Geo (desc)

Con la nariz en la turba de Islay

YODO, CEBADA Y UNA TIERRA FÉRTIL… DE ESTA QUÍMICA MUY SCOTTISH NACEN WHISKIES ÚNICOS EN EL MUNDO. UN ARTE QUE LOS HABITANTES DE ESTA PEQUEÑA ISLA DE LAS HÉBRIDAS INTERIORES REINVENTAN CONSTANTEM­ENTE.

- POR VINCENT REA TEXTO Y ACHIM MULTHAUPT FOTOS

El acontecimi­ento fue portada del periód i c o l o c a l . “¡ Dos nuevos alambiques en Islay!” anunció el Ileach en el mes de diciembre pasado. Desde el muelle de Port Askaig en la costa oriental, el semirremol­que precedido por un gaitero, avanzó lentamente hasta Ardnahoe, a cinco kilómetros más al norte. Su misión: entregar dos mastodonte­s de cobre –9.500 y 12.000 litros– a una nueva destilería inaugurada en la primavera de 2018. Es la novena en una isla cuya superficie se asemeja a la de Ibiza. Nueve destilería­s para una población de 3.500 habitantes, ¿Quién da más?

Islay, también conocida como la reina de las Hébridas Interio- res, es la isla más meridional del archipiéla­go. Es muy famosa entre los amantes del whisky por sus prestigios­as destilería­s: Bowmore, Laphroaig, Ardbeg, Lagavulin, Bruichladd­ich... Unos espirituos­os poderosos y yodados, al igual que la tierra de la isla, una landa ondulada, azotada por las olas y vientos salados. Un paraíso natural de color rojizo, salvo en verano, y poblado de águilas reales, ciervos, focas y nutrias.

La tierra de la isla es fértil y húmeda y, al quemarse, libera un humo muy aromático: la turba. Se utiliza como combustibl­e para secar los granos de cebada, y es lo que le da a los whiskies locales un sabor único. Es el más “turbado” de Escocia. Gracias a su fuerte personalid­ad, los whiskies de Islay han podido resistir el colapso del mercado durante los años ochenta, que provocó un gran número de quiebras y cierres. La isla disfruta de una nueva edad de oro, gracias al éxito de los whiskies puros de malta. Estas bebidas alcohólica­s, producidas con una combinació­n de whiskies de malta procedente­s de una misma destilería, son muy apreciadas por los entendidos, sobre todo en Francia y España.

En 1997, tras una interrupci­ón de 16 años, la destilería de Ardberg reabrió sus puertas después de s er s a lvada por el i lust re grupo escocés Glenmorang­ie, con sede en las Tierras Altas. Al cabo de cuatro años, unos apasionado­s reactivaro­n la producción de Bruichladd­ich, adquirida

en 2012 por el grupo francés Rémy Cointreau.

En el oeste de la isla, la joven destilería de Kilchoman, fundada en el año 2005, es la única que está situada tierra adentro, mientras que las demás casas históricas están instaladas en la costa. Esto se debe a que antaño todos los intercambi­os de la isla se hacían por mar. Es fácil reconocer la antigua granja, rodeada de cultivos de cebada, por sus muros de piedra, dado que las demás f a c h a d a s e s t á n pi nt a d a s d e blanco. Cada destilería se esfuerza en destacar su especifici­dad: Bowmore, fundada en 1779, es la más antigua de las que permanecen activas. Bruichladd­ich produce el whisky más “turbado” del mundo. Caol Ila es la mayor de las destilería­s de la isla y vende más de seis millones de litros cada año

A los 70 años, el genio de los alambiques vuelve al trabajo

Frente a estas prestigios­as institucio­nes, la “granja” de Kilchoman se vanagloria de no pertenecer a ningún grupo internacio­nal y de producir un whisky “100% de Islay” a partir de cebada cultivada en la isla y de turba local. Pero para los empleados, la competenci­a entre destilería­s solo es aparente. En la isla apenas 300 personas trabajan en el sector del whisky y todos se conocen. A lo largo de sus carreras, los stillmen (destilador­es), los maltmen (malteros) y los conferenci­antes pasarán segurament­e de un trabajo a otro.

A unos diez kilómetros de ahí, alrededor de Port Charlotte, un pueblo blanco situado a ras del agua, el paisaje recuerda tanto Bretaña como Patagonia. ¡Next stop, America!, suelen decir bromeando por aquí. Las olas del Atlántico Norte se precipitan en el Lochindaal, una bahía que penetra profundame­nte hacia tierra firme.

L o c h i n d a a l e s t a mbié n e l nombre de un pub sin pretension­es, donde se bebe el whisky half and half –es decir, un vaso de whisky y una caña– delante de la chimenea donde suele chisporrot­ear un buen fuego. L a carta de whiskies ofrece 75 referencia­s, de las cuales 59 son producidas en la isla.

Todos tienen sus propias preferenci­as. Y aunque es imposible que se pongan de acuerdo sobre cuál es el mejor whisky, hay un nombre en boca de todos: Jim McEwan, una nariz y un genio de los alambiques. Él es el creador del Octomore, un whisky que elaboró para Bruichladd­ich y que se distingue por su espectacul­ar concentrac­ión de turba. Jim, de 70 años, tenía pensado retirarse... Pero no es tan fácil como parece y ahora trabaja para Ardnahoe, una destilería inaugurada en mayo de 2018. Pretende encarrilar­los y formar a sucesores. “Trabajarem­os a la antigua usanza, respetando la tierra y solo manualment­e”, nos dice Jim. “Buenos whiskies, envejecido­s en buenos barriles de bourbon. Durante mi carrera he creado cosas inverosími­les, pero ahora lo haremos de forma sencilla, basándonos en el arte de la destilació­n y la calidad de la madera de roble para envejecerl­o.” Es un viaje que nos lleva de regreso a los orígenes.

La fama de la producci ón l o c a l e s t á c a mbi a n d o e l a s - pecto de la isla. De forma sutil. “En Port Charlotte, en la calle Main y en temporada baja, se ven menos luces encendidas a través de las ventanas”, señala Pierre Quillet, un barman del pub Lochindaal. “Eso demuestra que cada vez hay más residencia­s secundaria­s aquí.” Entretanto se está construyen­do un hotel imponente cerca del aeródromo, así como un campo de golf de 18 hoyos. Los B & B crecen como la espuma. “La isla no fue nunca tan próspera como ahora”, afirma Jenni Minto, que se encarga del pequeño museo local. “Ahora hay más empleados en los centros de visitantes de las destilería­s que en sus zonas de producción.”

Además, y para acompañar o incluso superar el auge del mercado, las casas nobles están invirtiend­o. Por ejemplo, Kilchoman propone series limitadas envejecida­s en barriles de Sau- ternes o de vino tinto, lo que le permitirá doblar su capacidad de producción con dos nuevos alambiques.

Una piscina climatizad­a y con sauna en la “capital”

To dos est án esp erando la reapertura en 2020 de la destilería de Port Ellen, mítico establecim­iento fundado en 1820 y que cerró en 1983 por la crisis, en el sur de la isla. Las botellas de esta casa aún se venden por varios miles de euros. Pero por ahora, Port Ellen, un pueblo que forma un arco alrededor de una pequeña bahía, sigue adormecido, apenas sacado de su letargo por los cargueros que descargan toneladas de cebada procedente­s en su inmensa mayoría de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Solo la maltería logra aquí su máxima capacidad productiva.

A diez kilómetros más al norte, Bowmore, la “capital” de Islay, está más animado, aunque el pueblo apenas tiene 860 habitantes y una sola calle principal que baja hacia el mar desde la curiosa iglesia redonda de Kilarrow. Hay algunas calles perpendicu­lares, un puñado de tiendas y... una atracción muy popular en una isla que no tiene ni sala de cine y donde las diversione­s son escasas: una piscina con sauna.

La piscina está climatizad­a, tanto en invierno como en verano, con los vapores canalizado­s de la destilería colindante. Desde la sala de gimnasia situada en el primer piso, las vistas se difuminan en el Lochindaal. Se organizan unos pocos conciertos en el Gaelic Centre y en mayo se celebra el Fèls Ile, el festival de la malta y la música.

Pero cuando el viento sopla con fuerza y el ferry permanece atracado, ocurre a menudo que a los isleños, enclaustra­dos en su paraíso de bolsillo, les parece que el tiempo pasa lentamente. En ese caso, no lo dudan y aprovechan para tomar un wee dram, es decir un sorbo de los excelentes licores locales.

 ??  ?? Las destilería­s “históricas” de Islay, como la de Bunnahabba­in, fundada en 1883 en Port Askaig, se instalaron al borde del mar. En el siglo XIX, los intercambi­os, incluso entre los isleños, se hacían por mar, debido a la inexistenc­ia de caminos transitabl­es.
Las destilería­s “históricas” de Islay, como la de Bunnahabba­in, fundada en 1883 en Port Askaig, se instalaron al borde del mar. En el siglo XIX, los intercambi­os, incluso entre los isleños, se hacían por mar, debido a la inexistenc­ia de caminos transitabl­es.
 ??  ??
 ??  ?? Los empleados de Bowmore, la destilería más antigua aún activa en Islay, tratan con mucho esmero esta bebida de color ámbar que se envejece en viejos barriles de bourbon o de vino francés.
Los empleados de Bowmore, la destilería más antigua aún activa en Islay, tratan con mucho esmero esta bebida de color ámbar que se envejece en viejos barriles de bourbon o de vino francés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain