Sus­pi­ria. El código Sus­pi­ria.

‘Sus­pi­ria’. El úl­ti­mo film de Lu­ca Gua­dag­nino qui­zás sea uno de los más es­pe­ra­dos, un desafío a la obra de cul­to por ex­ce­len­cia del ci­ne de te­rror ita­liano, que se pro­po­ne no tan­to co­mo re­ma­ke sino co­mo re­in­ter­pre­ta­ción del ori­gi­nal de Da­rio Ar­gen­to, semb

Fotogramas - - SUMARIO - DE QUÉ VA: Por Je­sús Pa­la­cios.

Una jo­ven bai­la­ri­na ame­ri­ca­na des­cu­bre que la pres­ti­gio­sa es­cue­la de dan­za ber­li­ne­sa don­de es­tu­dia es una so­cie­dad se­cre­ta re­gi­da por bru­jas, a la es­pe­ra de una re­ve­la­ción.

Pe­ne­trar en la nue­va Sus­pi­ria de Lu­ca Gua­dag­nino su­po­ne re­vi­sar el clá­si­co del gia­llo so­bre­na­tu­ral fir­ma­do por Da­rio Ar­gen­to en 1977. El guio­nis­ta Da­vid Kaj­ga­nich, que re­nie­ga del ori­gi­nal, si­túa la ac­ción de es­ta nue­va ver­sión en el mis­mo 1977 en que se es­tre­na­ra la pri­me­ra, ha­cien­do su­yo el tur­bu­len­to Otoño Ale­mán, du­ran­te el cual el te­rro­ris­mo de la RAF sem­bra­ra el pá­ni­co en el país, pro­vo­can­do la re­pre­sión del Es­ta­do. Aun­que la fuen­te co­mún de am­bas es el en­sa­yo de Tho­mas de Quin­cey Sus­pi­ria de pro­fun­dis, con­ti­nua­ción de Las con­fe­sio­nes de un in­glés co­me­dor de opio, don­de el es­cri­tor ha­bla de la dio­sa Le­va­na y las Tres Se­ño­ras del Do­lor (o de la Pe­na) que la acom­pa­ñan –Ma­ter La­chry­ma­rum (Nues­tra Se­ño­ra de las Lá­gri­mas), Ma­ter Sus­pi­rio­rum (Nues­tra Se­ño­ra de los Sus­pi­ros) y Ma­ter Te­ne­bra­rum (Nues­tra Se­ño­ra de las Ti­nie­blas)–, la in­ter­pre­ta­ción de es­ta mi­to­lo­gía opiá­cea es bien dis­tin­ta en ca­da una de ellas.

Dos dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes. Allí don­de Ar­gen­to in­vi­ta al es­pec­ta­dor a un via­je alu­ci­nan­te al co­ra­zón ctó­ni­co del po­der fe­me­nino más per­ver­so, sin ló­gi­ca na­rra­ti­va al­gu­na, a la luz de los cuen­tos de ha­das y la al­qui­mia del co­lor de Ru­dolf Stei­ner, Gua­dag­nino im­po­ne una ge­nea­lo­gía his­tó­ri­ca y per­so­nal a sus per­so­na­jes, en es­pe­cial a su pro­ta­go­nis­ta, Su­sie (Da­ko­ta John­son), y al tes­ti­go ocu­lar de los su­ce­sos, el

Dr. Jo­sef Klem­pe­rer –gui­ño al es­tu­dio­so ju­dío ale­mán Vic­tor Klem­pe­rer, quien con­si­guió so­bre­vi­vir en la Ale­ma­nia na­zi y cu­yos dia­rios son fuen­te fun­da­men­tal de in­for­ma­ción so­bre la épo­ca–, la pri­me­ra, pró­fu­ga de una sec­ta me­no­ni­ta re­cha­za­da por su pro­pia ma­dre, y el se­gun­do, vie­jo psi­coa­na­lis­ta jun­giano cu­ya his­to­ria de amor de­vie­ne fun­da­men­tal. Mien­tras la na­rra­ti­va en la Sus­pi­ria de Ar­gen­to es abs­trac­ta, li­sér­gi­ca y flui­da, en Gua­dag­nino obe­de­ce a una es­truc­tu­ra fé­rrea, or­ga­ni­za­da en ca­pí­tu­los de pro­gre­sión geo­mé­tri­ca y or­de­na­da, que con­du­ce a un fi­nal apo­ca­líp­ti­co, en el sen­ti­do de re­ve­la­ción. Aun­que tan­to la Sus­pi­ria de Ar­gen­to co­mo la nue­va des­cri­ben una so­cie­dad ma­triar­cal se­cre­ta, los as­pec­tos fe­mi­nis­tas se en­fa­ti­zan más en la úl­ti­ma, don­de has­ta el úni­co per­so­na­je mas­cu­lino es in­ter­pre­ta­do por Til­da Swin­ton. Si Ar­gen­to es­tá fas­ci­na­do por la in­tra­his­to­ria eso­té­ri­ca de Eu­ro­pa, Gua­dag­nino

y Kaj­ga­nich lo es­tán por la in­tra­his­to­ria po­lí­ti­ca, con­tra­po­nien­do un nue­vo em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, sen­si­ble y jo­ven, al vie­jo aque­la­rre de bru­jas con as­pec­to de les­bia­nas de Fass­bin­der, ob­se­sio­na­das por el po­der, cu­ya obra maes­tra es el omi­no­so ba­llet ti­tu­la­do Volk, que re­mi­te al con­cep­to ho­mó­ni­mo del na­zis­mo. Las alu­sio­nes al te­rro­ris­mo y la sub­tra­ma que lle­va has­ta el Ho­lo­caus­to apun­tan a una lec­tu­ra jun­gia­na de la his­to­ria, en­tre­la­za­da con la his­to­ria se­cre­ta de la bru­je­ría, que, sin em­bar­go, no lle­ga a con­cre­tar­se. Una Sus­pi­ria tier­na. Fren­te al código de co­lo­res bá­si­cos, bri­llan­tes y con­tras­ta­dos que en la ori­gi­nal Sus­pi­ria, sim­bo­lis­ta y art nou­veau, evo­can la teo­ría del co­lor de Goet­he pa­sa­da por el fil­tro teo­só­fi­co, Gua­dag­nino op­ta por una pa­le­ta te­rro­sa, que re­cuer­da el ci­ne de Eu­ro­pa del Es­te, per­mean­do to­do de una me­lan­co­lía cre­pus­cu­lar au­sen­te en Ar­gen­to, acor­de con el tono mo­no­cro­má­ti­co im­pe­ran­te en el ci­ne ac­tual. Sí com­par­ten am­bas el sus­tra­to gó­ti­co del edi­fi­cio po­seí­do, a la ma­ne­ra de un lo­cus ma­ligno ho­ra­da­do de tú­ne­les, sub­te­rrá­neos y es­tan­cias se­cre­tas, mun­do pa­ra­le­lo que es­con­de y re­fle­ja en ne­ga­ti­vo las ac­cio­nes que se eje­cu­tan a la vis­ta de to­dos (así la tre­men­da es­ce­na de body ho­rror tan po­lé­mi­ca). Es en la ca­ver­na ute­ri­na don­de ten­drá lu­gar la apo­teo­sis fi­nal (no spoi­ler), que de­be qui­zá más a Cli­ve Bar­ker que a Da­rio Ar­gen­to. Gua­dag­nino triun­fa en ofre­cer­nos una Sus­pi­ria al­ter­na­ti­va, no me­nos eso­té­ri­ca que la ori­gi­nal pe­ro muy di­fe­ren­te, que obe­de­ce a una vi­sión pro­pia del si­glo XXI, sus­ti­tu­yen­do la fan­ta­sía de­li­ran­te de Ar­gen­to por un som­brío sen­ti­mien­to de cul­pa, por la ne­ce­si­dad de amor y per­dón, así co­mo la vi­bran­te ban­da so­no­ra de Go­blin por la at­mos­fé­ri­ca mú­si­ca de Thom Yor­ke (miem­bro de Ra­diohead, aso­cia­do al ci­neas­ta crow­le­yano Raymond Sal­va­to­re Har­mon). Ar­gen­to re­su­me me­jor que na­die la di­fe­ren­cia al afir­mar, se­gún Gua­dag­nino, que su Sus­pi­ria era bru­tal, mien­tras que la nue­va es… tier­na. ESTRENO: 5 DI­CIEM­BRE Sus­pi­ria (EE. UU., Ita­lia, 2018, 152 min.). TE­RROR.

Si Ar­gen­to es­tá fas­ci­na­do por la in­tra­his­to­ria eso­té­ri­ca de Eu­ro­pa, Gua­dag­nino lo es­tá por la in­tra­his­to­ria po­lí­ti­ca.

1

2

4

31. Da­ko­ta John­son es Su­sie, una jo­ven bai­la­ri­na. Jes­si­ca Har­per in­ter­pre­tó es­te rol en la ori­gi­nal de Ar­gen­to.2. Til­da Swin­ton co­mo Ma­da­me Blanc. 3. Ch­loë Gra­ce Mo­retz in­ter­pre­ta a Pa­tri­cia. 4. John­son (Su­sie) y Mia Goth (Sa­ra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.