Be­ne­dict Cum­ber­batch por Mow­gli: La le­yen­da de la sel­va.

Su in­con­fun­di­ble dic­ción re­tum­ba (y nos ha­ce tem­blar) en ‘Mow­gli: La le­yen­da de la sel­va’, la adap­ta­ción de la obra de Rud­yard Ki­pling en la que en­car­na al im­po­nen­te y co­lé­ri­co ti­gre She­re Khan. Ha­bla­mos con él en ex­clu­si­va.

Fotogramas - - SUMARIO - Por R. S.

Be­ne­dict Cum­ber­batch (Lon­dres, 1976) ríe cuan­do le apun­ta­mos que Mow­gli: La le­yen­da de la sel­va, la nue­va adap­ta­ción de la no­ve­la de Rud­yard Ki­pling di­ri­gi­da por Andy Ser­kis, con­fir­ma su in­ne­ga­ble ten­den­cia a pres­tar voz, y a ve­ces tam­bién mo­vi­mien­tos, a bi­chos con pro­ble­mas de ira. Es cier­to, al­go de­be ha­ber por ahí es­con­di­do… Pri­me­ro Smaug (el dra­gón que en­car­nó en la tri­lo­gía El Hob­bit), el Grinch y aho­ra She­re Khan. Pe­ro to­dos son dis­tin­tos y, a su ma­ne­ra, tie­nen al­go que ex­pli­ca esa ira que los de­fi­ne y ator­men­ta. Pe­ro a ra­bia y fu­ria na­die ga­na a She­re Khan: un de­pre­da­dor to­tal que es co­mo es por cul­pa de los hu­ma­nos, los res­pon­sa­bles de su co­je­ra en la que ra­di­ca su odio ha­cia Mow­gli y to­do lo que hue­le a hom­bre.

RE­GRE­SO A LOS ORÍ­GE­NES

Cum­ber­batch es el vi­llano de una fun­ción en la que Ser­kis ha con­se­gui­do que par­ti­ci­pa­ran es­tre­llas co­mo Ch­ris­tian Ba­le, Cate Blan­chett, Ed­die Mar­san o Pe­ter Mu­llan, to­dos atraí­dos por el es­ta­tus de Andy co­mo pio­ne­ro de la cap­tu­ra de mo­vi­mien­to y su apues­ta pa­ra re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de la obra de Ki­pling, cuen­ta el ac­tor.

Una pro­pues­ta que, ade­más, ha per­mi­ti­do al bri­tá­ni­co re­me­mo­rar sus pri­me­ros pa­sos co­mo ac­tor: En la es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción nos ha­cían re­pre­sen­tar una tem­pe­ra­tu­ra, un ob­je­to o un ani­mal. Es­to úl­ti­mo era vi­tal a la ho­ra de ser cons­cien­tes de nues­tros pro­pios mo­vi­mien­tos, del len­gua­je cor­po­ral… al­go cla­ve cuan­do en­car­nas a un rol real o, me­jor, hu­mano, ríe.

EL GRAN CAM­BIO

Otro as­pec­to de­ter­mi­nan­te en la com­po­si­ción del per­so­na­je es la voz, un ins­tru­men­to ac­to­ral cla­ve pa­ra Cum­ber­batch, que ex­pli­ca su par­ti­cu­lar do­mi­nio por la tra­di­ción es­cé­ni­ca bri­tá­ni­ca, en la que se tra­ba­ja mu­chí­si­mo, y tam­bién por al­go más per­so­nal: A los 15 años aún te­nía voz de crío. En las obras de la es­cue­la me da­ban pa­pe­les de chi­ca por­que la pu­ber­tad en mi ca­so se hi­zo es­pe­rar.

Pe­ro cuan­do lle­gó, en unos me­ses ya es­ta­ba in­ter­pre­tan­do a Willy Lo­man. Ni te ima­gi­nas el subidón. Des­de en­ton­ces siem­pre he ju­ga­do con la voz: me gra­ba­ba ha­cien­do dis­tin­tos per­so­na­jes, imi­ta­ba a fa­mo­sos, co­le­gas, pro­fe­so­res…

UN ROL DIS­TIN­TO

An­te las com­pa­ra­cio­nes de su úl­ti­mo tra­ba­jo con la ver­sión en ac­ción real que Dis­ney es­tre­nó en 2016, Cum­ber­batch ti­ra de prag­ma­tis­mo: Soy in­glés. Es­toy más que acos­tum­bra­do a que co­exis­tan dis­tin­tas ver­sio­nes de un mis­mo tex­to, ase­gu­ra sor­pren­di­do por las di­fe­ren­cias que se ha­cen en­tre ci­ne y TV cuan­do son el mis­mo pro­ce­so. Uno en el que, ade­más de ac­tor y pro­duc­tor, quie­re aña­dir el de di­rec­tor. Lo lle­vo pen­san­do des­de ha­ce tiem­po… No quie­ro ha­cer­lo aho­ra, di­ri­gir te ab­sor­be mu­chí­si­mo, y en es­tos mo­men­tos hay ya de­ma­sia­das co­sas en mi vi­da, y ac­tuar y pro­du­cir son so­lo dos de ellas. Pe­ro ¿den­tro de un tiem­po no muy lar­go? Cuen­ta con ello.

MOW­GLI: LA LE­YEN­DA DE LA SEL­VA PUE­DE VER­SE EN NET­FLIX DES­DE EL 7 DE DI­CIEM­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.