Geo (desc)

NOTICIAS

Islas Cook: un rosario de paraísos pacíficos

-

Las quince islas de este pequeño archipiéla­go del Pacífico Sur, a medio camino entre Nueva Zelanda y Hawái, suman una superficie similar a la de la ciudad de Ávila: en torno a los 235 kilómetros cuadrados, para unos 21.000 habitantes, eso sí, están distribuid­as en un área vasta del corazón del océano Pacífico. Su nombre recuerda al capitán James Cook, que las reclamó para la corona británica entre 1773 y 1779, si bien en la actualidad, y desde 1965, su territorio constituye un Estado libre asociado y autónomo de Nueva Zelanda. Si su gran icono paradisiac­o es la isla Aitutaki, cuya laguna está considerad­a una de las más bellas del mundo, la ínsula de Atiu, la más salvaje también conocida como Enuamanu ( “tierra de pájaros”), es un tesoro geológico escondido de las rutas turísticas más frecuentad­as. Está rodeada de un estrecho arrecife de coral y alberga un exuberante bosque tropical repleto de helechos gigantes con cuevas maravillos­as de piedra caliza. El túnel de Tiroto, un verdadero pasadizo subterráne­o que conecta el lago interior con el mar puede recorrerse, aunque su apodo (“cueva de barro”) es bastante elocuente sobre su estado. La de Anataketak­e es otra gruta de sumo interés porque en su interior vive un pájaro denominado kopeka, capaz de encontrar su nido con ayuda del eco interior. En el pasado, algunas de estas cuevas fueron utilizadas como cámaras sepulcrale­s donde aún yacen los restos de antiguos habitantes de Atiu. También se puede navegar por sus cristalina­s aguas para descubrir la magia de la vida marina, nadar con las tortugas gigantes o alegrar la vista con los bellos colores de la flora y la fauna tan diversas.

Una inusual atracción isleña es el llamado Mystery Hotel, un hotel misterioso, que se encuentra en la localidad de Vaimaanga, en el lado sur de la isla Rarotonga. Se trata de las ruinas de los sucesivos establecim­ientos hoteleros que desde 1987 se han tratado de levantar en el solar, siempre con el mismo resultado: su abandono. Dicen los lugareños que todos los negocios relacionad­os con el hotel fracasan debido a una maldición lanzada en 1911: ninguna compañía tendría éxito hasta que la tierra regresara a sus legítimos dueños. Hoy el edificio ruinoso se ha convertido en hogar de animales salvajes.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain