PA­BLO VÁZ­QUEZ

En­tu­sias­mo o pataleo. No hay ma­ti­ces. Y la di­si­den­cia, se pa­ga. En la ilu­sión de las re­des pier­de la re­fle­xión y ga­na la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. ¿Qué efec­tos tie­ne tan­ta cer­ca­nía en­tre crea­do­res y pú­bli­co?

Fotogramas - - SUMARIO ESTRENOS -

El pe­rio­dis­ta, es­cri­tor (Las chi­cas te­rri­bles) y guio­nis­ta (Amor tó­xi­co) es nues­tra fir­ma in­vi­ta­da, y re­fle­xio­na so­bre la dis­tan­cia en­tre re­des so­cia­les y pú­bli­co.

La­men­ta­ble­men­te, los fes­ti­va­les se han con­ver­ti­do en hos­ti­les en­tor­nos en los que ca­da vi­si­tan­te es un wan­na­be con áni­mo de su­mer­gir­se en la cre­ma. Ca­da pe­lí­cu­la re­pre­sen­ta un pro­duc­to que ya vie­ne con su eti­que­ta an­tes in­clu­so de que em­pie­ce a rea­li­zar­se. No hay otra sa­li­da que la po­la­ri­za­ción: o en­tu­sias­mo o pataleo.

To­da di­si­den­cia es pa­ga­da con cre­ces, por­que te po­si­cio­na po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te. Los ma­ti­ces se di­fu­mi­nan en­tre la at­mós­fe­ra fes­ti­va de los even­tos, don­de crí­ti­cos com­par­ten co­pas y otros fluidos con pro­duc­to­res, di­rec­to­res, je­fes de pren­sa, re­pre­sen­tan­tes, ac­to­res e influencers. La de­mo­cra­ti­za­ción de la crí­ti­ca a tra­vés de las re­des po­dría ha­ber su­pues­to una ma­yor ho­nes­ti­dad en el jui­cio; por con­tra, cuan­to más aba­jo te en­cuen­tres en la pi­rá­mi­de, más gran­de es tu afán por in­te­grar­te en la cul­tu­ra del éxi­to. De ahí que no in­tere­se ha­cer una va­lo­ra­ción crí­ti­ca de fe­nó­me­nos co­mo los de Ro­dri­go So­ro­go­yen, los Ja­vis (pro­mo­to­res, tal vez a su pe­sar, de la in­te­gra­ción bue­nis­ta de la di­fe­ren­cia; un dis­cur­so que ate­rro­ri­za­ría a Os­car Wil­de, Quen­tin Crisp, Ken­neth An­ger, John Wa­ters o, sin ir más le­jos, Eduar­do Ca­sa­no­va, no por ca­sua­li­dad nin­gu­nea­do por la Aca­de­mia), Car­los Ver­mut ( Quién te can­ta­rá, su­pues­ta pe­lí­cu­la in­die pre­ven­di­da a Net­flix, a fe­cha del fin de la re­dac­ción de es­te ar­tícu­lo, so­lo ha in­tere­sa­do a 32.035 es­pec­ta­do­res) o Car­lo Pa­dial (Al­go muy gor­do; mis­mo ca­so, 3.083 es­pec­ta­do­res). El pro­duc­tor se la­va las ma­nos, pues ya tie­ne ase­gu­ra­das sus ga­nan­cias. Es­te cam­bio de mo­de­lo no so­lo de­va­lúa el pa­pel del crí­ti­co en el pro­ce­so, sino que de­ja el jui­cio del es­pec­ta­dor fue­ra del mis­mo.

Le­jos de re­pre­sen­tar la voz del pue­blo, co­mo al­gu­nas pro­duc­to­ras y par­ti­dos po­lí­ti­cos pre­go­nan, las re­des so­cia­les se nu­tren de un sec­tor de la cla­se me­dia irri­ta­da e irri­ta­ble, mu­chas ve­ces so­bre­pre­pa­ra­da y ca­si siem­pre des­em­plea­da, y por tan­to, pro­cli­ve y víc­ti­ma de la men­ta­da po­la­ri­za­ción. No quie­ro pe­car de tec­nó­fo­bo car­gan­do con­tra un ins­tru­men­to que aún es­ta­mos apren­dien­do a ma­ne­jar, y que ha per­mi­ti­do sal­tar al mun­do real a es­cri­to­res y ar­ti­cu­lis­tas no­ta­bles. Con el re­co­no­ci­mien­to de es­tos happy few, las re­des han con­ver­ti­do a pro­to­crea­do­res en pro­to­cen­so­res, quie­nes, a sa­bien­das de que no han al­can­za­do el es­ta­tus es­pe­ra­do, op­tan por con­ver­tir­se en jue­ces, trai­cio­nan­do a su yo crea­dor y ge­ne­ran­do, de pa­so, el es­ta­do de co­rrec­ción po­lí­ti­ca que aho­ra res­pi­ra­mos.

Uno echa de me­nos aquel tiem­po don­de la dis­tan­cia en­tre los crea­do­res y su pú­bli­co des­per­ta­ba un ma­yor in­te­rés por sus obras y se pre­gun­ta si ar­tis­tas de opi­nio­nes tan con­tro­ver­ti­das co­mo Paul Schra­der o John Mi­lius, de te­ner Twit­ter, ha­brían con­se­gui­do es­tre­nar sus pe­lí­cu­las.

Pe­can de for­ma pue­ril, por tan­to, las pro­duc­to­ras a la ho­ra de exi­gir ac­to­res o di­rec­to­res con mu­chos se­gui­do­res pa­ra ga­ran­ti­zar su éxi­to, con­fun­dien­do ta­len­to con po­pu­la­ri­dad y apos­tan­do por ese mun­do fe­liz pre­fa­bri­ca­do que al ciu­da­dano de a pie se la trae al pai­ro.

Cuan­do el es­pec­ta­dor ya tie­ne la opi­nión del di­rec­tor en cues­tión ca­da día a gol­pe de clic, men­gua su in­te­rés por ver lo que tie­ne que con­tar. Lo mis­mo ocu­rre con la au­to­pro­mo­ción de los ac­to­res en Ins­ta­gram, cu­yos se­gui­do­res por lo ge­ne­ral es­tán más in­tere­sa­dos en el ona­nis­mo que en la ci­ne­ma­to­gra­fía. ¿Han ayu­da­do al­go los más de seis mi­llo­nes de se­gui­do­res de Úr­su­la Cor­be­ró pa­ra au­men­tar las muy po­bres ci­fras de El ár­bol de la san­gre de Ju­lio Me­dem? En uno de los epi­so­dios de The Young Po­pe, Ju­de Law, en­car­nan­do a un hi­po­té­ti­co pa­pa, ar­gu­men­ta­ba sa­bia­men­te que los ar­tis­tas más in­flu­yen­tes han hui­do siem­pre de la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca, ci­tan­do en­tre otros a Banksy y a Tho­mas Pyn­chon. Po­de­mos bus­car las ra­zo­nes don­de que­ra­mos, pe­ro me te­mo que ca­da vez es más evi­den­te que la des­co­ne­xión en­tre el pú­bli­co y los usua­rios de las re­des es ab­so­lu­ta.

*Pa­blo Váz­quez es es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y guio­nis­ta. Au­tor de Las chi­cas te­rri­bles (Pre-Tex­tos) y co­guio­nis­ta de Amor tó­xi­co o Sum­mer­ti­me.

“EL CAM­BIO DE MO­DE­LO DE­VA­LÚA EL PA­PEL

DEL CRÍ­TI­CO Y DE­JA EL JUI­CIO DEL ES­PEC­TA­DOR FUE­RA DEL MIS­MO”

Por Pa­blo Váz­quez*.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.