Jar­dín zen OBRA MAES­TRA DEL RYOANJI

Geo - - EN PORTADA | KYOTO -

Dos­cien­tos cin­cuen­ta me­tros cua­dra­dos de gra­vi­lla. Quin­ce pie­dras ro­dea­das de mus­go. Y si­glos de exé­ge­sis so­bre su sen­ti­do y su mis­te­rio. En Kyo­to, el mo­nas­te­rio Ryoan-ji al­ber­ga uno de los ka­re­san­sui (jar­dín se­co) más fa­mo­sos de Ja­pón. Su dis­po­si­ción se ba­sa en el prin­ci­pio del mi­ta­te: li­te­ral­men­te, “su­ge­rir al­go con cual­quier otra co­sa”, y da rien­da suel­ta, co­mo si fue­ra un cua­dro abs­trac­to, a la in­ter­pre­ta­ción. Es­ta obra maes­tra se re­mon­ta al pe­rio­do Mu­ro­ma­chi (13331582), que se ca­rac­te­ri­zó por el desa­rro­llo en la so­cie­dad ja­po­ne­sa sin­toís­ta de prác­ti­cas re­li­gio­sas y cul­tu­ra­les pro­ce­den­tes de Chi­na y Co­rea. La pai­sa­jis­ta in­gle­sa Sop­hie Wal­ker, au­to­ra de The ja­pa­ne­se gar

den (Phai­don, 2017), des­ci­fra pa­ra GEO los se­cre­tos del jar­dín de Ryoan­ji, a su jui­cio “una de las crea­cio­nes hu­ma­nas más bo­ni­tas”. Un lu­gar que in­vi­ta a la me­di­ta­ción y a la con­se­cu­ción del sa­to­ri, el des­per­tar es­pi­ri­tual de los adep­tos al bu­dis­mo zen. EL SEN­TI­DO Sue­le de­cir­se de es­te jar­dín que es “una ti­gre­sa cru­zan­do el mar con sus ca­cho­rros”: en el bu­dis­mo, el fe­lino alu­de a nues­tro in­cons­cien­te. Otras in­ter­pre­ta­cio­nes: se­ría un gru­po de is­las en me­dio de un océano, o un bos­que de ce­dros do­mi­na­do por mon­ta­ñas. Ca­da cual pue­de re­cu­rrir a su ima­gi­na­ción por­que, al no ser po­si­ble pa­sear, so­lo el es­pí­ri­tu pue­de en­trar. Es un es­pa­cio pro­pi­cio pa­ra la re­fle­xión, la fi­lo­so­fía, la poe­sía, in­clu­so el psi­coa­ná­li­sis. LA CON­CEP­CIÓN El cé­le­bre mon­je, pin­tor y crea­dor de jar­di­nes Soa­mi, fa­lle­ci­do en 1525, se­ría su au­tor. Al­gu­nos pien­san que to­mó co­mo mo­de­lo uno de sus fa­mo­sos cua­dros: Paisaje de las cua­tro es­ta­cio­nes. UNA OBRA MU­SA La in­tem­po­ra­li­dad y la so­fis­ti­ca­da abs­trac­ción del jar­dín emo­cio­na­ron pro­fun­da­men­te a Gro­pius, el fun­da­dor de la Es­cue­la de la Bauhaus, así co­mo al com­po­si­tor John Ca­ge, que se ba­só en él pa­ra Ryoan­ji, obra pa­ra voz e ins­tru­men­tos. Da­vid Hock­ney se ins­pi­ró tam­bién en el es­pa­cio ajar­di­na­do pa­ra ha­cer un

co­lla­ge, al no­tar que, aun sien­do rec­tan­gu­lar, es­te ka­re­san­sui no tie­ne nin­gún án­gu­lo de 90 gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.