GA­LLO Y GA­LLI­NA CAN­TA­RON EN SAN­TO DO­MIN­GO

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

Des­de el si­glo XI, los pe­re­gri­nos que cru­za­ban las cal­za­das jun­to al río Oja se sen­tían con­so­la­dos y con nue­vos bríos al avis­tar el cam­pa­na­rio que se le­van­ta­ba im­po­nen­te so­bre los te­ja­dos de San­to Do­min­go de la Cal­za­da. Sa­bían que en po­cos ki ki­ló­me­tros en­con­tra­rían co­bi­jo jun­to al fue­go y po­drían re­po­ner fuer­zas pa­ra con­ti­nuar su ca­mino ha­cia el oes­te. San­to Do­min­go era pues un lu­gar de aco­gi­da. De ahí que en po­co tiem­po ex­pe­ri­men­ta­se un cre­ci­mien­to im­por­tan­te gra­cias a los ca­mi­nan­tes que día tras día afluían allí. Hoy, al en­trar en la ca­te­dral don­de re­po­san los hue­sos del san­to que da nom­bre a la lo­ca­li­dad, sor­pren­de el ca­careo de un ga­llo y una ga­lli­na, un eco sor­do que se pro­pa­ga por las al­tas na­ves de la igle­sia. El efec­to es úni­co. Tan­to que son el sím­bo­lo de la ciu­dad, tes­ti­gos de una tra­di­ción que se re­mon­ta si­glos atrás. Di­ce así: du­ran­te la pe­re­gri­na­ción a Com­pos­te­la, una pa­re­ja de­ci­dió alo­jar­se con su hi­jo en una po­sa­da de la ciu­dad. La hi­ja del po­sa­de­ro que­dó sor­pren­di­da por la be­lle­za del jo­ven, por lo que de­ci­dió se­du­cir­lo du­ran­te la noche. La her­mo­su­ra de la chi­ca no pu­do con el vo­to de cas­ti­dad pro­nun­cia­do por el mu­cha­cho du­ran­te el ca­mino sa­gra­do. No vién­do­se co­rres­pon­di­da, la jo­ven bus­có ven­gan­za. Y no se le ocu­rrió otra co­sa que in­tro­du­ci­ru­na co­pa de pla­ta en la bol­sa del jo­ven.A la ma­ña­na si­guien­te, tras de­nun­ciar la des­apa­ri­ción de la pre­cio­sa pie­za, los guar­dias re­gis­ta­ron las per­te­nen­cias del chi­co, ha­llán­do­la allí. Acu­sa­do de ro­bo, se le con­de­nó a mo­rir. An­te las evi­den­cias, los pa­dres del mu­cha­cho no pu­die­ron ha­cer na­da sal­vo re­to­mar el ca­mino ha­cia San­tia­go con la es­pe­ran­za de que las ora­cio­nes sal­va­sen a su hi­jo.Cuan­do vol­vie­ron a San­to Do­min­go, en­con­tra­ron el cuer­po de su hi­jo col­ga­do de un ár­bol. Cuan­do lle­ga­ron a él, com­pro­ba­ron que ¡no es­ta­ba muer­to! Im­pre­sio­na­dos, co­rrie­ron a dar la no­ti­cia al al­cal­de, que se dis­po­nía a de­gus­tar un ga­llo y una ga­lli­na re­cién co­ci­na­dos. Es­te, al co­no­cer la ver­sión de la pa­re­ja, di­jo:“¿Me de­cís que vues­tro hi­jo es­tá vi­vo? ¡Sí, hom­bre!, tan vi­vo co­mo es­tas dos pie­zas que voy a co­mer­me”. En ese ins­tan­te las dos aves co­bra­ron vi­da, de­jan­do sin pa­la­bras a los tes­ti­gos.

So­bre es­tas lí­neas: la cruz de los Va­lien­tes, en Gra­ñon (iz­da); dcha: san Eme­te­rio, san­to Do­min­go de la Cal­za­da y san Ce­le­dón en la fa­cha­da sur de la ca­te­dral de San­to Do­min­go. Arri­ba, iz­da: el picuezo y la picueza, en Autol; dcha: ac­ce­so a la cue­va de la Vir­gen en el mo­nas­te­rio de San­ta María la Real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.