. Y eso es al­go que siem­pre ha­bía for­ma­do par­te de su for­ma de con­tar las his­to­rias. Pe­ro lo que en prin­ci­pio iba a ser un ejer­ci­cio de me­mo­ria ci­né­fi­la, cam­bió a me­di­da que fue evo­lu­cio­nan­do su re­la­ción con el Fla­ko. El di­rec­tor se pu­so en con­tac­to con el lí­der de la Ban­da del Rayo, res­pon­sa­ble de un pu­ña­do de atra­cos en Ma­drid rea­li­za­dos a tra­vés de la téc­ni­ca del bu­trón, cuan­do to­da­vía es­ta­ba en la cár­cel, y po­co a po­co fue to­man­do pro­ta­go­nis­mo has­ta con­ver- tir­se en el ver­da­de­ro eje del re­la­to.

Yo que­ría ha­cer un ho­me­na­je a las pe­lí­cu­las de Apun­tes de Pa­so­li­ni. Que­ría ex­plo­rar mi fas­ci­na­ción por el uni­ver­so noir, pe­ro se­gún fui co­no­cien­do al Fla­ko, me di cuen­ta de que mi ima­gi­na­rio no te­nía na­da que ver con la reali­dad. Así que la na­rra­ción fue mu­tan­do has­ta acer­car po­si­cio­nes en­tre su mun­do y el mío, cuen­ta el di­rec­tor.

Dos par­tes, dos re­tos. La pe­lí­cu­la se di­vi­de en dos par­tes. En la pri­me­ra, el na­rra­dor es el pro­pio Si­mi­ni­ani. Nos in­tro­du­ci­mos en su vi­da pri­va­da, asis­ti­mos al na­ci­mien­to de su hi­ja y nos con­ver­ti­mos en par­tí­ci­pes de sus du­das en torno al rum­bo de es­ta his­to­ria. En la se­gun­da, hay un cam­bio de pers­pec­ti­va y es Fla­ko quien to­ma las rien­das del re­la­to.

Me di cuen­ta de que, a pe­sar de lo di­fe­ren­tes que éra­mos, ha­bía un víncu­lo que nos unía, la pa­ter­ni­dad. Así que plan­teé la pe­lí­cu­la co­mo un es­pe­jo. Co­mo al prin­ci­pio no po­día fil­mar­lo ni a él ni a los su­yos (en la se­gun­da par­te apa­re­ce con una más­ca­ra) uti­li­cé a mi pro­pia fa­mi­lia pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre am­bas par­tes. El di­rec­tor se en­fren­tó a dos gran­des re­tos: po­si­cio­nar­se en­tre dos po­los opues­tos, es de­cir, de­jar a un la­do la ac­ti­tud mo­ra­li­zan­te, y tam­po­co caer ren­di­do a la fas­ci­na­ción apo­lo­gé­ti­ca y en­sam­blar to­das las ca­pas con las que que­ría cons­truir el re­la­to: la ci­ne­fi­lia noir, la crea­ción li­te­ra­ria, la re­in­ser­ción, la pa­ter­ni­dad, la vi­da pri­va­da… y que ad­qui­rie­ra un to­do or­gá­ni­co. Mis pe­lí­cu­las fun­cio­nan por ló­gi­ca aso­cia­ti­va, y eso a ve­ces no es fá­cil de tras­la­dar a una his­to­ria que tie­ne una ló­gi­ca más ca­sual, pe­ro aun así, ahí es­tá la vo­lun­tad de ha­cer una cró­ni­ca, de ar­mar un re­la­to. Si­mi­ni­ani es­ta­ba tan com­pro­me­ti­do con la his­to­ria, que in­clu­so se atre­vió a me­ter­se en las al­can­ta­ri­llas pa­ra se­guir el re­co­rri­do del Fla­ko. Es uno de los mo­men­tos nu­clea­res. Lo fui re­tra­san­do por­que soy claus­tro­fó­bi­co, pe­ro el Fla­ko me di­jo que has­ta que no ba­ja­ra no lo en­ten­de­ría. Y así fue, el sub­sue­lo es otro mun­do.

ESTRENO: 5 DI­CIEM­BRE

Apun­tes pa­ra una pe­lí­cu­la de atra­cos (Es­pa­ña, 2018, 90 min.). DO­CU­MEN­TAL.

Fla­ko con­ver­sa con León Si­mi­ni­ani.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.