Die­go Lu­na, por Nar­cos: Mé­xi­co.

Dis­fru­ta del pri­vi­le­gio de dar vi­da a Mi­guel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do, fun­da­dor del cartel de Gua­da­la­ja­ra y el que co­nec­ta a Pa­blo Es­co­bar y Pa­cho He­rre­ra, las otras dos fi­gu­ras cla­ve de la nar­co fran­qui­cia de Netflix que se rein­ven­ta con ‘Nar­cos: Mé­xi­co’.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Juan Sil­ves­tre (Bil­bao).

Ha he­cho de la reivin­di­ca­ción una fi­lo­so­fía de vi­da que, re­co­no­ce, le in­flu­ye in­clu­so a la ho­ra de ele­gir sus pro­yec­tos. Die­go Lu­na (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1979) ha­ce un pa­rén­te­sis en su agen­da ci­ne­ma­to­grá­fi­ca –Fi­nal­men­te no ro­da­ré el re­ma­ke de Scar­fa­ce– pa­ra com­po­ner uno de los ro­les más com­ple­jos y arries­ga­dos de su bri­llan­te ca­rre­ra.

1. De­lin­cuen­tes con tra­je. No pue­do juz­gar a mis per­so­na­jes, es­ta gen­te tie­ne nues­tros mis­mos im­pul­sos. La di­fe­ren­cia es que ellos es­tán dis­pues­tos a cru­zar una lí­nea que qui­zá no­so­tros no. No hay que jus­ti­fi­car­los, pe­ro tam­po­co de­mo­ni­zar­los. Es jus­to mos­trar­los con sus lu­ces y sus som­bras. Ade­más, los ma­los siem­pre tra­ba­jan pa­ra al­guien y hay mu­chos de­lin­cuen­tes que an­dan de tra­je to­man­do de­ci­sio­nes y co­bran­do de nues­tros im­pues­tos.

2. Des­de la ba­rre­ra. Pre­fe­rí acer­car­me a Mi­guel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do sin ha­blar con nin­gún fa­mi­liar, so­lo le­yen­do lo que se ha di­cho so­bre él, vien­do do­cu­men­ta­les… To­mé es­ta de­ci­sión por sa­lud men­tal.

3. ¿Una se­rie edu­ca­ti­va? Es­to es en­tre­te­ni­mien­to. Yo no quie­ro que mis hi­jos de ocho y diez años la vean y tam­po­co la mos­tra­ría en ins­ti­tu­tos. Pa­ra en­ten­der esa épo­ca hay ma­te­ria­les más pre­ci­sos.

4. Y, de nue­vo, Es­pa­ña. En es­ta se­rie he tra­ba­ja­do con gran­des ac­to­res es­pa­ño­les, co­mo Er­nes­to Al­te­rio que, aun­que na­ció en Ar­gen­ti­na, es co­mo si fue­ra es­pa­ñol. Con él ten­go una co­ne­xión muy bo­ni­ta por­que coin­ci­dí con su pa­dre tiem­po atrás. Oja­lá al­gún di­rec­tor me in­vi­te pa­ra tra­ba­jar de nue­vo en vues­tro país.

5. Cre­cer con mie­do. Me crié en el Mé­xi­co de los 90, con una ex­plo­sión de vio­len­cia que me mar­có bru­tal­men­te. Cuan­do oi­go a Trump ha­blar de la vio­len­cia en mi país me en­cien­do… La in­dus­tria de ar­mas de EE. UU. es la más be­ne­fi­cia­da de nues­tra vio­len­cia, que es la vio­len­cia de to­dos.

NAR­COS: MÉ­XI­CO ES­TÁ DIS­PO­NI­BLE EN NETFLIX DES­DE EL 16 DE NO­VIEM­BRE

“ME CRIÉ EN EL MÉ­XI­CO DE LOS 90 CON UNA EX­PLO­SIÓN DE VIO­LEN­CIA QUE ME MAR­CÓ DE UNA MA­NE­RA BRU­TAL”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.