Geo (desc)

EL MILAGRO DEL HALCÓN Y SANTA MARÍA LA REAL

-

El viento ayudaba al halcón a desplegar las alas. El aire lo levantaba hacia el cielo azul, desde donde observaba los movimiento­s de las perdices. Más abajo, sobre el terreno, el rey Sancho García permanecía pendiente de las filigranas d de su h halcón preferido. De pronto, el ave desapareci­ó engullido por la vegetación. El rey, temeroso por su halcón, penetró en la maleza tras él. Una vez en ella, descubrió varias grutas excavadas en el corazón de las colinas. Un entramado de pasillos oscuros de los que desconocía su existencia. ¿Cómo era posible aquello en su propio reino? ¿Cómo no había sabido nada hasta ahora? Guiado por un destello, el rey se encaminó hacia ellas. Hasta que en un momento dado, vio a su halcón, que descansaba en el suelo mientras desplumaba una perdiz con su potente pico. Se disponía a acercarse a él, cuando una potente luz le cegó. Tardó un poco en volver a ver, y cuando lo consiguió, no vislumbró a su halcón, sino una pequeña talla de madera, que reconoció como una imagen de la Virgen María con un niño en sus brazos.A su lado, una jarra de blancas azucenas (denominada­s “terrazas”) y una campana. Para celebrar el hallazgo, el rey ordenó construir un templo. Nacía así un nuevo lugar de culto para los fieles en su camino hacia Santiago. Y la Orden de la Terraza, la primera orden religiosom­ilitar de España. El encuentro milagroso animó al ejército en su conquista de Calahorra. El botín fue fundamenta­l para levantar el Monasterio de Santa María la Real, inaugurado en 1052. Hoy sus altas naves custodian la cueva a través del panteón de los reyes de Nájera-Pamplona.Adentrarse en la penumbra es una experienci­a de recogimien­to. Su silencio nos habla de una época remota, cuando las gestas se convertían en milagros.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain