10 via­jes por el mun­do sin sa­lir de Es­pa­ña

HAZ REALI­DAD TUS SUE­ÑOS SIN RE­CO­RRER MI­LES DE KI­LÓ­ME­TROS. LOS PA­RAÍ­SOS IDÍ­LI­COS CON LOS QUE SUE­ÑAS ES­TÁN MÁS CER­CA DE LO QUE IMA­GI­NAS. GUÍA REP­SOL TE OFRE­CE UN VIA­JE POR LOS RIN­CO­NES MÁS ES­PEC­TA­CU­LA­RES DEL PLA­NE­TA Y PAR­TE DEL UNI­VER­SO SIN NE­CE­SI­DAD DE

Geo - - EL MUNDO QUE CAMBIA -

UNA PLA­YA DE LOS MA­RES DEL SUR

Are­na­les blan­cos ba­jo co­co­te­ros y un mar azul. Ima­gí­na­te la me­jor pla­ya del mun­do en los ma­res del Sur... sin sa­lir de Es­pa­ña. Por su le­ja­nía de lu­ga­res ur­ba­ni­za­dos, por la her­mo­su­ra de su es­ce­na­rio y la tran­qui­li­dad que en ella se res­pi­ra, la pla­ya de Ro­das, la prin­ci­pal de las is­las Cíes, ha si­do con­si­de­ra­da una de las diez me­jo­res pla­yas del mun­do. Des­pués del cha­pu­zón, en vez de pois­son cru ma­ce­ra­do en ju­go de li­ma, pez pa­pa­ga­yo o zu­mo de fru­ta y ron, el pa­la­dar dis­fru­ta con sus ex­qui­si­tos me­ji­llo­nes, per­ce­bes, cen­to­llos y un ri­bei­ro bien fres­qui­to.

NIÁGARA MO­NA­CAL

El Mo­nas­te­rio de Pie­dra es el con­jun­to de sal­tos de agua más es­cé­ni­co de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Si­tua­do en el en­torno del río Pie­dra, al sur de la pro­vin­cia de Za­ra­go­za, fue­ron los mon­jes quie­nes an­tes des­cu­brie­ron los en­can­tos de su re­mo­to ais­la­mien­to. El edi­fi­cio in­clu­ye di­fe­ren­tes es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos, co­mo el claus­tro, la sa­la ca­pi­tu­lar y la igle­sia, aun­que más lla­ma­ti­vo re­sul­ta el en­torno flu­vial que lo rodea. De­cla­ra­do Pa­ra­je Pin­to­res­co y Mo­nu­men­to Na­cio­nal, fue crea­do por el mul­ti­fa­cé­ti­co ara­go­nés Juan Fe­de­ri­co Mun­ta­das en 1844. De es­truc­tu­ra ajar­di­na­da, en­tre su con­jun­to de ca­ta­ra­tas des­ta­can la Co­la de Ca­ba­llo, de más de 50 me­tros de caí­da, la Tri­ni­dad, la Ca­pri­cho­sa, la Som­bría y la Iris.

MAR­TE EN AN­DA­LU­CÍA

Por si que­da­ba al­gu­na du­da, el pro­yec­to Moon­walk (aus­pi­cia­do por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Téc­ni­ca Ae­ro­es­pa­cial, IN­TA y en el que par­ti­ci­pan sie­te paí­ses eu­ro­peos) nos la ha acla­ra­do. En un rin­cón per­di­do de Huel­va, en­tre cam­pos de ja­ra­les y ba­rran­cos cu­bier­tos de ja­guar­zos, bre­zos y len­tis­cos, se lo­ca­li­za Mar­te. Co­mo sue­na. Es el río Tin­to. De­be es­te cau­ce su nom­bre al co­lor ro­ji­zo de las aguas. El río, que re­co­rre cien ki­ló­me­tros por la pro­vin­cia onu­ben­se, tie­ne un com­po­nen­te muy áci­do en sus aguas y con al­to con­te­ni­do de man­ga­ne­so, cad­mio, hierro y co­bre, que le otor­ga ca­rac­te­rís­ti­cas ex­tre­mas si­mi­la­res al am­bien­te mar­ciano. Por eso lo es­co­gió la NA­SA pa­ra sus in­ves­ti­ga­cio­nes.

LA HA­BA­NA CON MÁS SA­LE­RO

La Ha­ba­na es Cá­diz con más ne­gri­tos; y Cá­diz, La Ha­ba­na con más sa­le­ro". No que­re­mos hur­tar al inol­vi­da­ble Carlos Cano, can­tor de la Ha­ba­ne­ra de Cá­diz, ni al pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Antonio Bur­gos, au­tor de su acer­ta­da le­tra, el des­cu­bri­mien­to de la si­mi­li­tud en­tre es­tas dos ur­bes her­ma­nas.

GEMELA DE MA­DEI­RA

La Ma­ca­ro­ne­sia es esa re­gión in­su­lar que ocu­pa el Atlán­ti­co Nor­te e in­clu­ye los ar­chi­pié­la­gos de Ca­bo Ver­de, Ca­na­rias, Azo­res y Ma­dei­ra. Es fá­cil en­con­trar si­mi­li­tu­des en sus is­las, tan­to por su ori­gen vol­cá­ni­co, co­mo por su sin­gu­lar na­tu­ra­le­za y por los usos que el hom­bre da a su te­rri­to­rio. En es­te sen­ti­do, las más pa­re­ci­das en­tre to­das son la lu­sa Ma­dei­ra y la ca­na­ria La Pal­ma. Tan­to la por­tu­gue­sa co­mo la Is­la Bo­ni­ta es­tán con­si­de­ra­das pa­raí­sos pa­ra la prác­ti­ca de­por­ti­va y de ac­ti­vi­da­des en la na­tu­ra­le­za: tan­to las li­ga­das al agua, co­mo la ve­la, el piragüismo, el bu­ceo, las ex­cur­sio­nes ma­ri­nas y la ob­ser­va­ción de fau­na acuá­ti­ca, co­mo las de tie­rra fir­me, es­pe­cial­men­te, es­pec­ta­cu­la­res ru­tas de sen­de­ris­mo, de to­dos los ni­ve­les, y en bi­ci­cle­ta.

ES­CE­NA­RIO AL­PINO EN LOS PI­RI­NEOS

Ima­gi­ne­mos los Al­pes. Un paisaje de ver­des pas­tos, que po­co a po­co se

tor­na en ca­rác­ter de al­ta mon­ta­ña, con cum­bres de aris­tas es­bel­tas, pe­dre­ras gla­cia­res, re­la­jan­tes bos­ques y un rosario de la­gos que se es­par­ce aquí y allá. Po­dría ser el en­torno de la sui­za Grin­del­wald, el trans­al­pino Monte Pa­ra­di­so o la fran­ce­sa Cha­mo­nix. Na­da de eso, es­ta­mos en el co­ra­zón del Pi­ri­neo Iler­den­se, en la co­mar­cas de la Al­ta Ri­ba­gor­za, Pa­llar­sJus­sà, Pa­llars-Su­bi­rà y va­lle de Arán, don­de se al­za el mag­ní­fi­co en­torno del La­go San Mau­ri­ci y los En­can­tats.

VI­SI­TA A LA LUNA SIN SA­LIR DE NA­VA­RRA

So­li­ta­rio co­mo el Mar de la Se­re­ni­dad, so­lo de vez en cuan­do el pa­so de al­gún avión mi­li­tar rom­pe la cal­ma, que co­mo si fue­ra un cohe­te es­pa­cial, re­fuer­za la ima­gen de paisaje lu­nar que tie­nen las Bár­de­nas Rea­les. Si­tua­das en el su­r­es­te de Na­va­rra, es­te enor­me es­pa­cio de­sér­ti­co su­pera las 41 hec­tá­reas y, apar­te de un po­lí­gono de ti­ro mi­li­tar, son los pas­to­res y cam­pe­si­nos con sus re­ba­ños los úni­cos se­res vi­vos que re­co­rren es­te es­ce­na­rio se­dien­to. Tam­bién se de­jan ver de vez en cuan­do al­gu­nos ci­clis­tas que re­co­rren los ca­mi­nos y ani­man un po­co el pa­no­ra­ma. El Go­bierno Na­va­rro ha de­cla­ra­do las Bár­de­nas Rea­les Par­que Natural y la Unes­co Reserva de la Bios­fe­ra, ga­lar­do­nes que se­ña­lan su al­to va­lor natural.

EL YOSEMITE ES­PA­ÑOL

El Par­que Na­cio­nal de Ordesa y Monte Per­di­do es des­tino es­pa­ñol de pri­mer or­den pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za y uno de los es­pa­cios pro­te­gi­dos que aco­gen ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes. Igual que ocu­rre en Yosemite. No son las úni­cas si­mi­li­tu­des en­tre am­bos lu­ga­res: es cier­to que las pie­dras ca­li­for­nia­nas son gra­ni­to, mien­tras que las del ca­ñón al­toa­ra­go­nés son ca­li­za, pe­ro am­bos es­pa­cios na­tu­ra­les mues­tran va­lles la­bra­dos por ríos, el Arra­zas en el Pi­ri­neo y el Mer­ced en las es­tri­ba­cio­nes de la Sie­rra Ne­va­da, dos pro­fun­dos ta­jos de ori­gen gla­ciar, abier­tos en las la­de­ras de sen­das ca­de­nas mon­ta­ño­sas im­por­tan­tes. Lo mues­tra la mar­ca­da sec­ción en for­ma de U de am­bos. Hay más si­mi­li­tu­des. Am­bos es­tán re­cu­bier­tos por fron­do­sas es­pe­su­ras de co­ní­fe­ras; se­quoias, pi­nos pon­de­ro­sa y robles, en Yosemite; pi­nos, abe­tos, ha­yas y te­jos, en Ordesa. Y no me­nos si­mi­lar re­sul­ta la his­to­ria hu­ma­na de los dos lu­ga­res.

VIA­JE AL CEN­TRO DE LA TIE­RRA

Teo­rías de­ri­va­das de com­ple­jos cálcu­los cien­tí­fi­cos ha­blan de un in­te­rior del pla­ne­ta líquido e in­can­des­cen­te. Lo más cer­ca que co­no­ce­mos, y que­re­mos creer que es así, son las des­crip­cio­nes fan­tás­ti­cas, en­tre las que des­ta­ca Via­je al cen­tro de la Tie­rra de Ju­lio Ver­ne. Así que de­be­mos con­ten­tar­nos con ello. O acer­car­nos a un lu­gar tan sin­gu­lar co­mo El So­pla­do, una de las más ex­tra­or­di­na­rias cue­vas de la geo­gra­fía es­pa­ño­la, si­tua­da en el orien­te de Can­ta­bria. For­ma­da ha­ce 240 mi­llo­nes de años, tie­ne ga­le­rías de más de 30 me­tros de al­tu­ra y unos 20 ki­ló­me­tros de desa­rro­llo, de los que so­lo son vi­si­ta­bles cua­tro.

SÁHA­RA CON OLOR A WES­TERN

El de­sier­to de Ta­ber­nas, lo­ca­li­za­do en el in­te­rior de la pro­vin­cia de Al­me­ría, es el úni­co de­sier­to que hay en el con­ti­nen­te eu­ro­peo. Es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo Pa­ra­je Natural por la Jun­ta de An­da­lu­cía pe­ro es co­no­ci­do por su vin­cu­la­ción con el ci­ne, tan­to que en los años se­ten­ta y ochen­ta se le co­no­ció co­mo el Holly­wood eu­ro­peo.

El río Tin­to de­be su nom­bre al co­lor ro­ji­zo de sus aguas. La to­na­li­dad es­tá pro­du­ci­da por la di­so­lu­ción en su cau­dal de sul­fu­ros y me­ta­les pe­sa­dos, pro­ce­den­tes de las mi­nas, so­bre to­do de pi­ri­ta y tam­bién de co­bre y man­ga­ne­so. El Par­que Na­cio­nal de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.